updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

Casi todas las aves marinas pueden estar comiendo plástico para el año 2050

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

consumo de plástico por aves marinas

Más de 600 especies, desde microorganismos a ballenas, se ven afectadas por los residuos plásticos en los océanos

Hay tanto plástico que flota en algunas partes del océano, especialmente en los cinco grandes remolinos o giros conocidos como "parches de basura", que cada kilómetro cuadrado de agua superficial posee casi 600.000 piezas de desechos. La basura, a menudo del tamaño de un bocado, puede dañar a las aves y otras formas de vida marina, incluso las que no van a ninguna parte cercana a los actuales "parches de basura", según un nuevo estudio. De hecho, debido a la proliferación de basura flotante, en el año 2050 las aves de casi todas las especies oceánicas pueden estar comiendo plástico.

La producción mundial de plásticos se ha duplicado desde la década de 1950 cada 11 años más o menos. Sólo un pequeño porcentaje termina en el océano, pero aún suma alrededor de 300.000 toneladas por año al ritmo de producción actual. Una vez flotando en el mar, el plástico se rompe en pedazos cada vez más pequeños, dice Chris Wilcox, un ecólogo marino de la Organización Científica e Industrial de Investigación (CSIRO) en Hobart, Australia. Más de 80 especies de aves marinas consumen los pedazos a menudo brillantemente coloreados y, conforme pasa el tiempo, más aves están comiendo más plástico. Wilcox y sus colegas estiman que en 2014 alrededor del 90% de los individuos dentro de estas 80 especies consumieron plástico.

Esa cifra no hará sino crecer mientras otros tipos de aves se unen a la "fiesta", informó el equipo en su nuevo análisis de 186 especies de alta mar de 42 géneros (principales grupos de especies), incluyendo albatros, gaviotas, petreles y pingüinos. En su estudio, Wilcox y sus colegas consideraron lo que las aves normalmente comían, así como las que se conoce que se alimentan en el mar. Analizaron esto en combinación con concentraciones conocidas de plástico, la creciente tasa de producción de plástico flotante y el creciente número de especies de aves que se sabe que han comido plástico (un número que está aumentando alrededor de 0,2% cada año, añade Wilcox).

plásticos en el estómago de un ave marinaEn 2050 alrededor del 99,8% de las especies estudiadas habrá comido plástico, informaron los investigadores en línea en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El consumo de plástico puede causar múltiples problemas, dice Wilcox. Por ejemplo, algunos tipos de plásticos absorben y concentran los contaminantes ambientales, señala. Después de la ingestión, los productos químicos pueden ser liberados en el tracto digestivo de las aves, junto con los productos químicos en los plásticos que los mantienen blandos y flexibles. Pero los trozos de plástico no siempre son lo suficientemente flexibles para pasar por el intestino de una gaviota. La mayoría de las aves tienen problemas para pasar grandes trozos de plástico, y los acumulan en el estómago a veces ocupando tanto espacio que las aves no pueden consumir suficiente alimento para mantenerse saludables.

Un estudio de 2012 publicado por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica demuestra que las aves no son las únicas víctimas: Más de 600 especies, desde microorganismos a ballenas, se ven afectadas por los residuos plásticos en los océanos, principalmente por ingestión pero a veces por enredarse en los residuos más grandes como viejas redes de pesca.

E incluso en áreas ahora con pocos desechos plásticos pueden llegar a ser peligrosos para las aves como las concentraciones de desechos plásticos sigan aumentando, sugieren los investigadores.

ave marina enredada en plásticos

Los hallazgos del equipo "ponen de manifiesto lagunas actuales en los datos e ilustran puntos geográficos" donde los plásticos pueden representar un problema en el futuro, dice Richard Thompson, biólogo marino de la Universidad de Plymouth, en el Reino Unido. La investigación es única, ya que intenta evaluar el problema en todo el mundo en lugar de sobre una base de región por región y especie por especie, señala.

Los modelos de computadora y técnicas analíticas utilizadas por el equipo pueden parecer demasiado simplificados, sin embargo, advierte Nikolai Maximenko, oceanógrafo del Centro de Investigación Internacional del Pacífico de la Universidad de Hawai en Honolulu. Sin embargo, señala, "este es un importante ejemplo de un trabajo para caracterizar el impacto de los desechos marinos en el ecosistema".

El aumento de la ingesta de contaminantes es sólo uno de los resultados en las aves que consumen basura, dice Thompson. "No entendemos plenamente todos los efectos físicos de la ingestión de plástico, pero es difícil imaginar que los efectos vayan a ser positivos".

Artículo científico: Threat of plastic pollution to seabirds is global, pervasive, and increasing