Las ballenas se están contaminando por metales carcinógenos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ballena jorobada en el Golfo de Maine

Estudio muestra los altos niveles de cromo y níquel en las ballenas del Golfo de Maine

Las ballenas en el Golfo de Maine están contaminadas con metales tóxicos en concentraciones similares a las observadas en trabajadores industriales con décadas de exposición.

Aunque nadie sabe aún si los metales están dañando a las ballenas, es "definitivamente preocupante", dice el toxicólogo John Pierce Wise Sr., quien ha pasado décadas investigando metales cancerígenos y toxicología marina.

En 2010, el equipo de Wise en la Universidad de Louisville en Kentucky, estudió muestras de piel de cerca de 1.000 cachalotes, haciendo titulares con el alarmante descubrimiento de que en 16 cuencas oceánicas diferentes, desde el Pacífico hasta el Atlántico y cerca de ambos polos, las ballenas tenían altos niveles de cadmio, aluminio, cromo, plomo, plata, mercurio y titanio.

"Me sorprendió mucho", dice Wise. El cromo, recuerda, fue particularmente sorprendente. "He trabajado en el cromo durante mucho, mucho tiempo y no esperaba que fuera tan alto en las ballenas".

Ahora, un nuevo estudio realizado por el equipo de Wise, que incluye a su hija, dos hijos y su ex esposa, entre otros colegas, ha demostrado que en el Golfo de Maine, las ballenas jorobadas, de aleta y minke también se enfrentan a carcinógenos metálicos.

El equipo recolectó biopsias de piel de ballenas entre 2010 y 2012, y las analizó para detectar la presencia de 25 diferentes metales. Encontraron elevados niveles de aluminio, cromo, hierro, magnesio, níquel y zinc. Los carcinógenos cromo y níquel, en particular, eran tan altos como en trabajadores humanos expuestos que habían muerto de cáncer de pulmón.

En comparación con el peligro inmediato de cosas como las colisiones con barcos, escriben los investigadores en su artículo, los metales son una "amenaza mucho más siniestra" que puede acabar con la salud de una población.

El equipo no sabe exactamente de dónde provienen los metales, pero especula que las ballenas probablemente lo inhalan en lugar de absorberlo del agua. Los metales en las ballenas pueden provenir, por ejemplo, de la quema de petróleo o de las fábricas que producen enchapado de cromo. "Eso es todo especulación", dice Wise.

Según la investigación existente, las grandes ballenas parecen sorprendentemente resistentes al cáncer: una revisión encontró solo 31 casos documentados de tumores, la mayoría de los cuales eran benignos. Y el laboratorio de Wise ha descubierto que, al menos en una placa de Petri, las células de ballena jorobadas parecen ser resistentes a los efectos cancerosos del cromo. Pero los metales todavía podrían estar perjudicando a estas especies de larga vida, por ejemplo, al limitar su capacidad para crear una nueva vida.

En experimentos de laboratorio, el cromo es tóxico para los testículos de la ballena. En los seres humanos, el cromo está relacionado con la disminución de la motilidad y la aptitud del esperma. Juntos, estos hallazgos sugieren que los metales podrían estar contribuyendo a los problemas de reproducción en algunas ballenas, dice Wise.

Lonneke IJsseldijk, un investigador de cetáceos de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos que no estuvo involucrado en el trabajo, está de acuerdo en que la contaminación por metales puede ser un gran problema cuando se agrega al montón de otros desafíos que enfrentan las ballenas.

"El hábitat de los mamíferos marinos se está volviendo cada vez más ruidoso, más contaminado, más cálido; el mayor problema no es uno u otro, sino uno junto con otro", dijo IJsseldijk. "Un animal o una población saludable necesita poder adaptarse, pero en un entorno que cambia rápidamente, este es un verdadero desafío".

Los resultados sugieren que los investigadores deberían prestar más atención a los metales y otras toxinas en el aire, no solo en los centros industriales, sino también en la costa, donde la gente suele pensar que el aire es "limpio", dice Wise. "Respiramos el mismo aire que las ballenas, solo que lo respiramos primero", agrega.

Artículo científico: Metal Levels in Whales from the Gulf of Maine: A One Environmental Health approach

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar