Están apareciendo en la vida marina súper bacterias resistentes a los antibióticos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

foca de puerto

Factores humanos, como la escorrentía de aguas residuales, pueden jugar un importante papel

En Puget Sound en el estado de Washington, bacterias resistentes a los antibióticos están infectando las focas de puerto y las marsopas de la zona. Un reciente estudio preliminar de 11 animales ha producido resultados preocupantes: el 80 por ciento de los animales muestreados portaban bacterias que eran resistentes a un antibiótico, y más del 50 por ciento portaban bacterias que eran resistentes a múltiples antibióticos.

"Estos animales son centinelas", dice Stephanie Norman, una epidemióloga veterinaria de Marine-Med que está trabajando para comprender las causas y la prevalencia de bacterias resistentes a los antibióticos en los mamíferos marinos de la región, un proyecto apoyado por una amplia gama de organizaciones locales y estatales.

"El estudio de estos animales nos da un buen perfil de la salud del área de Puget Sound", dice ella.

Durante los próximos 10 meses, Norman y su equipo planean recolectar y analizar las bacterias de un total de 138 focas de puerto y marsopas de diferentes edades para crear una imagen más completa del alcance de este problema en Puget Sound. Esto ayudará a los científicos a comprender mejor el riesgo que representan estas bacterias para los animales marinos, así como para los humanos que viven en el área.

Para tratar infecciones los animales salvajes no toman antibióticos de manera rutinaria, pero la resistencia generalizada a los antibióticos en las criaturas oceánicas podría tener un importante impacto en la conservación de las especies en peligro de extinción. Esto se debe a que, como en el caso de una orca residente del sur que recibió antibióticos en 2018, los veterinarios y otros que intentan rescatar animales enfermos a veces usan estos medicamentos.

mapa del estado de Washington"Si estos son animales en peligro de extinción, como las orcas de Puget Sound, entonces tiene sentido [tratarlos], porque salvar a un animal en realidad puede salvar a toda la población", dice Maria Palamar, veterinaria de vida silvestre y cofundadora de Resolve Conservation, una organización que utiliza la tecnología y la ciencia ciudadana para abordar los problemas de protección de la vida silvestre. Junto con las orcas residentes del sur, los antibióticos también se han utilizado para tratar las focas monje hawaianas salvajes y las tortugas bobas.

Las bacterias resistentes a los antibióticos en ambientes marinos también podrían ser peligrosas para los humanos. Las bacterias marinas pueden causar infecciones en la piel en personas con incluso pequeños rasguños o picaduras de insectos, o intoxicación por alimentos en personas que comen mariscos contaminados, especialmente con mariscos que se comen crudos, como las ostras. En ciertos países, como Brasil y Australia, se ha encontrado que las ostras albergan Vibrio parahaemolyticus resistente a los antibióticos o Escherichia coli (E. coli), que pueden ser fatales para los humanos.

Palamar dice que es extremadamente importante comprender la distribución geográfica de la resistencia a los antibióticos en la vida silvestre. "A medida que nos volvemos más y más urbanizados, y las especies se están adaptando a los entornos urbanos, debemos comenzar a considerar cuál es el papel en el movimiento de estas bacterias resistentes a los antibióticos, ya que podrían llegar a las granjas, a las mascotas, a los humanos", dice ella.

Los científicos aún tienen que establecer de manera concluyente la fuente de las bacterias resistentes a los antibióticos en Puget Sound, pero es probable que los humanos desempeñen un importante papel, dice Linda Rhodes, microbióloga ambiental del Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste. Los culpables podrían incluir fallas en el tratamiento de aguas residuales o sistemas sépticos, escorrentía y desechos del ganado o incluso de las mascotas, dice ella.

Rhodes y su equipo también encontraron que Puget Sound tiene niveles sorprendentemente altos de ciertos tipos de bacterias fecales. Al examinar la composición genética de estas bacterias, los investigadores han demostrado que provienen de humanos y rumiantes, probablemente ganado. Esto es particularmente problemático ya que las heces humanas y del ganado pueden albergar una gran cantidad de bacterias resistentes a los antibióticos.

Norman dice que si bien la mayoría de las resistencias marinas a los antibióticos provienen de fuentes terrestres (como los humanos y el ganado), el uso de antibióticos en las granjas marinas de peces también puede ser motivo de preocupación. (Aunque la cría de salmón se está eliminando gradualmente en el estado de Washington, todavía se permite en la vecina Columbia Británica).

La resistencia a los antibióticos en los animales marinos es un problema que debería preocupar a todos, no solo a los conservacionistas, dice Norman. "La salud animal, la salud humana y la salud ambiental están todas conectadas", dice ella. "Realmente no puedes mirar una sin considerar las otras dos. En última instancia, estamos atados a la misma agua que usan estos animales".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar