El impacto que mató a los dinosaurios desencadenó un 'megaterremoto' que duró semanas o meses

dinosaurio durante el impacto del asteroide
Obra de arte que representa la experiencia de un dinosaurio por el impacto de Chicxulub. Crédito: Hermann Bermúdez

La cantidad de energía liberada fue 50.000 mayor que la del terremoto de magnitud 9,1 de Sumatra en 2004

Hace unos 66 millones de años, un asteroide de aproximadamente 10 kilómetros golpeó la Tierra, provocando la extinción de los dinosaurios. Nueva evidencia sugiere que el impacto de Chicxulub también provocó un terremoto tan masivo que sacudió el planeta durante semanas o meses después de la colisión. La cantidad de energía liberada en este "mega-terremoto" se estima en 1023 julios, que es unas 50.000 veces más energía que la liberada en el terremoto de magnitud 9,1 de Sumatra en 2004.

Hermann Bermúdez presentará evidencia de este "mega-terremoto" en la próxima reunión de la Geological Society of America, GSA Connects, en Denver este domingo 9 de octubre. A principios de este año, Bermúdez visitó afloramientos del infame límite del evento de extinción masiva Cretácico-Paleógeno (K-Pg) en Texas, Alabama y Mississippi para recopilar datos, complementando su trabajo anterior en Colombia y México documentando evidencia del catastrófico impacto.

En 2014, mientras realizaba trabajo de campo en la isla Gorgonilla de Colombia, Bermúdez encontró depósitos de esférulas: capas de sedimento llenas de pequeñas perlas de vidrio (de hasta 1,1 mm) y fragmentos conocidos como "tectitas" y "microtectitas" que fueron expulsados a la atmósfera durante un impacto de asteroide.

Estas perlas de vidrio se formaron cuando el calor y la presión del impacto derritieron y dispersaron la corteza terrestre, expulsando pequeñas gotas derretidas a la atmósfera, que luego cayeron a la superficie como vidrio bajo la influencia de la gravedad.

esférulas por el impacto que mató a los dinosauriosImagen derecha: Depósitos de esférulas en la isla Gorgonilla. Crédito: Hermann Bermúdez

Las rocas expuestas en la costa de la isla Gorgonilla cuentan una historia desde el fondo del océano, aproximadamente a 2 km de profundidad. Allí, a unos 3.000 km al suroeste del lugar del impacto, arena, lodo y pequeñas criaturas oceánicas se acumulaban en el fondo del océano cuando impactó el asteroide. Capas de lodo y arenisca hasta 10 a 15 metros por debajo del fondo del mar experimentaron deformación de sedimentos blandos que se conservan en los afloramientos de hoy, que Bermúdez atribuye a la sacudida del impacto.

Las fallas y deformaciones debidas a la sacudida continúan a través de la capa rica en esférulas que se depositó después del impacto, lo que indica que la sacudida debe haber continuado durante las semanas y meses que tardaron estos depósitos de grano más fino en llegar al fondo del océano. Justo encima de esos depósitos de esférulas, las esporas de helecho conservadas señalan la primera recuperación de la vida vegetal después del impacto.

Bermúdez explica: "La sección que descubrí en la isla Gorgonilla es un lugar fantástico para estudiar el límite K-Pg, porque es uno de los mejor conservados y se encuentra en lo profundo del océano, por lo que no se vio afectado por los tsunamis del impacto".

capa de esférulas por el impacto que mató a los dinosaurios

Imagen: Capa rica en esférulas deformadas en la isla Gorgonilla (Colombia) que muestra que la actividad sísmica persistió durante semanas o meses después del impacto. Crédito: Hermann Bermúdez

También se conservan evidencias de la deformación del megaterremoto en México y Estados Unidos. En la exposición de El Papalote en México, Bermúdez observó evidencia de licuefacción, cuando una fuerte sacudida hace que los sedimentos saturados de agua fluyan como un líquido. En Mississippi, Alabama y Texas, Bermúdez documentó fallas y grietas probablemente asociadas con el megaterremoto.

También documentó depósitos de tsunami en varios afloramientos, dejados por una enorme ola que fue parte de las catástrofes en cascada resultantes de la colisión del asteroide.

Bermúdez dará una charla sobre la evidencia del megaterremoto en la reunión de la GSA Connects en Denver el domingo 9 de octubre. También presentará un póster sobre sus observaciones de depósitos de tsunamis y deformaciones relacionadas con terremotos el lunes 10 de octubre, que estará disponible en inglés, español, italiano, francés y chino.

Al hablar de su investigación, enfatizó el importante papel que ha jugado la colaboración al visitar y estudiar tantos afloramientos que cuentan la historia de este evento extremo en la historia de la Tierra.

Conferencia: The Chicxulub Mega-Earthquake: Evidence From Colombia, Mexico, And The United States

Etiquetas: MegaterremotoImpactoAsteroideDinosaurio

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: