El buey de mar se siente atraído por los cables eléctricos submarinos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

buey de mar (Cancer pagurus)

Los campos electromagnéticos tienen complejos y posiblemente dañinos efectos en el valioso buey de mar

En los últimos 10 años Escocia ha instalado miles de turbinas eólicas en alta mar en el Mar del Norte y está empezando a desplegar dispositivos de energía marina que generan energía a partir de las mareas y las olas. Es un impulso de energía verde que se está replicando lentamente en las zonas costeras de todo el mundo.

Aunque estas instalaciones están reduciendo las amenazas costeras, como los vertidos de petróleo, tienen el potencial de causar otros problemas más sutiles para la vida marina.

Desde cada turbina eólica y mareomotriz en el mar, se conectan a la orilla cables de alimentación, conectando con bancos de energía, conversores y la más amplia red eléctrica. Pero estos cables electrificados podrían tener extraños e inesperados efectos en la vida del fondo marino. De acuerdo con una nueva investigación, estos cables eléctricos pueden alterar el comportamiento del comercialmente valioso buey de mar, también conocido como cangrejo marrón (Cancer pagurus).

Kevin Scott, candidato a doctorado en biología marina en la Universidad Heriot-Watt en Escocia, está preocupado por los posibles efectos acumulativos de los campos electromagnéticos en la vida marina. En recientes investigaciones, Scott y sus colegas de la Estación Marina St. Abbs en la costa escocesa obtuvieron docenas de cangrejos de pescadores locales y los expusieron a campos electromagnéticos en el laboratorio. Los campos no dañaron directamente a los animales; las respuestas fisiológicas, como la tasa de respiración, permanecieron normales, por ejemplo. Sin embargo, los campos tuvieron un efecto distinto en el comportamiento de los cangrejos.

Al exponerse a los campos electromagnéticos, los cangrejos detuvieron lo que estaban haciendo y se sintieron atraídos por los contenedores de plástico que albergaban el equipo que generaba el campo electromagnético, replicando lo que un cable de alimentación haría en el océano. Este efecto de distracción ocurrió aproximadamente el 70 por ciento de las veces, mientras que los cangrejos ignoraron contenedores similares sin campos electromagnéticos.

Scott dice que la investigación sugiere que si los cangrejos se distraen de manera similar en la naturaleza, atraídos hacia los campos electromagnéticos que provienen de los cables eléctricos submarinos, podrían renunciar a sus actividades habituales de alimentación, apareamiento y búsqueda de refugio.

cable eléctrico en la costaLos campos electromagnéticos se disipan a unos pocos metros de los cables de alimentación, por lo que un animal debería estar cerca para verse afectado. Pero Scott cree que el efecto podría sumarse, especialmente para los cangrejos que cuidan los huevos, lo que pueden hacer durante meses en el mismo lugar. Los cables de revestimiento con fundas metálicas solo detienen los campos eléctricos emitidos, no los magnéticos. Y enterrar los cables simplemente traslada el problema al hábitat de los organismos que viven en el sedimento del fondo marino.

El potencial efecto de comportamiento de los cables de alimentación es un tema poco estudiado, dice Scott. "Es difícil obtener fondos para esta investigación porque [los campos electromagnéticos en alta mar son] un factor estresante relativamente nuevo e invisible. No es como el petróleo [vertidos], donde puedes tomar fotos y correr la voz".

Él dice que los efectos de los campos electromagnéticos deben ser estudiados más a fondo, antes de que se desplieguen más cables eléctricos submarinos, lo que podría amenazar a especies comerciales clave, como el buey de mar.

Andrew Gill, un consultor ambiental de la Universidad de Cranfield en Inglaterra, que no participó en la nueva investigación, dice que el problema puede ir más allá de los bueyes de mar.

"Hay una gran cantidad de organismos, desde bacterias hasta ballenas, que aparentemente usan los campos magnéticos de la Tierra para el movimiento", dice Gill. Las langostas espinosas del Caribe usan campos magnéticos para guiar su migración de larga distancia, dice. Cuando son sometidas a pulsos magnéticos se desorientan y cambian de dirección. Los tiburones, las rayas y los patines también parecen detectar campos electromagnéticos, aunque aún no está claro si los molestarían los cables de alimentación submarinos.

cable eléctrico submarino

Sin embargo, Gill cree que Scott y sus colegas pueden estar exagerando la amenaza. "Han demostrado que hay un efecto, pero han ido demasiado lejos diciendo que es algo de lo que preocuparse con la energía marina", dice.

"Si un pájaro vuela en una turbina, por ejemplo, ¿es algo de qué preocuparse? Más pájaros se golpean en edificios de vidrio ", dice Gill. Pero la investigación, dice, muestra que los posibles efectos de los cables eléctricos submarinos necesitan un mayor escrutinio.

Investigaciones recientes de Milton Love y Mary Nishimoto, biólogos de la Universidad de California en Santa Bárbara, agregan más matices al campo de estudio. La pareja ha examinado los efectos de los campos electromagnéticos en cangrejos de roca en el canal de Santa Bárbara de California y cangrejos Dungeness cerca de las Islas San Juan en el estado de Washington y, a diferencia de Scott y sus colegas, no encontraron ningún efecto en el comportamiento de los cangrejos. Nishimoto advierte que es difícil comparar experimentos con diferentes métodos y especies, pero acepta nuevos experimentos, especialmente más trabajo de campo y observaciones del mundo real.

Scott aprecia los beneficios de estos experimentos de campo, pero dice que las pruebas en el laboratorio le permitieron a él y a su equipo controlar otras variables que podrían marcar la diferencia, como la presencia de depredadores y presas, ruido, clima, estado del mar y cambios en la salinidad. Ahora están realizando experimentos de laboratorio para estudiar si se ven afectadas las crías de bueyes de mar y langostas europeas incubadas en las cercanías de campos electromagnéticos.

Scott no cree que la industria de la energía en alta mar considere suficientemente los complejos y sutiles efectos que puede estar teniendo en dicha fauna valiosa, incluida la forma en que afectará a la industria pesquera bien establecida. Los medios de subsistencia que se remontan cientos de años se verán potencialmente afectados por esto, dice.

Artículo científico: Understanding the effects of electromagnetic field emissions from Marine Renewable Energy Devices (MREDs) on the commercially important edible crab, Cancer pagurus (L.)

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar