Las tortugas marinas se sienten atraídas por el olor a plástico como si fuera comida

tortuga marina (Caretta caretta)

Ayuda a explicar por qué las tortugas están tan afectadas por la contaminación marina

Durante mucho tiempo se pensó que las tortugas marinas se sienten atraídas por la basura plástica y la ingieren porque la confunden con presas, como las medusas. Pero en realidad parece ser mucho peor que eso. Un nuevo estudio mostró que las tortugas se sienten atraídas por las basuras plásticas no solo por su aspecto, sino también por su olor.

Literalmente comida basura

Las tortugas bobas ingieren a menudo desechos plásticos como bolsas de mano o tapas de botellas, lo que hace que se enfermen o queden atrapadas en la playa con su sistema digestivo lleno o parcialmente bloqueado.

Para estudiar el comportamiento de las tortugas marinas alrededor de los desechos plásticos marinos, los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y la Universidad de Florida compararon cómo 15 jóvenes bobas (Caretta caretta) criadas en cautiverio reaccionaron a los olores de los alimentos de las tortugas, plástico empapado en el océano, plástico limpio y agua desionizada.

Según los resultados de un experimento realizado en un laboratorio, las tortugas ignoraron los olores de plástico limpio y agua. Sin embargo, cuando se expusieron al olor de alimentos y plásticos empapados, las tortugas se sienten atraídas por los olores y comienzan a exhibir comportamientos de alimentación. Esto incluyó sacar sus narices del agua, una señal de que estaban tratando de identificar la fuente de alimento. También se volvieron más activas físicamente mientras buscaban comida.

Los plásticos contaminados biológicamente forman una capa de algas, plantas, plancton y microorganismos, lo que puede explicar por qué las tortugas los confunden con comida. Sin embargo, los científicos se sorprendieron mucho al descubrir que las criaturas marinas respondían a los olores del plástico contaminado biológicamente con la misma intensidad que al olor a pescado y camarones, su comida favorita. En comparación con el agua y el plástico limpio, las tortugas mantuvieron sus narices fuera del agua más de tres veces más.

"Esperábamos que respondieran a ambos en mayor medida que los tratamientos de control, pero las tortugas conocen el olor de su comida ya que la han estado oliendo y comiendo en cautiverio durante 5 meses. Esperaba que sus respuestas a la comida fueran más fuertes", dijo en un comunicado Joseph Pfaller de la Universidad de Florida, Gainesville.

A ninguna tortuga involucrada en el estudio se le permitió ingerir plástico y luego fueron liberadas al océano una vez que terminó la investigación.

tortuga marina durante el estudioEstos hallazgos ayudan a explicar por qué las tortugas, especialmente las tortugas muy jóvenes que tienden a nadar más cerca de la superficie que las tortugas más viejas, están tan afectadas por la contaminación marina.

"El problema plástico en el océano es más complejo que las bolsas de plástico que parecen medusas o la paja errante atrapada en la nariz de una tortuga", dijo Pfaller. "Estas son piezas importantes y preocupantes para el rompecabezas, y todos los plásticos representan un peligro para las tortugas".

Casi todas las especies de tortugas marinas están clasificadas como en peligro de extinción, y el plástico está haciendo más que su parte de daño.

A nivel mundial, se estima que aproximadamente el 52% de todas las tortugas marinas han comido plástico. En 2018 los investigadores de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth de Australia (CSIRO) estimaron que habían ingerido plástico el 90% de las tortugas marinas verdes juveniles en la costa de Brasil. También descubrieron que una vez que una tortuga había ingerido 14 artículos de plástico, había un 50% de probabilidad de que muriera.

Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial, la Fundación Ellen MacArthur y McKinsey and Company, el 32% de los 78 millones de toneladas de envases de plástico producidos anualmente terminan en el océano, lo que equivale a verter cada minuto un camión de basura de plástico en el Océano.

"En partes del Océano Pacífico hay grandes áreas cubiertas con desechos plásticos flotantes", dijo Kenneth J. Lohmann, profesor de biología en la Universidad de Carolina del Norte.

"Una preocupación que plantea este estudio es que las densas concentraciones de plásticos pueden hacer que las tortugas, u otras especies, piensen que el área es una fuente abundante de alimentos. Estas áreas pueden atraer mamíferos marinos, peces y aves porque el área huele a un buen terreno de alimentación. Una vez que estos plásticos están en el océano, no tenemos una buena manera de eliminarlos o evitar que huelan a comida. Lo mejor que podemos hacer es evitar que el plástico penetre en el océano".

Los hallazgos aparecieron en la revista Current Biology: Odors from marine plastic debris elicit foraging behavior in sea turtles

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.