Desmitificando el peligro de las grandes 'olas imprevistas'

pesca en roca

La experiencia del pescador en roca marca la diferencia entre la seguridad y el peligro

Como nación "ceñida por el mar", los australianos viven el océano con su disfrute y riesgos.

Nadan, surfean, navegan y pescan. Y la pesca en roca es algo que disfrutan haciendo alrededor de 1,2 millones de australianos.

Pero en los últimos 13 años, Surf Life Saving Australia estima que han muerto 158 pescadores de roca mientras pescaban en las costas rocosas de Australia.

La pesca en roca (Rock fishing en inglés) ha sido identificada como la tercera causa más importante de ahogamiento costero, después de nadar o vadear y navegar.

Queriendo entender más sobre la percepción del riesgo de las olas, Peter Kamstra y sus colegas de la Universidad de Melbourne investigaron y entrevistaron a pescadores en el Consejo de Randwick, un "punto negro" de pesca en roca en el este de Sydney.

Su estudio, publicado en Ocean and Coastal Management que se basó en investigaciones anteriores en The Geographical Journal y The Professional Geographer, encontró que aunque el público y los medios de comunicación a menudo culpan a las "olas imprevistas o rebeldes" de numerosas muertes por pesca en roca, estos son en realidad raros eventos.

De hecho, sus hallazgos resaltan un importante desajuste entre cómo los científicos, los mensajes del gobierno y los medios de comunicación entienden los peligros de ahogarse mientras se pesca en roca en comparación con cómo lo experimentan los propios pescadores.

Anticipando grandes olas

Los pescadores experimentados describen varias "zonas" cuando examinan el mar en busca de riesgos. Los pescadores más experimentados tienden a mirar más allá de la costa cuando buscan olas peligrosas.

La primera zona está inmediatamente frente a las rocas donde los niveles de agua descienden en el seno de la ola, la segunda está hasta 50 metros de la costa observando las alturas de las olas y, finalmente, la tercera zona está hasta los 200 metros de la costa observando patrones o conjuntos de olas.

riesgo de olas imprevistas

Imagen: La imagen de la izquierda muestra a los pescadores de roca y las diferentes escalas espaciales utilizadas para anticipar el riesgo, mientras que las imágenes de la derecha muestran una sección transversal de la morfología de la plataforma costera (a) y las escalas espaciales utilizadas para anticipar el riesgo (b). Crédito: Universidad de Melbourne

La investigación sugiere que cuanto más miraban los pescadores a la alta mar, junto con la experiencia para saber lo que estaban buscando, más seguros estaban.

Esta perspectiva a mayor escala significa que algunos pescadores pueden anticipar olas más grandes antes de que golpeen las rocas, lo que les da tiempo para abandonar un lugar de riesgo.

Por el contrario, los pescadores inexpertos a menudo no saben que hay un período de olas. Un período o intervalo de ola es el tiempo que tarda una longitud de ola completa en pasar por un punto fijo, y se expresa en segundos.

Los períodos de olas más cortos pueden estar separados entre ocho y 12 segundos, tienden a parecer más picos y más juntos. Mientras que los períodos de olas más largos pueden tener una diferencia de 10 a 20 segundos y transportar mucha más energía.

Cuando un conjunto de olas más grande llega durante un período de olas más largo, un pescador inexperto a menudo piensa en ellas como "olas anormales" en lugar de sucesos normales.

periodos de ola

Imagen: Un ejemplo de cómo el riesgo de períodos de olas más largos afecta la apariencia del riesgo esbozado por un pescador experto. Crédito: Universidad de Melbourne

Calmos, pero mares engañosos

Para aquellos que observan olas peligrosas inmediatamente frente a la plataforma en la que se encuentran, solo les quedan unos segundos para responder. Estas personas tienden a ser los pescadores menos experimentados.

Esta falta de perspectiva es potencialmente catastrófica cuando pensamos en el comportamiento de los pescadores; a menudo se distraen recuperando una línea atrapada o enrollando una gran captura.

El resultado, en algunos casos, puede ser que una gran ola ya se encuentra sobre un pescador cuando la nota por primera vez.

