updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

¿Quién está matando al Mar Muerto?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
dolinas en el Mar Muerto cerca de Kibbutz Ein Gedi

El nivel del agua en el Mar Muerto ha descendido 1,5 metros en los últimos 12 meses

El Servicio Hidrológico de Israel ha registrado la asombrosa cifra de 1,5 metros (4,9 pies) de caída de los niveles de agua en los últimos 12 meses, y se cree que, en total, la orilla del Mar Muerto ha retrocedido tanto como una milla.

Esto no sólo augura tiempos difíciles para industrias como el sector del turismo, que dependen del Mar Muerto para atraer clientes, sino que el retroceso del agua también desestabiliza el suelo, que a su vez conduce a la creación de grandes dolinas (hundimientos). Estos agujeros han provocado que pueblos enteros estén abandonados. Por otra parte, fuentes subterráneas de agua dulce, vitales para la cercana vida silvestre, también se están viendo reducidas por las condiciones áridas dejadas por la retirada del agua.

hundimiento de tierra en el Mar MuertoLos principales responsables de este asombroso descenso son causados por la evaporación, la desviación agrícola y el bombeo para extraer minerales para abonos, específicamente la industria de la potasa, que utiliza el agua del Mar Muerto rica en minerales para la producción de fertilizantes.

Gidon Bromberg, director israelí de Amigos de la Tierra Oriente Medio, dicen que tanto como la mitad de la disminución ha sido causada por empresas como Israel Chemicals Ltd y Jordania Co. Potash.

"Esto es inaceptable y es necesario urgentemente obligar a la industria a que cambie su proceso de extracción".

Sin embargo, Dead Sea Works niega un aumento en el bombeo de agua.

The Independent informa:

Dead Sea Works, propiedad de Israel Chemicals, negaron cualquier aumento de bombeos, diciendo que han utilizado del mar de 150 millones a 170 millones de metros cúbicos al año durante dos décadas.

"La razón principal de la disminución del nivel del mar es el aumento por todos los países de la región del uso del agua que antes fluía hacia el Mar Muerto en el pasado, sobre todo desde el río Jordán", dijo la compañía en un comunicado.

Ya se está pagando por usar agua del Mar Muerto en los regadíos que, según dicen, se han duplicado desde el comienzo del año, dijo Dead Sea Works. Israel Chemicals acordó en diciembre que los costes de los regadíos sobre la producción de potasa por encima de ciertos niveles se duplicarán hasta el 10 por ciento.

dolinas en el Mar Muerto¿Y qué más está contribuyendo a la fuerte caída?

Parece que la ampliación de la industria agrícola es posible que tenga que cargar con una gran parte de la responsabilidad.

La población total de Israel, Jordania y los territorios palestinos se ha más que triplicado desde la década de 1970 y, con la que había de origen, han represado y desviado casi toda el agua del Jordán y los manantiales y afluentes que una vez le alimentaban. De hecho se extrae tanta agua alrededor del Mar de Galilea, que sólo una pequeña fracción se deja fluir libremente para que llegue hasta el Mar Muerto.

Por supuesto, el problema se complica aún más por la precaria situación política de la región. Para resolver este problema se requeriría la cooperación masiva entre las naciones. A pesar de que han sido intermitentes, sus esfuerzos no han sido del todo inútiles.

Juntos, los funcionarios de Jordania, los territorios de Palestina e Israel, en colaboración con el Banco Mundial, han logrado forjar un plan para traer agua desde el Mar Rojo. Ese plan tiene sus propios inconvenientes, en particular, el impacto ambiental que esto implicaría, pero es en este momento la táctica más prometedora que tienen a su disposición.

dolinas en el Mar Muerto

En el ínterin, sin embargo, los activistas y los expertos recomiendan que si los líderes hacen un más sabio manejo de los recursos, se podría restaurar casi un tercio del flujo regular del Jordán y, a su vez, salvar al Mar Muerto.

Por ejemplo, si Jordania e Israel redujesen los subsidios agrícolas, entonces disminuiría la dependencia de la agricultura hambrienta de agua para los cultivos de exportación, lo que podría conducir a una sustancial, aunque no inmediata o completa, reparación del problema.

Del mismo modo, la reducción de extracciones de potasa, bromuros, magnesio y sal, que por su naturaleza requieren que el agua se canalice a través de un sistema de anchos canales, lo que aumenta las aguas residuales, contribuiría también a una recuperación.

Específicamente, si las empresas extrajeran los minerales mediante el uso de membranas en lugar de por evaporación, se podría ahorrar una cantidad sustancial de agua. Eso, sin embargo, sería costoso y parece que hay poco deseo de la industria de actuar de esta manera.

Aplicados solos, ninguno de los pasos descritos anteriormente arreglarían el problema general del agua. Sin embargo, un enorme esfuerzo cooperativo a través de Jordania, Israel y Palestina podría empezar a abordar la cuestión. Queda por ver si tal esfuerzo sostenido será posible en el largo plazo, pero los pasos actuales hacia una solución han sido alentadores.