updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Océanos, menos agua y más caliente

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El mar Mediterráneo en Vinaroz

¿Qué volumen de agua tienen los océanos?

El calor en el océano tiene consecuencias en términos de los patrones del clima

disminución cálculo del volumen de los océanos Dos nuevos estudios de esta semana dan las mejores estimaciones científicas de la profundidad media de los océanos del mundo, la cantidad total de agua que contienen, y el grado en que este agua se ha calentado en los últimos veinte años, siendo esto último una importante medida del cambio climático.

En el primer estudio, publicado en la revista Oceanography, un equipo del Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts analizó los datos globales de satélite e hizo la mejor estimación de la historia de la cantidad de agua en los océanos del mundo. Ellos ponen la cifra en más de 1,3 millones de kilómetros cúbicos. Aunque eso es un poco menos agua que los científicos habían estimado previamente, es todavía suficiente para llenar más de 1,5 millones de piscinas de tamaño olímpico para cada persona en los Estados Unidos.

"Muchos valores para el agua se dan por sentados", dijo Matthew Charette, científico asociado en el Instituto Oceanográfico Woods Hole, en Woods Hole, Massachussets, quien encabezó el nuevo análisis de los océanos. "Si se quiere saber el volumen de agua en el planeta, sólo hay que buscar en Google, donde se obtienen cinco cifras diferentes y la mayoría son valores de hace 30 ó 40 años".

La profundidad aproximada de 3.68 kilómetros es entre 21 y 51 metros menor a los cálculos anteriores. (Algunas áreas del océano, como por ejemplo la fosa de las Marianas (con 11 kilómetros de profundidad) es, por supuesto, mucho más profunda que el promedio, mientras que otras áreas, como la dorsal mesoatlántica son menos profundas).

Los investigadores reportan que el volumen total del océano es menor a los cálculos más recientes en un volumen equivalente a aproximadamente cinco veces el Golfo de México, ó 500 veces los Grandes Lagos. Aunque a primera vista eso podría parecer bastante, es sólo alrededor de un 0.3 por ciento menor a los cálculos de hace 30 años.

estimación histórica del volumen en los océanos

La pequeña diferencia muestra lo precisas que fueron las técnicas de medición incluso más primitivas para calcular el volumen del océano. Ya desde 1888, por ejemplo, John Murray colgó pesas de plomo con una cuerda desde un barco para calcular un volumen oceánico -el producto del área del océano y la profundidad media del océano- apenas 1.2 por ciento mayor a la cifra reportada por Charette y su colega Walter H.F. Smith, un geofísico en el Servicio Nacional de Satélites Ambientales, Datos e Información, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

A partir del 1920, los investigadores que usaban resonadores mejoraron significativamente los cálculos de profundidad, de acuerdo a los investigadores. De forma más reciente, Smith y otros han sido pioneros en el uso de satélites para calcular el volumen del océano.

La tendencia hacia una disminución progresiva en los cálculos de volumen no se debe a que los océanos del mundo estén perdiendo agua. Más bien, refleja una mayor habilidad para ubicar cordilleras bajo el mar y otras formaciones geológicas que ocupan espacio que de otro modo sería ocupado por agua.

Las medidas satelitales revelan que los fondos del océano "son más accidentados y montañosos de lo que se había imaginado", dijo Smith.

Las relaciones del clima con el agua

océano El segundo estudio, publicado en la edición de esta semana de la revista Nature, aborda la forma en que toda esta agua puede ayudar a los científicos a rastrear el calentamiento global y predecir sus efectos.

Dirigido por John Lyman de la NOAA, este estudio participaron equipos de investigadores de Estados Unidos, Alemania y Japón. Analizaron varios conjuntos de mediciones de temperatura del océano coleccionadas en todo el mundo desde 1993 hasta 2008.

Estas mediciones fueron realizadas por diferentes grupos en este período de 16 años partiendo de distintas premisas. Algunas discrepancias entre ellos surgió debido a la forma en que los datos fueron procesados. Algunas franjas de mar no fueron incluidos en la muestra más amplia o tan a menudo como otros. Los cambios en la instrumentación han confundido la invstigación.

Sin embargo, Lyman y sus colegas normalizaron todas las medidas y, al hacerlo, encontraron la misma tendencia general para todos los datos.

"A pesar de ver las diferencias, todos son bastante consistentes", dijo Lyman.

También se promediaron los resultados de estos grupos, que les dio la mejor estimación hasta la fecha de la medida en que las capas superiores del océano se han calentado en los últimos dos decenios. Lyman dijo que la información es importante porque es una buena medida del calentamiento global.

"El noventa por ciento de la energía [aumentó atrapada por los gases de efecto invernadero] entra en el océano", dijo Kevin Trenberth, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado, un experto que no participó en el estudio de la NOAA.

mapa de la temperatura de los océanos, nasa

"Es importante hacer un seguimiento a esta situación para comprender adecuadamente lo que está ocurriendo en el sistema climático", dijo Trenberth. "Si usted descarga calor en el océano, que se mueve y vuelve a aparecer en alguna parte, tiene consecuencias en términos de los patrones del clima".

Un climatólogo de la NASA que no estuvo involucrado en la investigación, dijo esta semana que las tendencias a largo plazo  del calentamiento en el océano que se presentan en el nuevo estudio han confirmado otros resultados anteriores.

"Eso es lo que los modelos climáticos predijeron que sucedería", dijo Gavin Schmidt, climatólogo de la NASA. "Es un gran artículo".

Descargar en PDF informe: The Volume of Earth’s Ocean Nature: Robust warming of the global upper ocean

Ver también: Nuevas alertas sobre la acidificación y calentamiento del Mar