Ácido y cocaína: una peligrosa combinación para la vida marina

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Ácido y cocaína: una peligrosa combinación para la vida marina - 5.0 out of 5 based on 1 vote

rayas de cocaína

Para los erizos de mar, la acidificación de los océanos aumenta la toxicidad de la cocaína

Al igual que los ríos del este de Inglaterra y el mar Mediterráneo cerca de Grecia, la costa de Brasil está contaminada con cocaína. Tóxico comprobado para los mariscos y otros animales marinos sensibles, la droga pone en peligro a las especies que viven cerca de la costa donde está altamente concentrada.

Una nueva investigación, dirigida por Lorena da Silva Souza, candidata a doctorado en gestión marina y costera en la Universidad de Cádiz en España, muestra por primera vez que la acidificación de los océanos, otro peligro costero en expansión, amenaza con amplificar los efectos de la cocaína.

La cocaína llega al océano de varias maneras. A veces se cae de los barcos, la razón por la cual no es raro encontrar kilos que son arrastrados a tierra. Pero, principalmente, es a través de personas que toman la droga. Aunque el hígado metaboliza la mayor parte de lo que se consume, persiste alrededor del uno por ciento. Esta cocaína termina en la orina del usuario, luego pasa a través de una planta de tratamiento de aguas residuales donde gran parte se degrada y finalmente fluye hacia el mar.

A pesar de la descomposición de la mayoría de la cocaína, se han encontrado altas concentraciones de la ilícita droga en la costa de Brasil. En los últimos años, ha aumentado el uso de la droga por parte de los brasileños, un cambio atribuido a la creciente riqueza del país y su proximidad a Perú, Bolivia y Colombia, dondeocurre gran parte de la producción mundial de coca, la planta de la que se produce la cocaína.

A pesar de los esfuerzos para obstaculizar el aumento del rendimiento de la coca en Colombia, incluido un acuerdo entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que permite a los agricultores bajo el control de las FARC cultivar otros cultivos legales, tanto el cultivo de coca como la producción de cocaína alcanzaron un récord en 2017 [PDF].

Para probar los efectos de la cocaína en la vida oceánica, da Silva Souza y sus colegas brasileños recolectaron erizos de mar de la Bahía de Santos en el estado de São Paulo. Después de obtener la licencia adecuada del gobierno, los científicos obtuvieron crack del departamento de policía local. (No podían obtener una licencia para cocaína pura, pero podían obtener crack, un derivado de cocaína que comparte las mismas propiedades químicas que su compuesto original). Los científicos criaron los huevos de los erizos de mar en agua de mar, a veces dosificándolos con crack, otras veces exponiéndolos a una mayor acidez y en algunos casos haciendo ambas cosas.

Descubrieron que el crack y la acidez obstaculizaban el crecimiento de las larvas de erizos. Al enfrentar ambos factores juntos, los efectos fueron aún peores: condiciones más ácidas agravaron la toxicidad del medicamento. Algunos erizos larvales no lograron desarrollar todas sus patas, defectos que da Silva Souza dice que evitarían que los animales lleguen a la edad adulta.

Aunque da Silva Souza está alarmada por la cantidad de cocaína en Brasil, señala la conversación más amplia que tenemos a mano: "todo lo que usamos de alguna manera va al océano". Muchos productos farmacéuticos, por ejemplo, plantean problemas para los organismos marinos. En un estudio anterior, da Silva Souza descubrió que la fluoxetina, el antidepresivo comúnmente conocido como Prozac, daña el ADN de las branquias y las glándulas digestivas de un mejillón tropical.

Sara Castiglioni, investigadora del Instituto Mario Negri de Investigación Farmacológica en Italia que no participó en el estudio, está de acuerdo en que otros compuestos merecen mayor atención. "Lo que está entrando al medio ambiente no es un compuesto sino una mezcla muy compleja", dice Castiglioni. "La preocupación debería ser para todos estos compuestos, juntos".

Además de los productos farmacéuticos, muchos otros compuestos, incluidos perfumes, champús y cosméticos (productos para el cuidado personal con ingredientes como la benzofenona-4 que filtra los rayos UV y el triclosán antibacteriano) se incluyen bajo el paraguas de "contaminantes emergentes", así llamados por la poca investigación que se centró en ellos hasta hace poco.

Estos químicos no se degradan fácilmente en las plantas de tratamiento de aguas residuales, dice Castiglioni, lo que los hace especialmente preocupantes para la vida marina. Es un recordatorio de que la acción individual tiene ramificaciones más amplias para el mundo que nos rodea.

Artículo científico: Harmful effects of cocaine byproduct in the reproduction of sea urchin in different ocean acidification scenarios

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar