Temperaturas del agua: combustible para Ian, enfriamiento para Fiona

El huracán Ian desde satélite
Después de tocar tierra en el oeste de Cuba el 27 de septiembre como tormenta de categoría 3, el huracán Ian ingresó al Golfo de México con una trayectoria dirigida a Florida

Las temperaturas de la superficie del mar son solo uno de los factores que influyen en los huracanes

Aunque los ciclones tropicales son fenómenos atmosféricos, gran parte de su temible fuerza proviene del océano. Los mares son abundantes fuentes de humedad para alimentar las crecientes nubes de tormenta. De manera igualmente crítica, son grandes depósitos de energía térmica que pueden moverse desde el mar hasta el cielo.

Cuando el 27 de septiembre de 2022 el huracán Ian azotó el oeste de Cuba y se dirigió a la costa oeste de Florida (imagen de cabecera), se movió sobre una abundante fuente de combustible en el Golfo de México. Si bien las temperaturas de la superficie del mar son solo uno de los factores que influyen en los huracanes, son un buen indicador de la preparación del océano para sostenerlos.

El mapa de abajo muestra las temperaturas de la superficie del mar (TSM) medidas el 26 de septiembre por una combinación de satélites e instrumentos oceánicos y procesadas por científicos de la NASA. Los meteorólogos generalmente están de acuerdo en que las TSM deben estar por encima de los 27,8° Celsius (82,04° Fahrenheit) para sustentar e intensificar huracanes, ciclones y tifones. Las aguas superficiales por encima de ese umbral se representan en rojo en el mapa.

temperaturas del mar durante el huracán Ian

La evidencia de la transferencia de energía entre el océano y la atmósfera a menudo aparece después de una tormenta, literalmente. Cuando un huracán o tifón atraviesa una porción de océano, puede enfriar la superficie local del mar durante varios días.

Los mapas de abajo muestran anomalías en la temperatura de la superficie del mar el 15 de septiembre (izquierda) y el 26 de septiembre (derecha). Representan cuánto estaba la capa superficial por encima o por debajo de la temperatura promedio a largo plazo para esta época del año.

La tormenta que se convirtió en el huracán Earl dejó un rastro de agua más fría a su paso a medida que avanzaba por el noroeste del Atlántico entre el 3 y el 10 de septiembre. Luego, el huracán Fiona, que trazó un camino de destrucción a través de Puerto Rico, la República Dominicana, las Bermudas y Terranova, también dejó una estela a medida que avanzaba hacia el norte entre el 15 y el 26 de septiembre.

temperaturas del mar huracanes Earl y Ian

El vapor de agua se enfría naturalmente a medida que asciende por la atmósfera y luego vuelve a caer al mar en forma de agua de lluvia. Habiendo cedido gran parte de su calor a la atmósfera, la lluvia enfría un poco la superficie del mar. Al mismo tiempo, los vientos y las olas de un huracán dispersan el agua superficial cálida y traen agua más fría de las profundidades del océano.

En teoría, el agua más fría que sube a la superficie debería hacer que sea menos probable que se desarrolle o se intensifique una nueva tormenta en la misma área en los días siguientes. Sin embargo, las aguas del Atlántico Norte no estaban necesariamente frías después de Earl y Fiona, solo tenían una temperatura más baja que antes.

Imagen de cabecera

Después de tocar tierra en el oeste de Cuba el 27 de septiembre como tormenta de categoría 3, el huracán Ian ingresó al Golfo de México con una trayectoria dirigida a Florida. El Espectrorradiómetro de Imágenes de Resolución Moderada (MODIS) del satélite Terra de la NASA adquirió esta imagen en color natural del huracán Ian aproximadamente al mediodía hora local (16:00 hora universal) el 27 de septiembre de 2022, pocas horas después de que se alejara de la costa noroeste de Cuba. Los vientos alrededor de esta época medían 115 millas (185 kilómetros) por hora, ligeramente debilitados después de pasar sobre la isla, pero seguían siendo un potente huracán de categoría 3. Los meteorólogos señalaron que las aguas cálidas en el Golfo de México y la baja cizalladura del viento podrían ayudar al huracán a recuperar fuerza durante el día siguiente antes de tocar tierra a lo largo de la costa oeste de Florida.

Etiquetas: HuracánTemperatura aguaCubaFlorida

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: