La contaminación por metales pesados debilita las conchas de las vieiras y amenaza su supervivencia

vieira Pecten maximus

La minería de hace 100 años todavía esté afectando la vida marina

La contaminación por metales deja a las vieiras indefensas contra los cangrejos y las langostas

Los mariscos como las vieiras, los mejillones y las ostras (moluscos bivalvos) absorben fácilmente pequeñas cantidades de metales en sus tejidos y conchas. En concentraciones suficientes, esto puede dañar sus posibilidades de crecimiento y supervivencia, e incluso amenazar la salud de cualquier ser humano que coma su carne contaminada.

Estos mariscos proporcionan una cuarta parte de los mariscos del mundo, por lo que el impacto de la contaminación de los "metales pesados", como el plomo, el zinc y el cobre, es de enorme importancia.

Recientemente Bryce Stewart y Roland Kröger investigaron los efectos de la contaminación por metales en la gran vieira, Pecten maximus, para un nuevo estudio científico. Se trata de una especie común que sustenta la pesquería más valiosa de Inglaterra y la tercera más valiosa del Reino Unido en general.

Descubrieron por casualidad por primera vez estos efectos de la contaminación. Mientras realizaban estudios rutinarios de evaluación de poblaciones en la Isla de Man, una isla autónoma que se encuentra entre Gran Bretaña e Irlanda, observaron que las vieiras encontradas en el caladero de Laxey frente a la costa este tenían muchas más probabilidades de tener conchas letalmente dañadas que las vieiras de otros lugares.

Laxey es famosa por la rueda hidráulica en funcionamiento más grande del mundo, un ejemplo espectacular de la ingeniería victoriana utilizada para bombear agua de una mina que producía plomo, cobre, plata y zinc.

rueda minera de Laxey

Imagen: La rueda minera de Laxey de 22 metros de diámetro es ahora una atracción turística

La mina cerró en 1929, pero su legado es que los sedimentos en los ríos, el estuario y las aguas del mar alrededor de Laxey son anormalmente altos en metales.

Parecía que la contaminación por metales podría ser responsable de las conchas dañadas que los investigadores descubrieron. Para probar esta hipótesis, analizaron la resistencia de las conchas de vieira que se habían recolectado de Laxey y otros caladeros alrededor de la Isla tanto en 2004 como en 2013. En ambos grupos, se encontró que los caparazones de Laxey eran significativamente más débiles que los de todas las demás áreas.

Un análisis detallado reveló que las conchas de Laxey eran proporcionalmente más delgadas que las conchas encontradas en otras áreas, y que la estructura interna de ellas contenía una ruptura o falla.

No pudieron detectar metales en las conchas, pero creen que incluso en pequeñas cantidades los metales están afectando la fisiología de las vieiras o interrumpiendo las reacciones químicas durante el proceso de mineralización (crecimiento de la concha).

En términos de ecotoxicología, lo que observaron se denomina efecto de punto final no apical. Las conchas debilitadas no matan directamente las vieiras, sino que las dejan más vulnerables a la mortalidad.

Estas respuestas rara vez se tienen en cuenta al evaluar los efectos de los contaminantes ambientales, pero podrían tener importantes implicaciones.

Esto es motivo de preocupación, porque los niveles de contaminación por metales que observaron los científicos estaban generalmente por debajo de los actuales límites reglamentarios que se cree afectan la vida marina, y las vieiras se consideraban perfectamente seguras para comer.

daños en vieiras

Imagen: Vieiras reales que muestran diferentes niveles de daño después de quedar atrapadas en dragas alrededor de la Isla de Man. Este tipo de daño es mucho más probable en áreas contaminadas con metales pesados.

Metales en el mar

Es notable que la minería de hace 100 años todavía esté afectando la vida marina de esta manera.

Pero, dado que la contaminación por metales es una amenaza común y creciente en las zonas costeras de todo el mundo, y que muchos otros mariscos y especies marinas, como los corales, producen estructuras calcificadas químicamente similares a las conchas de vieira, los investigadores creen que los metales pueden tener efectos invisibles a gran escala.

Por tanto, es posible que debamos repensar cómo evaluamos y gestionamos los riesgos de contaminación por metales.

Los metales son un componente natural de los sistemas marinos y, en concentraciones mínimas, pueden ser esenciales para sustentar la vida. Sin embargo, las actividades humanas han elevado sus concentraciones en muchos ambientes marinos hasta el punto en que se han vuelto tóxicas.

vieiras contaminadas por metales pesados

Imagen: Las vieiras con conchas anormalmente delgadas también tienen más probabilidades de dañarse al ser capturadas.

Esta contaminación proviene de una variedad de fuentes como la escorrentía de la actividad minera, agrícola e industrial; explotación de petróleo y gas en alta mar; y lixiviación de pintura antiincrustante de los cascos de los barcos. Como resultado, la contaminación por metales tiende a ser mayor en los estuarios, alrededor de los puertos y en las aguas costeras.

A pesar de las recientes regulaciones más estrictas que controlan el uso de metales en ambientes marinos, continúan siendo una creciente amenaza. Esto se debe a que los metales pesados son muy persistentes (no desaparecen con el tiempo) y el desarrollo costero en curso y las artes de pesca remolcadas por el fondo están removilizando los sedimentos contaminados.

El cambio climático también está agravando la amenaza porque el aumento de las precipitaciones aumenta la escorrentía de las áreas contaminadas, y el calentamiento y la acidificación de los océanos están aumentando la tasa de absorción y toxicidad de los metales en el agua de mar.

"La mayoría de los estudios anteriores se han concentrado en los efectos directos de los metales sobre la supervivencia de los mariscos o la seguridad alimentaria. Sin embargo, nuestro nuevo estudio ha descubierto que incluso concentraciones relativamente bajas de contaminación por metales parecen estar causando que las vieiras desarrollen conchas más débiles", dicen los investigadores.

Esto hace que las vieiras sean más vulnerables a ser devoradas por cangrejos y langostas y a las perturbaciones causadas por las tormentas y la actividad pesquera, con repercusiones ecológicas y económicas potencialmente importantes.

Este artículo se vuelve a publicar desde The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original en inglés: Metal pollution is leaving scallops helpless against crabs and lobsters

La investigación se publicó en Science Direct: Metal pollution as a potential threat to shell strength and survival in marine bivalves

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: