La oxidación de los naufragios puede provocar inminentes derrames de petróleo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

naufragio de la Segunda Guerra Mundial

Miles de restos corroídos de la Segunda Guerra Mundial amenazan con verter su petróleo en el Pacífico Sur

Los restos hundidos de miles de barcos, reliquias de la Segunda Guerra Mundial, ensucian las profundidades del Océano Pacífico. Lejos de ser benignos marcadores de la historia, estos restos representan un apremiante problema: cada día los acerca a derramar el petróleo que aún transportan.

Chuuk Lagoon, un puerto natural en los Estados Federados de Micronesia, contiene una concentración particularmente alta de estos potenciales contaminantes. Durante la guerra, Japón utilizó el sitio como base naval, pero en 1944, las fuerzas aliadas bombardearon la laguna dejando cientos de restos esparcidos por un área del tamaño de la isla hawaiana de Maui.

Después de oxidarse durante 75 años, los restos de Chuuk Lagoon se están desmoronando. "Realmente podemos ver el petróleo que se filtra de algunos de los naufragios", dice Ian MacLeod, un conservador de naufragios ahora retirado del Museo de Australia Occidental. Los investigadores y los buzos informan con frecuencia que perlas negras de petróleo burbujean desde los buques, creando manchas de hidrocarburo en la superficie del agua.

De 2002 a 2015, MacLeod dirigió estudios de corrosión en los restos. Muchos se acercaban al colapso. "Es probable que la situación se vuelva crítica en los próximos cuatro o cinco años", dice. Un tifón podría abrir los quebradizos tanques de combustible de los barcos, liberando volúmenes mucho más grandes de petróleo. Chuuk Lagoon es un ejemplo de un problema global: en todo el mundo, más de 8.000 naufragios amenazan con liberar el petróleo en su interior.

Un derrame de uno de estos naufragios podría tener devastadores efectos en las economías de las naciones isleñas del Pacífico, que dependen en gran medida del turismo y la pesca, dice MacLeod. El petróleo liberado de los restos de naufragios puede dañar los arrecifes de coral, aniquilar la vida marina y obstruir los manglares, que sirven como caldo de cultivo para los peces. "Todo el sustento comercial de la comunidad de la isla sería destruido", dice MacLeod.

Hay un precedente para tal desastre. En 2001, por ejemplo, un petrolero estadounidense hundido derramó más de 68.000 litros de petróleo en la costa del estado de Yap en Micronesia, cubriendo las playas cercanas con lodo negro y obligando a los funcionarios del gobierno a prohibir temporalmente la pesca en el área.

La amenaza de futuros derrames está motivando a los investigadores y activistas. El Servicio de Acción contra las Minas de Japón, una organización de voluntarios militares veteranos, envía buzos a Chuuk Lagoon para limpiar los depósitos de petróleo dentro de los restos japoneses usando trapos absorbentes y bombas manuales. Otros grupos están tomando un enfoque más preventivo. La Major Projects Foundation, una organización sin fines de lucro australiana, reunió a un equipo de científicos, ingenieros y arqueólogos para evaluar qué naufragios en el Pacífico representan el mayor riesgo de contaminación.

Los expertos aún no saben qué restos contienen petróleo, o cuánto contienen, dice Paul Adams, director de la Major Projects Foundation. Las estimaciones actuales sugieren que los restos del Pacífico Sur se encuentran entre 500 y 4.5 mil millones de litros de petróleo, al menos 12 veces más de lo que derramó el Exxon Valdez en 1989.

Para refinar su comprensión de la cantidad de petróleo que podría haber en cada uno de estos miles de barcos, Adams y sus colegas han estado buscando registros navales e históricos, recopilando informes de qué tipo de daño sufrió cada barco antes de hundirse, qué tan lejos viajó desde se reabasteció de combustible por última vez y lo que llevaba. El equipo está comparando estos registros con la información sobre la ubicación actual del naufragio, el nivel de corrosión y el potencial impacto que tendría la fuga en los arrecifes, manglares y comunidades. Hasta ahora, han filtrado una lista de 3.000 barcos a unos 50 naufragios de alto riesgo. Si los fondos lo permiten, esperan estudiar estos restos en inmersiones el próximo año.

Pero entender qué barcos representan la mayor amenaza no es suficiente para resolver el problema. Para eso, la gente necesita bajar y drenar el petróleo de los barcos. Un obstáculo importante se interpone en el camino, dice la geoquímica Jacqueline Michel: "No hay dinero".

Retirar el petróleo de un solo naufragio cuesta millones de dólares, y los gobiernos de las islas del Pacífico probablemente no podrán asumir el costo. La mayoría de los restos en el Pacífico pertenecen a los Estados Unidos y Japón, pero las regulaciones internacionales que rodean la limpieza de los restos son difusas, dice Michel. "Normalmente las personas no les prestan atención hasta que comienzan a tener fugas".

Ignorar el problema no hará que desaparezca. "El tiempo es realmente crítico", dice Adams. Si el trabajo no comienza ahora, será demasiado tarde.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar