¿Pueden los mejillones revelar el destino de los océanos?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

un mejillón en su medio ambiente

Los mejillones se verían particularmente afectados por los agregados marinos cargados de plástico

Cada año ingresan a los océanos más de 10 millones de toneladas de desechos plásticos y se encuentran en casi todas las capas oceánicas. Comienzan como grandes elementos flotantes y, finalmente, se descomponen en piezas mucho más pequeñas llamadas microplásticos.

Estas partículas son omnipresentes y se han encontrado en los tractos digestivos de más de 100 especies diferentes, lo que para estos animales representa un daño físico, químico e incluso potencialmente biológico.

Los mejillones y otros bivalvos, como las ostras y las almejas, se comen enteros sin eliminar el tracto gastrointestinal y, por lo tanto, representan una vía para que los microplásticos entren en la cadena alimentaria humana.

Contrariamente a la investigación anterior, un primer estudio de su tipo realizado por un equipo de científicos sugería que los mejillones no son un indicador fiable de microplásticos en el medio marino debido a su capacidad inherente para alimentarse selectivamente, lo que los hace muy exigentes. En cambio, los agregados marinos, también conocidos como "nieve marina", tienen mucho más que decir sobre el destino de los microplásticos en el medio ambiente.

Los agregados marinos son una forma predominante de carbono particulado que se hunde en la columna de agua marina y forman la base de la cadena alimentaria en el océano. Estos agregados también representan un mecanismo para transportar microplásticos al fondo marino. El estudio demuestra que desempeñan un importante papel en la eliminación de microplásticos de la superficie del océano, transfiriéndolos verticalmente a través de la columna de agua y facilitando su transferencia a las redes alimentarias marinas.

Usando una poderosa herramienta llamada espectroscopia, los investigadores de la Florida Atlantic University, East China Normal University, Woods Hole Oceanographic Institution, University of Connecticut y University of New England son los primeros en identificar una conexión, en condiciones de campo, entre microplásticos dentro de agregados marinos y mejillones (Mytilus edulis). Los resultados del estudio, publicado en la revista Environmental Science & Technology, tienen importantes implicaciones para el destino de las partículas de plástico en los ambientes marinos.

"Sospechamos que los bivalvos que se alimentan en suspensión como los mejillones se verían particularmente afectados por los agregados marinos cargados de plástico", dijo Tracy J. Mincer, Ph.D., coautora y profesora investigadora del Instituto Oceanográfico Harbor Branch de la FAU y el Harriet L. Wilkes Honors College de la FAU. "Queríamos entender mejor el vínculo en el medio ambiente entre los agregados marinos, los microplásticos y los animales marinos, especialmente los bivalvos".

Para el estudio, los investigadores recolectaron agregados marinos y mejillones azules en Avery Point en Connecticut y usaron microscopía y microspectrometría para medir el espectro de estas muestras microscópicas. Encontraron que el 73 por ciento de los agregados marinos de los que tomaron muestras contenían partículas de plástico. Más del 90 por ciento de estos microplásticos midieron menos de 1 milímetro.

En los mejillones, los investigadores detectaron microplásticos en los biodepósitos o glándulas digestivas de casi todos los mejillones que recolectaron del muelle de Avery Point. Más del 40 por ciento de las partículas microplásticas fueron rechazadas en las pseudofeces de los mejillones o egestadas (descargando material no digerido) en las heces. Normalmente, los mejillones pueden digerir su comida en cuestión de minutos. En contraste, las partículas plásticas que pasaron a los divertículos digestivos de los mejillones tardaron días en digerirse.

microplásticos en los mejillones

Las características de los microplásticos en los agregados marinos y los mejillones fueron similares, lo que proporcionó evidencia adicional del papel de los agregados marinos en la transferencia trófica de partículas plásticas a los alimentadores de suspensión del fondo.

La uniformidad de los tamaños y formas de los microplásticos identificados dentro de los mejillones indicó que se produjo una ingestión selectiva de ciertos tipos de plásticos. Los mejillones prefieren partículas ingeridas de un tamaño más pequeño y un factor de forma relativamente mayor.

"La buena noticia es que los mejillones son exigentes y tienen mecanismos bien desarrollados para la discriminación de partículas", dijo Mincer. “Clasifican partículas en función de características físicas como tamaño, forma, flexibilidad y densidad, así como propiedades químicas y nutricionales. La selección de partículas es una estrategia que utilizan para mejorar la calidad de su dieta y optimizar el consumo de energía ".

La composición química de estos agregados marinos fue diversa e incluyó una amplia gama de usos domésticos e industriales. El polipropileno, el poliéster y el acetato de celulosa, comúnmente utilizados en los filtros de cigarrillos, productos de higiene y ropa, representaron casi el 76.3 por ciento de todas las partículas de plástico identificadas en los agregados marinos muestreados. El acetato de celulosa se introduce principalmente en ambientes marinos a través de la descarga de aguas residuales, y las colillas de cigarrillos también son un importante mecanismo de entrada en el océano costero.

Un hallazgo inesperado del estudio fue que los plásticos fragmentados eran el tipo predominante de partículas sintéticas identificadas en los agregados marinos y representaban el 65.9 por ciento de todos los microplásticos.

Los investigadores compararon la abundancia de partículas plásticas en los agregados marinos con otros informes en todo el mundo. También encontraron que la concentración de microplásticos en los mejillones que muestrearon era aproximadamente tres veces menor que la encontrada en los mejillones silvestres de las aguas costeras de China.

Por si fuera poco, un nuevo estudio informa que los microplásticos ya han llegado al intestino humano: Low levels of microplastics (MP) in wild mussels indicate that MP ingestion by humans is minimal compared to exposure via household fibres fallout during a meal

Artículo científico: Field-Based Evidence for Microplastic in Marine Aggregates and Mussels: Implications for Trophic Transfer

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar