Las ballenas disfrutan del sonido del silencio mientras la pandemia de COVID-19 reduce el tráfico de barcos

ruido de barcos y ballenas

El silencio es oro para las criaturas marinas durante las cuarentenas mundiales

El COVID-19 puede ser aterrador para el resto del mundo, pero las ballenas seguramente lo estén disfrutando. La disminución de la economía debido al coronavirus ha frenado las exportaciones e importaciones en alrededor de un 20 por ciento y esto ha causado una dramática disminución en el ruido del océano.

El oceanógrafo David Barclay, de la Universidad Dalhousie de Canadá, y su equipo han estado analizando las señales de sonido de los observatorios de los fondos marinos de Ocean Networks Canada, cerca del puerto de Vancouver. Sus observaciones de la potencia acústica en el rango de 100 Hz de dos sitios han revelado una disminución en el nivel de ruido de hasta cinco decibelios.

"Ha habido una caída constante en el ruido desde el 1 de enero, lo que equivale a un cambio de cuatro o cinco decibelios en el período hasta el 1 de abril", dijo Barclay a The Guardian. "En general, sabemos que el ruido submarino a esta frecuencia tiene efectos en los mamíferos marinos".

Las dos ubicaciones de investigación incluyen un sitio en el océano profundo a aproximadamente 60 kilómetros del puerto de Vancouver a 3.000 metros de profundidad y un sitio interior más somero. La ubicación en aguas profundas registró una caída en el ruido semanal de 1.5 decibelios.

Un estudio de ballenas barbadas después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 mostró que la reducción en el tráfico de barcos y aéreos se asoció con una reducción del estrés crónico en los mamíferos marinos.

"Estamos ante un momento de verdad", dijo a The Guardian Michelle Fournet, una acústica marina de la Universidad de Cornell, que estudia ballenas jorobadas en el sureste de Alaska. “Tenemos la oportunidad de escuchar, y esa oportunidad de escuchar no volverá a aparecer en nuestra vida".

efectos del ruido de los baros en las ballenas

La caída del turismo también ha sido una fuente del declive del tráfico oceánico, otro beneficio adicional para los cetáceos. Finales de abril generalmente marca el comienzo de la temporada de cruceros en el sureste de Alaska con los barcos que atracan en Vancouver antes de dirigirse al estado 49.

"Lo que sabemos sobre las ballenas en el sureste de Alaska es que cuando hace mucho ruido llaman menos, y cuando pasan los barcos llaman menos", dijo Fournet. "Espero que lo que podamos ver sea una oportunidad para que las ballenas tengan más conversación y una conversación más compleja".

"El beneficio más claro de la reducción en el tráfico de embarcaciones es para las madres jorobadas y las terneras lactantes, que tienden a ser un tanto solitarias", dijo al Star-Advertiser de Hawái, Marc Lammers, coordinador de investigación del Santuario Marino Nacional de la Ballena Jorobada de las Islas Hawaianas.

"No tener humanos tratando de verlas o, en algunos casos, interactuar con ellas será un gran beneficio para la madre, cuya prioridad es proteger y amamantar a su cría para que pueda ser lo suficientemente fuerte como para hacer el viaje a Alaska. Le permite conservar su energía y transferir en paz esa energía a su cría, sin tener que preocuparse de los palistas y cinco o seis barcos que se acercan a la vez".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.