Esta percepción experta posiblemente la describa mejor un entusiasta pescador con el que hablaron los investigadores en 2018 en el este de Sydney con siete años de experiencia en la pesca:

"Vendrán grandes olas de desbordamiento, pero en diferentes momentos. Creo que los pescadores de roca sin experiencia vienen aquí y dicen 'oh, está vidrioso (o en calma), así que debe ser seguro'. En algunos casos tienen razón. Pero con un período de ola de más de diez segundos, se adormecen con una falsa sensación de seguridad y si no se alejan de esa gran ola cada 30 a 40 minutos, son derribados, se golpean la cabeza y terminan en el agua".

Los pescadores experimentados explican que los mares "en calma" pueden presentar un riesgo tanto alto como bajo, dependiendo de si el pescador comprende que la ausencia de alturas visibles de las olas puede representar un riesgo alto.

En contra de la intuición, las condiciones aparentemente tranquilas durante los períodos de olas largas son realmente peligrosas para los pescadores sin experiencia.

aviso de olas imprevistas

Imagen: Una señal de advertencia para los pescadores en la costa de Victoria. Imagen: David Kennedy

¿Existen las grandes olas imprevistas?

A diferencia de las historias sensacionalistas de olas imprevistas que arrastran a los pescadores hasta la muerte, los autores del estudio investigaron si esta idea es realmente solo una función de los períodos de olas más largos que describen los pescadores expertos.

Hablando con otros pescadores de roca experimentados sobre la definición de olas imprevistas, muchos dicen que "no son olas imprevistas si sabes que vienen".

Algunos fueron más allá y dijeron que la idea de una ola imprevista era solo para pescadores que en realidad no vieron la ola masiva hasta que estuvo encima de ellos.

Un ejemplo de cómo el riesgo de períodos de olas más largos afecta la apariencia del riesgo se puede ver en la forma de una imagen esbozada dibujada por un pescador experto.

Mediante el uso de pruebas estadísticas, la coautora, la Dra. Sarah McSweeney, y Peter Kamstra analizaron la relación entre 12 ahogamientos relacionados con la pesca en roca en el Consejo de Randwick con la altura, la dirección y la ola media diaria de las olas.

altura de olas peligrosas

Imagen: Cuando el período de la ola es de cuatro a 12 segundos, se puede más fácilmente ver las alturas de las olas que son peligrosas. Crédito: Universidad de Melbourne

El objetivo era explorar si las percepciones de los "expertos" sobre el riesgo de ahogamiento se alinean con esos períodos de olas más largos.

El aumento en el período de las olas en los momentos en que los pescadores se ahogaron sugiere una precisión en los testimonios de los expertos que afirman que los pescadores sin experiencia están en riesgo debido a la incapacidad de percibir la ausencia de olas visibles como un alto riesgo durante los períodos de olas más largos.

Comunicando el riesgo

El mensaje fundamental de esta investigación es que las prácticas actuales de gestión de riesgos pueden perpetuar el mito de las olas imprevistas. Muchas señales de advertencia utilizan imágenes de olas anormales y las historias de los medios a menudo presentan historias sensacionalistas de olas anormales en sus informes de ahogamientos.

Intentar asustar a los pescadores para que se comporten de manera diferente a través de este tipo de herramientas no es un reflejo de cómo los pescadores expertos entienden el riesgo y es poco probable que cambien el comportamiento.

También tiene el potencial de desacreditar a aquellas personas y organizaciones que intentan mejorar la seguridad si confían en este tipo de narrativas.

En su lugar, se debe alentar a los pescadores experimentados a compartir sus habilidades con los pescadores novatos.

Esto debe hacerse junto con los administradores de riesgos que mejoran la comunicación sobre las marejadas de períodos más largos, lo que puede ayudar a los pescadores inexpertos a comprender las condiciones que son más seguras para pescar.

Referencias:

• Peter Kamstra et al. Re‐casting experience and risk along rocky coasts: A relational analysis using qualitative GIS, The Geographical Journal (2018).
• Peter Kamstra et al. Qualitative GIS to Relate Perceptions with Behaviors among Fishers on Risky, Rocky Coasts, The Professional Geographer (2019).
• Peter Kamstra et al. Expert perceptions of the 'freak' wave myth on Australia's rocky coasts, Ocean & Coastal Management (2019).

Etiquetas: MitoOla imprevistaPesca en roca

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo