updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

La nueva 'fiebre del oro' por el fondo del mar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
minería en el fondo marino

Se abre una nueva frontera de controversias para la minería en el lecho oceánico

Si bien la idea de la minería de oro, cobre, manganeso, cobalto y otros metales en el suelo marino se ha debatido durante décadas, los actuales avances tecnológicos han hecho posible llevar a cabo en alta mar esa actividad minera en gran escala.

Hay mucha demanda de estos metales y allí abajo hay un montón de ellos, siete mil millones de toneladas de manganeso, 340 millones de toneladas de níquel, 290 millones de toneladas de cobre y 78 millones de toneladas de cobalto. Pero el precio de la perturbación que la minería en alta mar causará a la vida marina podría ser enorme, dicen los científicos a la BBC.

La perspectiva de la minería en alta mar a nivel industrial y una potencial "fiebre del oro" de las riquezas del suelo oceánico podría ocurrir en los próximos años. La United Nations International Seabed Authority (ISA) ha publicado recientemente un estudio técnico sobre la gestión de la explotación minera de los "nódulos" (pequeñas rocas de los fondos marinos ricas en minerales). El estudio de la ISA, que supervisa la minería en aguas profundas, dice que las empresas (de propiedad estatal y privada) podrían comenzar la solicitud de licencias en 2016.

El estudio de ISA también reconoce que la minería en alta mar causará un "daño ambiental inevitable". Paul Tyle, del National Oceanography Centre en el Reino Unido, pone de relieve la potencial amenaza para el ecosistema del suelo del océano:

"Si se empieza con la minería en esa área, los animales tienen que hacer una de dos cosas: se dispersan y colonizan otros respiraderos hidrotérmicos en alguna parte o se mueren. Y lo que pasa cuando mueren es que los respiraderos se convertirán en biológicamente extintos".

respiraderos hidrotermales

Euan Harvey de la Universidad de Australia Occidental en Crawley dice en la revista New Scientist que las empresas deben llevar a cabo en primer lugar una "minería experimental controlada" para ver cómo se recupera el fondo del mar. Joanna Parr, de la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization, señala también que la minería podría cambiar realmente el flujo de las corrientes marinas mediante la alteración de la topografía del océano.

Charitha Pattiaratchi de la Universidad de Australia Occidental sugiere que, con base en una investigación, los organismos de las profundidades del fondo marino podrían ser capaces de recuperarse de las perturbaciones de la minería. Dichos organismos son, según ella, "muy resistentes, habiéndose adaptado a la alta presión, la oscuridad y la alteración periódica de los sedimentos por violentas tormentas".

excavador submarino

¿De quién es el fondo del mar?

Cualquiera que sea el grado de alteración del medio ambiente de los fondos marinos, la perspectiva de una amplia minería de los fondos oceánicos plantea la cuestión de quién realmente es dueño de las profundidades del mar. Otro biólogo, Jon Copley, de la Universidad de Southampton, señala que no somos dueños de las profundidades del mar "en el sentido de que podemos hacer lo que queramos con ellas" y en su lugar "debemos compartir la responsabilidad de su administración".

La ISA fue efectivamente creada con esta idea de la corresponsabilidad en la mente. En virtud de la Convención sobre el Derecho del Mar, la misión de ISA es "fomentar y gestionar la explotación minera para el mayor beneficio de la humanidad" y, específicamente, compartir los beneficios con los países en desarrollo. Pero a medida que la BBC destaca que la ISA está empezando a enredarse con los aspectos comerciales de la minería en alta mar, está "dando un paso importante al pasar a la simple concesión de licitaciones para la exploración minera para considerar la forma de licenciar las primeras operaciones mineras reales y cómo compartir los ingresos".

De hecho, la ISA ya ha emitido a compañías 17 licencias para la prospección de minerales en los Océanos Pacífico, Atlántico e Índico, y hay planes de concesión de otras siete más. En particular, una subsidiaria de la empresa de defensa estadounidense Lockheed Martin, UK Seabed Resources, es una de las últimas beneficiarias de una licencia de prospección.

Sin duda será interesante ver cómo la ISA hace malabares con la gestión de licencias para la explotación del mar al tiempo que garantiza que también se beneficien los países en desarrollo y que no se vea perjudicado de manera irrevocable el ecosistema del suelo marino. Como Copley dice: "No tenemos un buen historial de lograr un equilibrio en cualquier otro lugar - pensar en el búfalo y la selva - por lo que la pregunta es, ¿podemos hacer las cosas bien?".