Lo que es malo para las abejas también podría ser malo para la vida marina

abeja polinizadora

Una investigación preliminar muestra que un popular insecticida obstaculiza los artrópodos en el océano

En las últimas dos décadas, los agricultores que esperan evitar las plagas han recurrido cada vez más a plantar semillas que provienen directamente del proveedor pre-recubiertas con neonicotinoides, una controvertida clase de insecticidas químicamente relacionados con la nicotina. Con el insecticida incorporado en las semillas, los agricultores ya no tienen que rociar sus campos con productos químicos tóxicos, lo que teóricamente reduce el riesgo para las especies no objetivo.

Pero resulta que los neónicos, como también se los conoce, sí impactan a otras especies, principalmente las abejas melíferas, cuyo declive se ha relacionado con los insecticidas. Ese descubrimiento llevó a la Unión Europea a prohibir los neónicos en 2018.

Sin embargo, siguen siendo ampliamente utilizados en los Estados Unidos, así como en Canadá, aunque con algunas restricciones. Ahora, Haley Davis, una estudiante de pregrado que estudia toxicología en ecosistemas marinos en el Laboratorio Marino Hollings en Carolina del Sur, y sus colegas, están planteando otra razón más para preocuparse por los insecticidas. Los neónicos se disuelven fácilmente en el agua, dicen, y podrían estar dañando la vida marina.

En una reunión científica en febrero Davis y sus colegas investigadores presentaron los resultados de su examen sobre los efectos del imidacloprid, un neonicotinoide común, en especies de corales y arrecifes que son vulnerables a la escorrentía de la agricultura costera.

Descubrieron que el coral expuesto al insecticida había reducido la actividad de los pólipos, una indicación de un mayor estrés. Los anfípodos en forma de camarones también se vieron afectados. Incluso a dosis bajas, la exposición a imidacloprid inhibió su movimiento. Y para algunos, los altos niveles de exposición fueron fatales.

camarón mantis

Masumi Yamamuro, biogeoquímica del Servicio Geológico de Japón que no participó en la investigación, dice que, al igual que las abejas, muchos animales marinos son artrópodos y, por lo tanto, podrían ser igualmente vulnerables a los neónicos. "La interrupción de los ecosistemas marinos y la red alimentaria podría ser grave", dice ella.

Pero cuando se trata de esta clase de insecticida, no se comprende bien la relación entre exposición e impacto, dice Michelle Hladik, una química ambiental del Servicio Geológico de EE. UU. que no participó en el estudio. Hladik dice que la mayoría de las concentraciones de neónicos probados en el experimento de Davis fueron irrealmente altas, más allá de lo que se ve en la naturaleza. Pero incluso las dosis bajas, agrega, aún podrían ser un peligro para la vida marina.

Aunque se necesita más investigación para encontrar los umbrales de concentración en los que los neónicos se vuelven dañinos, algo que Davis y sus colegas están tratando de descubrir, Hladik dice que su estudio es un paso hacia la rectificación de esa brecha en el conocimiento.

Conferencia: Coral Reef Organisms: Differential Sensitivities to an Agricultural Pesticide

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar