Clicky

iceberg A68A

El viaje del A68A duró 3,5 años y recorrió 4.000 km a través del Océano Austral

152 mil millones de toneladas de agua dulce, equivalente a 20 veces el volumen del lago Ness o 61 millones de piscinas olímpicas, ingresaron a los mares alrededor de la isla subantártica de Georgia del Sur cuando el mega-iceberg' A68A se derritió durante tres meses en 2020/2021, según un nuevo estudio.

En julio de 2017 el iceberg A68A se desprendió de la plataforma de hielo Larsen-C en la Península Antártica y comenzó su épico viaje de 3,5 años y 4.000 km a través del Océano Austral. Con una extensión de 5.719 kilómetros cuadrados, una cuarta parte del tamaño de Gales, fue el iceberg más grande de la Tierra cuando se formó y el sexto más grande registrado. Alrededor de la Navidad de 2020, el témpano recibió una atención generalizada cuando se acercó de manera preocupante a Georgia del Sur, lo que generó preocupaciones de que podría dañar el frágil ecosistema de la isla.

Investigadores del Centro de Observación y Modelado Polar (CPOM) y del British Antarctic Survey (BAS) utilizaron mediciones satelitales para trazar el área del iceberg A68A y el cambio de grosor a lo largo de su ciclo de vida. Los autores muestran que el témpano se había derretido lo suficiente como para evitar dañar el lecho marino alrededor de Georgia del Sur al encallar.

Sin embargo, un efecto secundario del derretimiento fue la liberación de una colosal cantidad de 152 mil millones de toneladas de agua dulce en las proximidades de la isla, una perturbación que podría tener un profundo impacto en el hábitat marino de la isla.

Durante los primeros dos años de su vida, el A68-A permaneció cerca de la Antártida en las frías aguas del mar de Weddell y experimentó poco derretimiento. Sin embargo, una vez que comenzó su viaje hacia el norte a través del Pasaje Drake, atravesó aguas cada vez más cálidas y comenzó a derretirse. En total, el iceberg se adelgazó 67 metros desde su espesor inicial de 235 metros, y la tasa de fusión aumentó bruscamente a medida que el iceberg se desplazaba en el mar de Scotia alrededor de Georgia del Sur.

Animación: Adelgazamiento y rotura del iceberg A68A a lo largo del tiempo. Las tasas de fusión aumentan considerablemente una vez que el iceberg está a la deriva en mar abierto al norte de la península antártica. El grosor del iceberg se derivó de los datos de altimetría satelital de Cryosat-2 e ICESat-2. La forma y el tamaño del iceberg se obtuvieron de los datos de los satélites Sentinel-1, Sentinel-3 y MODIS. Crédito: Crédito: Anne Braakmann-Folgmann CPOM.

Laura Gerrish, especialista en GIS y mapeo en el BAS y coautora del estudio, dijo: "A68 fue un iceberg absolutamente fascinante para rastrear todo el camino desde su creación hasta su final. Las mediciones frecuentes nos permitieron seguir cada movimiento y ruptura del témpano mientras se movía lentamente hacia el norte a través del callejón de icebergs y hacia el mar de Scotia, donde luego ganó velocidad y se acercó muy de cerca a la isla de Georgia del Sur".

Si la quilla de un iceberg es demasiado profunda, puede encallarse en el fondo del mar. Esto puede ser perjudicial de varias maneras: las marcas de socavación pueden destruir la fauna y el témpano en sí puede bloquear las corrientes oceánicas y las rutas de alimentación de los depredadores. Se temían todos estos potenciales resultados cuando el A68A se acercó a Georgia del Sur.

Sin embargo, este nuevo estudio revela que chocó solo brevemente con el fondo del mar y se rompió poco después, lo que lo hace menos riesgoso en términos de bloqueo. Cuando llegó a las aguas poco profundas alrededor de Georgia del Sur, la quilla del iceberg se había reducido a 141 metros por debajo de la superficie del océano, lo suficientemente poco profunda para evitar el lecho marino, que tiene alrededor de 150 metros de profundidad.

Sin embargo, el ecosistema y la vida silvestre alrededor de Georgia del Sur ciertamente habrán sentido el impacto de la visita del colosal iceberg. Cuando los icebergs se desprenden de las plataformas de hielo, se desplazan con las corrientes oceánicas y el viento mientras liberan agua dulce y fría de deshielo y nutrientes a medida que se derriten.

Este proceso influye en la circulación oceánica local y fomenta la producción biológica alrededor del iceberg. En su apogeo, el iceberg se estaba derritiendo a un ritmo de 7 metros por mes y, en total, liberó la asombrosa cantidad de 152 mil millones de toneladas de agua dulce y nutrientes.

Animación: viaje del iceberg A68A desde la plataforma de hielo Larsen C en la península antártica, a través del mar de Weddell, a través del océano profundo del mar de Scotia y acercándose a Georgia del Sur al final de su vida útil.

Anne Braakman-Folgmann, investigadora del CPOM y candidata a doctorado en la Escuela de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Leeds, es la autora principal del estudio. Ella dijo: "Esta es una gran cantidad de agua derretida, y lo siguiente que queremos saber es si tuvo un impacto positivo o negativo en el ecosistema alrededor de Georgia del Sur. Debido a que A68A tomó una ruta común a través del Pasaje de Drake, esperamos aprender más sobre los icebergs que toman una trayectoria similar y cómo influyen en los océanos polares".

El viaje de A68A ha sido cartografiado usando observaciones de cinco satélites. El cambio de área del iceberg se registró utilizando una combinación de imágenes Sentinel-1, Sentinel-3 y MODIS. Mientras tanto, el cambio de grosor del iceberg se midió utilizando la altimetría CryoSat-2 e ICESat-2. Al combinar estas medidas, se determinaron el área, el grosor y el cambio de volumen del iceberg.

iceberg A68A

Imagen: El iceberg A68A acercándose a la isla de Georgia del Sur (14 de diciembre de 2020). La parte izquierda de la imagen son nubes. Crédito: imagen MODIS de NASA Worldview Snapshots.

Tommaso Parrinello, gerente de la misión CryoSat en la Agencia Espacial Europea, dijo: "Nuestra capacidad para estudiar con tanto detalle cada movimiento del iceberg se debe a los avances en las técnicas satelitales y al uso de una variedad de mediciones. Los satélites de imágenes registran la ubicación y la forma del iceberg y los datos de las misiones de altimetría agregan una tercera dimensión, ya que miden la altura de las superficies debajo de los satélites y, por lo tanto, pueden observar cómo se derrite un iceberg".

La investigación ha sido publicada en Remote Sensing of Environment: Observing the disintegration of the A68A iceberg from space

Imagen de cabecera: El iceberg A68A con algunas partes más pequeñas de hielo que se han desprendido a su alrededor (21 de noviembre de 2020). Crédito: imagen MODIS de NASA Worldview Snapshots.

Etiquetas: IcebergAgua dulce
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos