¿Qué nos pueden decir los neumáticos a la deriva sobre las nutrias marinas muertas?

nutrias marinas

Científicos finalmente revelan los resultados de un experimento que dejaron languidecer durante 25 años

En 1995 los científicos arrojaron 33 llantas de automóvil al Océano Pacífico. Su esperanza era que el caucho a la deriva les mostrara cómo afectan a las nutrias marinas los derrames de petróleo y, más de 20 años después, los neumáticos finalmente han hecho su trabajo.

Las nutrias marinas (Enhydra lutris) son más vulnerables a los derrames de petróleo que cualquier otro mamífero marino. Carecen de la grasa que mantiene calientes a las ballenas, focas, morsas y otros mamíferos marinos, y en su lugar confían en un denso pelaje que atrapa una capa de aire aislante cerca del cuerpo. Cualquier cosa que comprometa la impermeabilización de ese pelaje puede matar rápidamente a una nutria.

"Es la razón por la que nos enfocamos en ellas", dice Colleen Young, una científica ambiental del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California. "Además de los efectos que tiene el petróleo sobre cualquier animal ... las nutrias marinas son susceptibles a la hipotermia".

Los derrames de petróleo causan daños que a menudo son variados y generalizados. En una respuesta a derrames, nomalmente una de las primeras prioridades es recuperar y ayudar a la vida silvestre afectada. "Comenzamos con los obvios", explica Young, "animales realmente aceitados que son más fáciles de recoger". Sin embargo, a medida que avanza el derrame, los animales son más difíciles de atrapar. "De algunos sabemos que no los vamos a localizar", dice Young. "Puede ser realmente abrumador".

Para ayudar a esos animales, primero debes encontrarlos. Este problema también existe para aquellos encargados de recolectar cadáveres.

Lo que nos lleva de vuelta a los neumáticos del automóvil.

El mismo aire atrapado que mantiene calientes a las nutrias marinas también las ayuda a mantenerse flotantes, al igual que una fuerte relación pulmón-cuerpo. Eso significa que un cadáver de nutria puede permanecer flotando en la superficie durante más de un mes, empujado por las corrientes oceánicas y los vientos.

nutria marina  (Enhydra lutris)

Así que hace casi 25 años, solo seis años después que el petrolero Exxon Valdez derramara 42 millones de litros de petróleo en la costa del Pacífico de Alaska, y dos años después de que una tubería explotara en la playa de Avila en California, Jack Ames, el predecesor ahora retirado de Young, se dirigió a encontrar una manera de rastrear mejor las nutrias marinas muertas.

En este punto, Ames ya había estado trabajando en la investigación y conservación de la nutria marina durante más de 10 años. Se dio cuenta de que si bien una nutria marina y un neumático de goma tienen casi tanto en común como un cuervo y un escritorio, en el mar se comportan de manera similar. Cuando se cortan por la mitad, los neumáticos semejan la postura de una nutria marina en rigor mortis. Ames y sus colegas pasaron un año desde 1995 hasta 1996 desplegando y rastreando 33 llantas y 33 cadáveres de nutrias reales mientras flotaban por el Pacífico.

"Realizaron un gran informe", dice Young. "Simplemente no logramos analizar realmente los datos".

Entonces, cuando el jefe de Young se le acercó para terminar el estudio de décadas, ella aceptó con entusiasmo. Poco sabía ella que la llevaría cinco años más para finalmente mostrárselo a todos, incluidas las personas que originalmente trabajaron en el diseño y la ejecución del estudio para llevarlo a cabo.

Con el análisis ahora completo, Young finalmente pudo decir que con vientos débiles, tanto las nutrias como los neumáticos se desplazan sorprendentemente lejos: durante un período de 33 días, un objetivo se movió más de 300 kilómetros. Ella y su equipo también encontraron correlaciones entre la fuerza del viento y la dirección de la deriva. Además, tanto las llantas como las nutrias quedaron atrapadas por obstáculos: los lechos de algas mantuvieron como rehenes a algunos objetivos durante semanas, información que podría ayudar a los rastreadores a recuperar los cadáveres después de los derrames.

Emily Jeffers, abogada del Centro para la Diversidad Biológica sin fines de lucro que se enfoca en litigios para establecer zonas críticas de hábitat y hacer cumplir las protecciones para las nutrias marinas y otras especies marinas, dice que si bien los respondedores de derrames "quieren hacer todo lo posible para ayudar a los animales que se pueden salvar", rastrear a los que no podrían es igual de importante [PDF].

"Saber cuántos animales se perdieron, dónde estaban y por qué no pudieron ser salvados puede ayudarnos a diseñar estrategias de respuesta y medidas de manejo que protejan mejor a las nutrias marinas y otros animales", dice Jeffers.

Gracias a una flotilla de neumáticos olvidados, la búsqueda podría ser más simple en el futuro.

Artículo científico: Drift and beaching patterns of sea otter carcasses and car tire dummies

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar