¿Los productos químicos industriales están matando a raras ballenas y familiares delfines?

ballena picuda de Gervais varada

Detectan por primera vez en raras especies el antibacteriano ampliamente utilizado Triclosán y el popular herbicida Atrazine

Mamíferos marinos varados en las playas del sureste de Estados Unidos murieron con altos niveles de contaminantes almacenados en sus órganos y grasa, informaron los investigadores recientemente en Frontiers in Marine Science.

"Los mamíferos marinos son como una prueba de fuego para el ecosistema", dijo la autora principal Annie Page-Karjian, veterinaria clínica del Instituto Oceanográfico Harbor Branch de la Florida Atlantic University. "Mirarlos a ellos y a las toxinas a las que están expuestos nos da una instantánea de lo que está sucediendo en el medio marino".

Miles de productos químicos de hogares, granjas y fábricas entran silenciosamente al océano todos los días. Algunos se absorben fácilmente en trozos de otro contaminante común: el plástico. Cuando pequeños animales como el plancton y las anchoas lo confunden con alimentos, el plástico ingresa a la cadena alimentaria, junto con las sustancias químicas que absorbió.

Si bien la cantidad de toxinas ingeridas por una anchoa es minúscula, la mayoría de los mamíferos marinos son depredadores ápice, y comen cada día cientos de peces, calamares o krill. A través de un proceso llamado bioacumulación, pequeñas cantidades de toxinas ingeridas se concentran en los carnívoros con el tiempo, comprometiendo sus sistemas inmunológicos y funciones corporales.

Los investigadores recopilaron datos de autopsias de 83 ballenas dentadas y delfines que aparecieron en Florida y Carolina del Norte entre 2012 y 2018. Examinaron 46 delfines nariz de botella (Tursiops truncatus), 21 cachalotes pigmeos (Kogia breviceps) y un pequeño número de animales de otras nueve especies.

cachalote pigmeo varado

Imagen: Nueve de los 15 cachalotes pigmeos (Kogia breviceps) a los que se les realizó la autopsia para el estudio estaban demacrados cuando murieron, cero se consideró en condición "robusta". Crédito de la foto: Inwater Research Group

El equipo examinó muestras de hígado y grasa en busca de metales pesados como mercurio, plomo y arsénico. También buscaron Triclosán, un antibacteriano y antifúngico presente en algunos productos de consumo, como pasta de dientes, jabones, detergentes y juguetes; Atrazina, un herbicida usado en campos de maíz y caña de azúcar; y un puñado de productos químicos plastificantes como BPA y NPE, que se encuentran en innumerables productos, desde envases de alimentos hasta ropa.

"Encontramos algunas de las concentraciones de mercurio más altas que jamás se hayan reportado en cualquier ser vivo en cualquier lugar", dijo Page-Karjian a Mongabay. Dos delfines nariz de botella encontrados varados en Waves, Carolina del Norte y North Palm Beach, Florida, tenían en sus hígados más de 1.400 microgramos de mercurio por gramo de tejido (1.400 partes por millón). Solo 10 partes por millón de mercurio pueden causar daño neurológico en los fetos humanos.

delfines cabeza de melón

Imagen: El estudio incluyó tres delfines de cabeza de melón (Peponocephala electra), una especie común en alta mar, que contenía altos niveles de selenio y mercurio y trazas de BPA y NPE en sus tejidos. Crédito de la foto: Laura Morse, NOAA / NMFS / PIFSC

Además de las toxinas en sus tejidos, todos los animales tenían una serie de enfermedades físicas que incluían deterioro renal, tumores de tiroides y enfermedad hepática crónica. "Muchas de estas [dolencias] pueden ser causadas por varamientos o golpes, pero también pueden ser causadas por la exposición a toxinas", dijo Page-Karjian.

Los veterinarios tradicionalmente registran datos patológicos durante las autopsias, pero generalmente no realizan pruebas de toxinas. Los autores creen que es valioso considerar ambos. Incluso si las toxinas no son la causa directa de la muerte, explicó Page-Karjian, "podrían haber provocado la muerte del animal".

Sin embargo, es difícil probar que los contaminantes mataron a los animales, dijo Kathleen Colegrove, profesora clínica de patología zoológica en la Universidad de Illinois. "Los autores hicieron un gran trabajo al intentar realmente no dar ese salto", dijo a Mongabay.

delfines manchados del Atlántico

Imagen: Los delfines manchados del Atlántico (Stenella frontalis) en este estudio murieron con una larga lista de patologías que incluyen fibrosis miocárdica, hepatitis y atrofia del páncreas y la glándula tiroides. Crédito de la foto: Sheilapic76 / creative commons

Una especie incluida en el proyecto de seis años, la ballena picuda o zifio de Gervais (Mesoplodon europaeus), es tan esquiva que solo unas pocas personas la han visto con vida. “[Este estudio] tenía tres especies de zifios, lo cual es asombroso porque esos animales rara vez se quedan varados”, dijo Colegrove, que no participó en el estudio.

Muchas especies de alta mar, como el zifio de Gervais, pasan su vida a miles de kilómetros de la costa, buscando alimento a miles de metros bajo el agua. Y, sin embargo, la evidencia muestra que contienen niveles potencialmente letales de químicos industriales, lo que sugiere que los peligros de la contaminación del océano llegan más lejos de lo que pensábamos.

El estudio es un primer paso eficaz hacia la ampliación de nuestra comprensión de la contaminación química en especies marinas, dijo Colegrove. Añadió que el informe "establecerá estudios futuros para tener una visión más precisa" de cómo afecta la contaminación a algunos de los mamíferos menos estudiados del océano.

Artículo científico: Anthropogenic Contaminants and Histopathological Findings in Stranded Cetaceans in the Southeastern United States, 2012–2018

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.