Las sustancias químicas tóxicas en ballenas y delfines superan los límites de seguridad

cetáceos y COP
Las tendencias espaciotemporales que abarcan tres décadas muestran niveles tóxicos de contaminantes químicos en mamíferos marinos

Los niveles de contaminantes orgánicos persistentes (COP) siguen siendo elevados en los océanos

Casi la mitad de los mamíferos marinos del Reino Unido están siendo envenenados con sustancias químicas prohibidas.

Los compuestos, que alguna vez se usaron en pesticidas, retardantes de llama y refrigerantes, están teniendo significativos impactos en la salud y la reproducción de los animales. Las ballenas y los delfines del Reino Unido están llenos de toxinas, y la situación podría empeorar.

A pesar de que muchos de ellos fueron prohibidos hace casi 20 años, los niveles de contaminantes orgánicos persistentes (COP) siguen siendo elevados en los océanos. De hecho, estos productos químicos pueden traspasar los límites de seguridad en hasta la mitad de todos los mamíferos marinos que viven en el Reino Unido, según un nuevo estudio de animales varados.

Si bien los investigadores encontraron que los niveles de seis COP clave están disminuyendo, les preocupa que los químicos actualmente contenidos en los vertederos costeros puedan filtrarse cada vez más a medida que el cambio climático aumenta las inundaciones, el clima extremo y la erosión costera.

La Dra. Rosie Williams, autora principal del estudio de la Sociedad Zoológica de Londres, dice: "Esta es una gran llamada de atención. Han pasado más de 20 años desde que varios de estos químicos fueron prohibidos en todo el mundo, sin embargo todavía vemos concentraciones preocupantemente altas en la vida silvestre".

"Necesitamos actuar ahora, aprender de nuestros errores pasados y emplear medidas más fuertes, respaldadas por la ciencia, para frenar la contaminación. Se requieren medidas ambiciosas y urgentes y, a partir de hoy, podemos empezar a mitigar el profundo impacto que la contaminación química sigue teniendo en la vida marina".

El problema de los COP

Muchos COP se desarrollaron por primera vez en el siglo XX como parte de una nueva ola de sustancias químicas sintéticas. En ese momento, fueron vistos como nuevos e innovadores compuestos que podrían usarse en pesticidas más fuertes, pinturas más duraderas y muebles más resistentes al fuego.

Sin embargo, las mismas propiedades que hicieron que estos químicos fueran tan útiles tuvieron un costo: son altamente tóxicos y no se descomponen fácilmente en la naturaleza. Con el tiempo, estos productos químicos se filtraron a nuestro suelo, aire y ríos y finalmente llegaron al océano.

"Estas toxinas son inicialmente absorbidas por el plancton en la parte inferior de la cadena alimentaria", explica Rosie. "Incapaces de descomponerse o excretarse, estas sustancias químicas persistentes aumentan su concentración a medida que avanzan en la cadena alimentaria en un proceso conocido como biomagnificación".

"Como superdepredadores, muchas especies de mamíferos marinos consumen grandes cantidades de toxinas cada vez que se alimentan, lo que las convierte en algunas de las especies de vida silvestre más contaminadas".

plancton

Imagen: El plancton absorbe los COP, lo que permite que las sustancias químicas entren en la cadena alimentaria marina.

Si bien los efectos de estos químicos varían, siempre son dañinos. A medida que se acumulan en las grasas del cuerpo, pueden dañar el sistema reproductivo, el sistema inmunológico y los ciclos hormonales.

Cuando esto fue reconocido en la década de 1970, los países comenzaron a introducir reglas sobre su uso. Sin embargo, no fue hasta 2004 que entró en vigor el convenio de Estocolmo que prohíbe o restringe la producción y el uso de los compuestos más dañinos.

A pesar de esto, el poder de permanencia de estos químicos significa que los mamíferos marinos seguirán siendo vulnerables a sus impactos durante muchos años. Aunque nunca se ha relacionado directamente la muerte de un mamífero marino con la contaminación, los químicos continúan representando otra amenaza para los animales que ya están bajo presión por la pesca incidental, la contaminación acústica y el cambio climático.

Cada año cientos de mamíferos marinos acaban muriendo tras quedar varados en la costa del Reino Unido. Muchos de estos animales son reportados al Programa de Investigación de Cetáceos Varados del Reino Unido, que investiga los eventos que llevaron a su muerte.

Como resultado de este trabajo, el equipo cuenta con muestras de toxicología que datan de más de 30 años. Esto permite a los investigadores revelar qué impacto siguen teniendo los contaminantes en los mamíferos marinos.

cachalote varado

Imagen. Cachalote varado en la costa del Reino Unido

¿Qué revelaron los datos de varamientos?

Uno de los ejemplos más claros del efecto de estos químicos se puede encontrar frente a la costa norte de Escocia. Aquí vive la única población de orcas residente en el Reino Unido, un grupo de cuatro machos y cuatro hembras.

Sin embargo, no encontrarás crías entre ellas. De hecho, no ha nacido ninguna cría en la manada en más de 20 años, lo que puede deberse a que están altamente contaminadas con COP particulares conocidos como PCB, que tienen un impacto en la reproducción.

Andrew Baillie, responsable de varamientos de cetáceos en el Museo de Historia Natural de Londres, dice: "Las orcas residentes en el Reino Unido están enormemente sobrecargadas de toxinas. De hecho, contienen niveles de PCB hasta 30 veces superiores al punto en el que empiezan a tener efectos negativos para la salud".

"Las orcas probablemente corren un mayor riesgo que otras especies porque comen focas, que ya están muy contaminadas por sí mismas, y porque viven mucho tiempo".

De hecho, los PCB fueron los COP más abundantes encontrados en el estudio. De 2014 a 2018, el 48% de los animales tenían niveles de esta sustancia química superiores al punto en el que comienza a tener efectos notables sobre las hormonas y el sistema inmunológico.

Muchos de estos animales eran delfines mulares, que tienen que lidiar con un legado histórico de contaminación en el área que llaman hogar.

"Muchos delfines mulares viven en el suroeste del Reino Unido", dice Andrew. "Históricamente, solía haber una fábrica en Newport que fabricaba PCB y los liberaba en el Canal de Bristol, lo que significa que estos animales están más saturados con estos químicos que los que viven en otros lugares".

Más de la mitad de los delfines mulares también tenían un nivel crítico de DDT, un pesticida que se sabe que daña el sistema inmunológico de los mamíferos. Sin embargo, los cachalotes parecieron ser los más afectados por esta sustancia química, siendo la única especie donde el DDT era el COP más abundante en su cuerpo.

orca caza una foca

Imagen: Las orcas comen focas, que ya están muy contaminadas con otras sustancias químicas.

¿Un futuro más limpio?

Si bien los hallazgos presentan un preocupante futuro para los mamíferos marinos del Reino Unido, había algunas razones para tener esperanza. Aunque los niveles de COP siguen siendo altos en los océanos, su concentración en la vida silvestre parece estar disminuyendo.

"Los contaminantes orgánicos persistentes son, por su propia naturaleza, persistentes", dice Andrew. Una vez creados, están en el medio ambiente y es muy difícil deshacerse de ellos".

"Sin embargo, los varamientos más recientes contienen una cantidad menor de estos químicos que los animales de hace 30 años. Parte de esa disminución podría deberse a que estos químicos ahora se están dispersando más ampliamente, después de haber sido prohibidos".

"Esto demuestra que, con acciones concretas, podemos marcar una diferencia en nuestro medio ambiente y ayudar a estos mamíferos marinos".

A pesar de este progreso, los científicos siguen preocupados de que las fugas de COP existentes y de sustancias químicas recientemente desarrolladas puedan retrasar este progreso. Piden medidas urgentes para mejorar las medidas de control de la contaminación y eliminar gradualmente el uso no esencial de productos químicos peligrosos lo antes posible.

"Se ha estimado que los costos globales asociados con la exposición ambiental a sustancias químicas, como el tratamiento médico, rondan el 10% del PIB mundial", dice Rosie. "Esto significa que hay un enorme incentivo económico para abordar ahora este problema".

"Abordar el problema de la contaminación química no sólo protegerá el medio ambiente y nuestra vida silvestre, sino que también protegerá a los humanos".

Al mismo tiempo, también será vital que el programa de varamientos continúe su investigación sobre la condición actual de los mamíferos marinos del Reino Unido. Si ves una ballena, un delfín, una foca, una tortuga marina o un tiburón grande muertos en Inglaterra y Gales, debes informarlo enviando un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamando al 0800 6520 333.

Los hallazgos de la investigación fueron publicados en la revista Environmental Science & Technology: Spatiotemporal Trends Spanning Three Decades Show Toxic Levels of Chemical Contaminants in Marine Mammals

Etiquetas: ContaminanteSustanciaTóxicaCetáceo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo