updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

La contaminación no da tregua al Golfo de México

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

inundación presa de Morganza, río Mississippi

Las grandes inundaciones del río Mississippi causan la mayor zona muerta registrada en el Golfo de México

Imágenes de la NASA con la concentración de sedimentos en las costas del Golfo de México

inundación del río Souris Tras la contaminación producida el año pasado al explosionar la plataforma petrolífera DeepWater Horizon, ahora la zona hipóxica del Golfo de México se prevé que sea la más grande jamás registrada debido a las inundaciones extremas del río Mississippi en la primavera, de acuerdo con una previsión anual de un equipo de científicos de la NOAA apoyados por el Louisiana Universities Marine Consortium, la Louisiana State University y la University of Michigan. El pronóstico se basa en las entradas de nutrientes del río Mississippi compilada anualmente por el Servicio Geológico de EE.UU. (USGS).

Los científicos predicen que el área podría medir entre 8.500 y 9.421 millas cuadradas, o un área aproximadamente del tamaño de New Hampshire. Si se llega a esos niveles, será la más grande desde que se inició la cartografía de la "zona muerta" del Golfo en 1985. La mayor zona hipóxica medida hasta la fecha ocurrió en 2002 y abarcó más de 8.400 kilómetros cuadrados.

Gráfico de barras anual de las zonas muertas en el Golfo de México

Y es que, a pesar de que las inundaciones que desbordaron la cuenca del río Mississippi se están acabando, su impacto está lejos de terminar. A medida que la inundación barrió las granjas y las ciudades en mayo y junio de 2011, recorrió el terreno abonado de la tierra y se lo llevó aguas abajo. Las crecidas de los ríos desbordados están arrastrando miles de toneladas de nutrientes hasta el Golfo de México.

Estas imágenes de la NASA cuantifican la cantidad de sedimentos cargados de nutrientes que desembocan en el Golfo de México y al Lago Pontchartrain en Louisiana, a lo largo de mayo y en junio de 2011. Las mayores concentraciones de sedimentos, alrededor de 400 miligramos por litro, son de color marrón oscuro. Los lugares en los que el sensor no midió los sedimentos (en gran parte debido a las nubes) son de color gris oscuro, y la tierra es de color gris pálido. Los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) hicieron los mapas mediante la interpretación de las mediciones del Espectrómetro de Imágenes de Resolución Moderada (MODIS) en el satélite Aqua. Imágenes en Photo-like del MODIS muestran la difusión de barro en el Golfo.

sedimentos en el Golfo de México, inundación Mississippi, 29-04-2011
barra color de la cantidad de sedimentos

La primera imagen de arriba, del 29 de abril de 2011, muestra el Golfo de México y el Lago Pontchartrain antes de que les alcanzaran las inundaciones. A pesar de que el cauce del río no había acabado las inundaciones, aún llevaba un montón de sedimentos de las lluvias de primavera y el escurrimiento normal.

El 9 de mayo, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. comenzó a abrir el embalse de Boonnet Carre para aliviar la presión sobre los diques a lo largo del río Mississippi en rápido crecimiento. El 15 de mayo, la mayoría de las compuertas en el aliviadero estaban abiertas y desviaban el agua al lago Pontchartrain. El penacho de sedimentos resultantes se puede ver en la imagen de abajo del 17 de mayo.

sedimentos en el Golfo de México, inundación Mississippi, 17-05-2011
barra color de la cantidad de sedimentos

La imagen también muestra la primera explosión de los sedimentos entrando en el Golfo de México desde el río Atchafalaya. La inundación de la estructura de control del Río Viejo en el centro de Louisiana se utiliza cada año por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. para redirigir algunos de los flujos del río Mississippi al Atchafalaya. Este año, el 14 de mayo, el Cuerpo también comenzó a desviar el agua del Mississippi a través del cauce de alivio de Morganza. Ya sea desde Río Viejo o desde Morganza, las aguas de la inundación transportando sedimentos alcanzaron el Golfo de México el 17 de mayo. A pesar de que la pluma es más pequeña que la del 29 de abril, contiene una mayor concentración de sedimentos.

La imagen final muestra datos del 1 de junio. En ese momento, el flujo de la inundación había disminuido. El penacho de sedimentos en el lago Pontchartrain es más pequeño y menos concentrado. En el Golfo de México, sin embargo, el sedimento se ha extendido sobre un área mucho más amplia.

sedimentos en el Golfo de México, inundación Mississippi, 01-06-2011
barra color de la cantidad de sedimentos

Todos estos sedimentos transportan nutrientes, como hierro y nitrógeno, de las granjas del medio oeste y el sur de EE.UU. hasta el Golfo de México. En mayo, una estimación de 164,000 toneladas métricas de nitrógeno, un 35 por ciento más que el promedio, entraron en el Golfo, informó la NOAA. Estos nutrientes alimentan el fitoplancton, el cual se prevé que florezca en las próximas semanas.

Cuando el plancton muere, las bacterias que descompone consumen oxígeno en el proceso. Finalmente, el fitoplancton y las bacterias en descomposición consumen gran parte del oxígeno del agua, creando una zona muerta donde la vida marina no puede sobrevivir.

"Este pronóstico ecológico es un buen ejemplo de ciencia aplicada por la NOAA", dijo Jane Lubchenco, Ph.D., subsecretaria de comercio para los océanos y la atmósfera y administradora de la NOAA. "Si bien existe cierta incertidumbre sobre el tamaño, la posición y el momento de la zona hipóxica de este año en el Golfo, los modelos de pronóstico están de acuerdo en general que la hipoxia será la más grande que hemos visto por lo general en los últimos años".

El tamaño real de la zona hipóxica de 2011 se dará a conocer después de un estudio de monitoreo de la NOAA, con el apoyo dirigido por el Louisiana Universities Marine Consortium, entre el 25 de julio y el 06 de agosto.

Ver también:
El lento tsunami contaminante del Cauce Morganza
Casas convertidas en islas para resistir la inundación del Mississippi (fotos)

Crédito gráfico anual de las zonas muertas en el Golfo de México: Nancy Rabalais LUMCON/NOAA

Crédito imágenes: U.S. Geological Survey (USGS) | Earth Observatory (NASA)