updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Diminutos monstruos pululan en el Gran Parche de Basura del Pacífico

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Halofolliculina

El Halofolliculina es un patógeno que ataca a los corales

Se ha encontrado en los microplásticos del Océano Pacífico abierto una criatura asesina de corales de una sola célula con 'cuernos de diablo', aumentando las preocupaciones de que la contaminación por plástico puede ayudar a especies peligrosas a invadir nuevos hábitats.

El Gran Parche de Basura del Pacífico es un gran problema en gran parte debido a todos los pequeños problemas que contiene. Sólo en el Pacífico oriental cerca de 21.290 toneladas de microplásticos están dando vueltas, según un estudio reciente, desmoronándose lentamente bajo la dura luz solar de la región sin tener que descomponerse verdaderamente.

Los microplásticos causan un montón de daño ecológico en todo el mundo, pero muchos también albergan sus propios extraños ecosistemas de vida marina oportunista. Y, como indica otro nuevo estudio, algunos de esos polizones podrían ser ecológicamente aún más peligrosos que los propios trozos de plástico.

Hay especial preocupación por el Halofolliculina, un protozoo unicelular con tentáculos en forma de alas que se asemejan a los cuernos del diablo. Afecta a los arrecifes de coral por la invasión de sus esqueletos de piedra caliza, causando una enfermedad llamada banda de erosión ósea (SEB) que crea una franja oscura en el arrecife cuando se arrastra a través de los arrecifes infectados. Ahora también se encuentra navegando en el mar abierto entre los desechos de la basura humana, de acuerdo con el nuevo estudio, que investiga las diversas "comunidades de rafting" de pequeña fauna que se aferran a microplásticos en el Pacífico Norte.

coral de enfermo SEB"Encontramos estos pequeños bichos que viven en los desechos plásticos flotando en alta mar en el Pacífico occidental. No sería aterrador en sí mismo ya que viven una gran cantidad de criaturas extrañas sobre los desechos de plástico", dice la autora principal Miriam Goldstein. "Pero el Halofolliculina es un patógeno que causa la enfermedad de la banda de erosión del esqueleto de los corales, y este pedazo de escombros se dirige hacia Hawái".

Descubierto por primera vez en 1988 cerca de Papua Nueva Guinea, la SEB antes parecía limitada a algunas partes del Pacífico Sur y el Índico. Hasta que fue encontrada en el Caribe en 2004 y Hawái en 2010. El nuevo estudio dice que puede ser demasiado tarde para mantener al Halofolliculina fuera de Hawaii, pero aún podría arrojar luz sobre cómo llegaron allí estos diminutos diablos. Y con los arrecifes de todo el mundo ya inmersos en peligros artificiales, alguna idea que pudiese frustrar futuras invasiones podría significar la vida o la muerte para ecosistemas marinos enteros.

"El mecanismo detrás de la propagación de la SEB no se conoce", escriben los autores del estudio, "pero las islas Hawái están altamente afectadas por los residuos plásticos recogidos por la zona de convergencia subtropical del Pacífico Norte, y es posible que la basura haya facilitado la dispersión del Halofolliculina en esta área".

No está claro si los plásticos eran sólo el billete del Halofolliculina a Hawai, señala Goldstein, pero al parecer podrían haberlo sido. Y en base a la biodiversidad que se encuentra en este tipo de piezas minúsculas de plástico, está claro que los parches de basura se están convirtiendo en mucho más que basura.

juvenil de pez tigre (Canthidermis maculata)

"Junto con el Halofolliculina, hay todo tipo de criaturas que viven sobre los desechos de plástico que normalmente no serían capaces de sobrevivir flotando en el medio del océano", escribe Goldstein, citando a percebes, briozoos y cangrejos, con menos intrusos habituales, como estrellas de mar, arañas de mar y carcoma. "En esencia, la basura actúa como diminutas islas".

Con tantas de esas islas ya a la deriva en el Pacífico - por no hablar de otros océanos e incluso lagos - su impacto ambiental completo no será fácil de evaluar. Pero teniendo en cuenta los peligros conocidos de la contaminación plástica, además de la posibilidad de autoestopistas invasivos, es poco probable que las crecientes masas de plástico marino del planeta resultarán ser tigres de papel. Y mientras que su limpieza es poco menos que imposible, los autores del estudio sugieren que la mejor manera de debilitar un parche de basura es simplemente dejarlo de alimentar.

"Los impactos potenciales de las comunidades de vida marina en la basura asociada a los ecosistemas costeros o pelágicos se pueden limitar más eficazmente mediante una reducción general en la cantidad de contaminación por plástico introducido en el medio ambiente marino", concluyen. O, como Goldstein agrega en términos simples, "el plástico no tiene cabida en el océano, y realmente tenemos que dejar de ponerlo allí".

Artículo científico: Relationship of diversity and habitat area in North Pacific plastic-associated rafting communities