Mejillones, 'superfiltros' que pueden ayudar a combatir la contaminación del agua

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mejillones

Un mejillón filtra hasta 25 litros de agua al día

Los amantes de los mariscos que aprecian el mejillón por su terroso sabor y su suculenta carne pueden desconocer su potencial de crecimiento en la lucha contra la contaminación del agua.

El mejillón es la aspiradora del mar, que absorbe fitoplancton junto con microplásticos, pesticidas y otros contaminantes, lo que lo convierte en un excelente indicador.

Algún día también se podría poner en servicio para limpiar el agua.

"Es un súper filtro en el mundo marino, que filtra hasta 25 litros de agua al día", dice la bióloga marina Leila Meistertzheim. "En general, es un modelo real de bioacumulación de contaminantes".

A medida que bombean y filtran el agua a través de sus branquias para alimentarse y respirar, los mejillones almacenan casi todo lo que pasa por ellos, razón por la cual se aplican estrictas reglas de salud para aquellos destinados al consumo humano.

Al igual que canarios en una mina de carbón, los mejillones se han utilizado durante mucho tiempo como "bioindicadores" de la salud de los mares, lagos y ríos que habitan.

Pueden aparecer contaminantes poco conocidos para unirse a los sospechosos habituales, prestando cada vez más atención a los microplásticos que contienen bisfenol A y ftalatos, ambos considerados disruptores endocrinos.

Meistertzheim dirige un estudio para la Fundación Tara Ocean de Francia utilizando mejillones para evaluar la salud de los estuarios de los ríos Támesis, Elba y Sena.

Los mejillones, colocados en trampas para peces, se sumergen en las aguas durante un mes antes de que los investigadores los diseccionen para determinar qué sustancias químicas se esconden en sus tejidos.

Es solo un sueño por ahora la idea de desplegar mejillones en los océanos para absorber microplásticos ubicuos, pero para otros contaminantes, los bivalvos ya están trabajando.

"En algunos lugares, se usan mejillones, así como ostras, para limpiar el mar de pesticidas, por ejemplo", señala Meistertzheim.

Cazadores de E. coli

Richard Luthy, un ingeniero ambiental de la Universidad de Stanford de California, dice que, en la mayoría de los casos, no se deben comer mejillones cosechados en aguas contaminadas.

Pero si el contaminante es E. coli, se puede agradecer a los mejillones por la "eliminación e inactivación" del material fecal, dice, llamando al servicio un "beneficio para la salud pública". Los mejillones son comestibles porque "excretan las bacterias como heces o moco", dice.

Los mejillones que viven en vías fluviales afectadas por la eutrofización, a menudo marcada por abundantes algas, también son aptos para el consumo humano, dicen los investigadores.

El fenómeno a menudo es el resultado de los desperdicios arrojados a las vías fluviales que contienen fosfatos y nitritos, como detergentes, fertilizantes y aguas residuales.

Los nutrientes en estas sustancias fomentan la proliferación de algas, que a su vez privan al agua de oxígeno, alterando el ecosistema.

Los mejillones "reciclan" estos nutrientes alimentándose de las algas, dice Eve Galimany, investigadora del Laboratorio Milford de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos que ha experimentado con mejillones en el río Bronx en Nueva York.

El principio de reciclaje ya está funcionando en un proyecto piloto titulado Baltic Blue Growth en Suecia, Dinamarca y los países bálticos que cultiva mejillones para alimentar a animales como aves de corral, peces y cerdos.

"La eutrofización es el mayor problema del Mar Báltico, el más urgente", dice la directora del proyecto, Lena Tasse. Los mejillones "podrían ser parte de una solución".

¿Por qué darles de comer a los animales si son seguros para los humanos? Debido a que los mejillones bálticos son demasiado pequeños para ser de interés para los amantes de los mariscos, dice Tasse, y agrega: "A los suecos les gustan los mejillones grandes".

Mientras tanto, el jurado aún no se ha pronunciado sobre los efectos de los microplásticos en la salud humana.

Un reciente informe de WWF dijo que los humanos ingieren un promedio de cinco gramos de microplásticos por semana, aproximadamente el peso de una tarjeta de crédito.

Un estudio de 2018 publicado en la revista Environmental Pollution, basado en muestras de las costas y supermercados británicos, estimó que cada 100 gramos de mejillones contenían 70 pequeñas piezas de plástico.

¿Deberíamos estar preocupados? Meistertzheim piensa que no.

"Me los como", dice ella. "Un plato de mejillones no es necesariamente peor que una hamburguesa orgánica envuelta en plástico".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar