Nuevo proceso basado en diamantes podría ayudar a salvar el océano de los microplásticos

lavandería

La electrooxidación no solo atrapa las fibras, sino que las deconstruye activamente

Una nueva técnica que utiliza diamantes y titanio tiene el potencial de ayudar a eliminar las microfibras de plástico antes de que entren al medio ambiente, descomponiéndolas en moléculas naturales.

Es un dato que la industria de la moda preferiría mantener en secreto: la mayoría de nuestra ropa sintética está hecha de plástico y está contribuyendo a un gran problema, arrojando fibras microplásticas en nuestras aguas residuales.

"La liberación de microplásticos en el medio marino se reconoce como un importante problema relacionado con la contaminación del agua. Se ha demostrado que en ambientes acuáticos, estos microplásticos adsorben sustancias tóxicas y pueden ser ingeridos por organismos acuáticos", explican en un nuevo artículo investigadores del Institut National de la Recherche Scientifique (INRS) de Canadá.

"Posteriormente, se acumulan en la cadena alimentaria y después llegan a los humanos".

Hay muchas formas en que el plástico se puede verter en el medio ambiente, desde envases de plástico hasta llantas de automóviles, pero hasta hace poco uno de los mayores contribuyentes, las microfibras de nuestra ropa, se ha pasado por alto en su mayoría.

Cuando se lava la ropa hecha de telas como poliéster, nailon y acrílico, se desprenden del material pequeñas microfibras de plástico y entran en las aguas residuales y, si no se retiran, en nuestros cursos de agua.

El nuevo método de eliminación de plástico, llamado electrooxidación, no solo atrapa las fibras, sino que las deconstruye activamente.

"Utilizando electrodos, generamos radicales hidroxilo (·OH) para atacar a los microplásticos", explica uno de los investigadores, el científico de electrotecnología Patrick Drogui. "Este proceso es ecológico porque los descompone en CO2 y moléculas de agua, que no son tóxicas para el ecosistema".

Cuando los investigadores hicieron experimentos usando electrodos de titanio y diamante dopados con boro en agua que estaba contaminada artificialmente con microperlas de poliestireno de 26 µm de tamaño, encontraron que en la marca de las seis horas, el 89 por ciento del plástico estaba degradado.

dispositivo de electrooxidación

Todavía quedan algunos problemas por solucionar en este proceso. El uso de diamantes es sorprendentemente caro, aunque el equipo explica que los componentes se pueden reutilizar durante varios años.

Los investigadores también necesitarán experimentar utilizando aguas residuales reales para determinar si el proceso es tan efectivo cuando hay otros contaminantes presentes. Hasta ahora, el equipo solo ha probado plástico de poliestireno.

En el futuro esperan integrar en las lavanderías comerciales algo como esto, o potencialmente incluso en cada lavadora, pero eso todavía está lejos.

"Cuando esta agua de lavandería comercial llega a la planta de tratamiento de aguas residuales, se mezcla con grandes cantidades de agua, los contaminantes se diluyen y por lo tanto son más difíciles de degradar", dijo Drogui.

"A la inversa, al actuar en la fuente, es decir, en la ropa, la concentración de microplásticos es mayor (por litro de agua), por lo que es más accesible para la degradación electrolítica".

electrooxidación

Actualmente, el 80 por ciento de las aguas residuales del mundo no se trata en absoluto antes de regresar al medio ambiente, por lo que aún queda mucho trabajo por hacer en esta área.

También es importante tener en cuenta que esta no es la única forma de eliminar el plástico de nuestras aguas residuales. Muchas plantas de tratamiento de aguas residuales ya utilizan un proceso que captura el 99 por ciento de las partículas de más de 20 micrómetros de tamaño, pero esto todavía significa que tienes que hacer algo con el plástico una vez que ha sido atrapado, un problema que también resuelve el proceso de electrooxidación.

Además, dado que las telas textiles constituyen la mayoría de los microplásticos en el océano, no estamos haciendo lo suficiente para eliminarlos.

Obviamente, una de las formas más fáciles de evitar que nuestra ropa pierda plástico es dejar de usar plástico para producir ropa. Esto requeriría grandes cambios en la forma en que producimos, consumimos y regulamos la fabricación de ropa.

Pero para todo el plástico que ya está dentro de nuestro sistema de consumo, es bueno saber que pronto podría haber más formas de eliminar las microfibras antes de que tengan la oportunidad de causar un daño potencial.

La investigación se ha publicado en Environmental Pollution: Treatment of microplastics in water by anodic oxidation: A case study for polystyrene

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: