updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Purulentos granos en las costas españolas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

grano por el hotel El Algarrobico, greenpeace

El hotel ilegal de El Algarrobico se ha convertido en un incómodo ejemplo de la destrucción del litoral español

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Carboneras continúan considerando como urbanizables los terrenos de la playa de El Algarrobico

El Rainbow Warrior frente a El AlgarrobicoLa pasada semana Greenpeace España ha puesto en marcha la web www.tehasalidounalgarrobico.com .  En esta página interactiva Greenpeace propone colocar “un grano” en la cara de los que deben hacer desaparecer el Hotel de Azata de Sol en la playa de El Algarrobico (Carboneras, Almería) , como son José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, Elena Espinosa, Ministra de Medio Ambiente, y José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía. El hotel ilegal de El Algarrobico se ha convertido en un incómodo ejemplo de la destrucción del litoral español.

Greenpeace considera que los siguientes hechos deben ser examinados por la Fiscalía Anticorrupción:

1. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía sustituyó los planos oficiales del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, sin ningún tipo de expediente y sin someterlo a publicidad alguna, para adaptarlos a las Normas subsidiarias de los Ayuntamientos de Níjar y Carboneras que permitían la urbanización irregular de 300 hectáreas de Parque.

zapatero con algarrobicos2. Esa misma Consejería justifica el cambio en los planos porque hay un error de 400 hectáreas en las fotos de satélite. Esta decisión supone la amenaza por urbanización de un 10% del Parque Natural.

3. Esta actuación reiterada por parte de la Junta de Andalucía constituye un presunto delito de falsedad en documento público.

4. La Consejería de Medio Ambiente ha ocultado la planimetría oficial del PORN a la Audiencia Nacional, enviando en varias ocasiones una fotocopia de los planos completamente ilegible y que presenta manchas de tinta negra en la zona de El Algarrobico.

5. La parcela de El Algarrobico no está clasificada como suelo urbano en las Normas Subsidiarias  de Carboneras, como defiende el alcalde de esta localidad, sino como suelo urbanizable. La diferencia es trascendental, ya que en los suelos urbanos la servidumbre de protección establecida por la Ley de Costas es de 20 metros y en los urbanizables de 100 metros.
espinosa con algarrobicos
6. El Ayuntamiento de Carboneras conoce, desde 1988, que el proyecto del hotel de El Algarrobico es ilegal porque el que era entonces Director General de Puertos y Costas envió al Ayuntamiento un informe vinculante indicando que la Zona de Servidumbre de Protección donde no se puede construir era de 100 metros. El Ayuntamiento hizo caso omiso: aprobó el Plan Parcial de El Algarrobico y otorgó la licencia de obras en 2003.

7. La promotora Azata S.A. y sus filiales sabían desde 1988 que el proyecto era ilegal, ya que así se lo había comunicado el Servicio Provincial de Costas de Almería. Además, Azata ha recibido un trato de favor por parte del Ayuntamiento de Carboneras que, incluso, ha adoptado acuerdos para eximir del pago de tasas a la empresa.
griñán con algarrobicos
8. Finalmente, a pesar de las numerosas sentencias contrarias a la legalidad del hotel, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Carboneras continúan considerando como urbanizables los terrenos de la playa de El Algarrobico.

“Greenpeace no va cesar en su lucha por que se sepa la verdad y para que se depuren responsabilidades de aquellos que han permitido la construcción de este hotel en pleno Parque Natural y a 14 metros del mar”, declara Pilar Marcos, responsable de la campaña Costas de Greenpeace. “Los presidentes del Gobierno y de la Junta de Andalucía; Ministra y Consejera tienen la inmediata responsabilidad de demoler este hotel, sin excusas y dilaciones”, concluye Marcos.

En el extenso informe "Desctrucción a toda costa" Greenpeace España ha estudiado, uno por uno, los pocos tramos de litoral virgen que quedan en los más de 8.000 kilómetros de costa del Estado. Para ello, ha analizado 233 Espacios Naturales Protegidos (ENP) costeros que, en un principio, deberían estar a salvo del modelo depredador que ha destruido el litoral, ya que están amparados por varias figuras de protección autonómica, nacional e internacional. Sin embargo, Greenpeace ha detectado que en 120, más de la mitad, peligran cada día sus valores naturales ante amenazas como los proyectos urbanísticos, las infraestructuras o la contaminación. 

En estos ENP costero-marítimos existen campos de golf completamente operativos, proyectos de cientos de viviendas, industrias que vierten sus aguas residuales o planes de macropuertos industriales sobre habitats y especies que al menos, sobre el papel, deberían estar protegidos. Greenpeace los ha denominado "Parques de papel".

Enlace: Greenpeace España

Más información: Destrucción a toda costa 2009, Greenpeace