Los satélites están rastreando patrones que conducen a El Niño

temperatura del mar
La imagen muestra las temperaturas de la superficie del mar en mayo de 2022 y mayo de 2023 en comparación con un período de referencia de 1985 a 1993.

El Niño ocurre cada pocos años cuando los vientos alisios se debilitan

Además de la sombría lista de pérdidas récord de hielo, temperaturas récord del aire y sequías récord, que han aparecido en los titulares recientemente, la temperatura de las aguas superficiales de nuestros océanos también está en su punto más alto. Con un El Niño que se avecina, las preocupaciones son que pronto enfrentaremos extremos aún peores.

Los satélites que orbitan sobre nuestras cabezas se están utilizando para rastrear cuidadosamente los patrones que conducen a El Niño para comprender mejor y predecir las consecuencias de este fenómeno cíclico en el contexto del cambio climático.

El sistema acoplado océano-atmósfera de El Niño y La Niña, conocido en conjunto como El Niño Oscilación del Sur, son impulsores de significativas variaciones en la temperatura global y la precipitación, además de la tendencia al calentamiento causada por el cambio climático.

El Niño ocurre cada pocos años cuando los vientos alisios se debilitan, lo que permite que las aguas cálidas del Océano Pacífico occidental se desplacen hacia el este, trayendo consigo cambios en los patrones de viento y la dinámica oceánica. Esto puede tener un impacto significativo en el clima de todo el mundo, provocando cambios en los ecosistemas y la pesca, sequías, inundaciones y tormentas, entre otros.

Vídeo: La Iniciativa de Cambio Climático de la ESA utiliza satélites de observación de la Tierra para monitorear y medir los efectos de El Niño y La Niña en el contexto de un clima global cambiante.

Los modelos climáticos sugieren que después de tres años de La Niña, que tiene un efecto general de enfriamiento en el planeta, en los próximos meses enfrentaremos el regreso del más problemático El Niño.

El cambio climático ya está alimentando las recientes temperaturas extremas con las que muchos de nosotros hemos tenido que lidiar, por lo que la pregunta preocupante es si este inminente El Niño empeorará aún más las cosas.

El seguimiento de los cambios en la temperatura y la altura de la superficie del mar, junto con los patrones de viento en la superficie que resultan de las interacciones entre el océano y la atmósfera, nos ayuda a comprender los mecanismos que impulsan los eventos de El Niño.

Además, los científicos deben tener en cuenta el cambio climático, que probablemente amplifique los extremos que traerán este El Niño y los futuros eventos de El Niño.

Los satélites que orbitan arriba son fundamentales para entregar los datos para este tipo de investigación porque el Océano Pacífico Tropical, el hogar de El Niño, es tan grande que es difícil de monitorear.

temperatura del mar en mayo de 2023

Vídeo: La animación muestra las temperaturas de la superficie del mar desde principios de enero hasta mediados de mayo de 2023 en comparación con un período de referencia de 1985 a 1993.

El principal científico oceánico de la ESA, Craig Donlon, dijo: "Más del 70 % de nuestro planeta está cubierto por océanos. Desempeñan un enorme papel en el sistema climático".

"Todos sabemos que nuestro clima se está calentando, pero me imagino que la mayoría de la gente piensa primero en temperaturas del aire más cálidas. De hecho, nuestros océanos han estado absorbiendo gran parte de este calor adicional, manteniendo la atmósfera relativamente fría. Esto ha tenido un costo, y ahora estamos viendo la temperatura de nuestros océanos en su punto más alto desde que comenzaron los registros".

"Científicos de todo el mundo utilizan los datos de Copernicus Sentinel-3 que proporcionan mediciones de temperatura superficial de referencia junto con datos de altura de la superficie del mar. También utilizan Copernicus Sentinel-6, que nos proporciona las medidas más precisas de la altura de la superficie del mar. Cuando el agua de mar se calienta, se expande, una de las principales causas de la subida del nivel del mar. Estos conjuntos de datos complementarios trabajan juntos para proporcionar una imagen única de la evolución de El Niño".

Construida por la ESA y operada por Eumetsat, la misión Copernicus Sentinel-3 es única en el suministro de mediciones de la temperatura global de la superficie del mar, así como de la altura de la superficie del mar desde la misma plataforma satelital.

La misión consta de dos satélites idénticos, cada uno con el mismo conjunto de instrumentos, uno de los cuales es el radiómetro de temperatura de la superficie del mar y la tierra, que mide las temperaturas globales de la superficie del mar todos los días con una precisión superior a 0,3 K.

El otro es un altímetro de radar que mide la altura de la superficie del mar, la altura significativa de las olas y la velocidad del viento. Además, su generador de imágenes, llamado Ocean and Land Color Imager, permite a los científicos estudiar las firmas biológicas en el océano que son modificadas por El Niño.

Copernicus Sentinel 3

Imagen: Sentinel-3 es posiblemente la más completa de todas las misiones Sentinel para el programa Copernicus de Europa. Con un conjunto de instrumentos de última generación, proporciona mediciones sistemáticas de los océanos, la tierra, el hielo y la atmósfera de la Tierra para monitorear y comprender la dinámica global a gran escala y proporcionar información crítica para el pronóstico del tiempo y del océano.

El radiómetro de Sentinel-3 es utilizado por el Comité de Satélites de Observación de la Tierra dentro de su Constelación Virtual de Temperatura de la Superficie del Mar (SST-VC) para comprender mejor fenómenos como los eventos de El Niño y La Niña, y las corrientes oceánicas y el intercambio de calor entre el océano y la atmósfera.

Sentinel-6 es el altímetro de referencia utilizado para homogeneizar otros datos de altímetros satelitales para proporcionar mediciones de la subida del nivel del mar cada 10 días.

Es importante destacar que los datos de ambas misiones se entregan casi en tiempo real.

La ESA está construyendo actualmente otros dos satélites Sentinel-3, Sentinel-3C y Sentinel-3D, para garantizar la continuidad de dichas mediciones. Mirando hacia el futuro, la ESA también está desarrollando la misión de seguimiento Copernicus Sentinel-3 Next Generation.

Un segundo satélite Sentinel-6 está actualmente almacenado y se lanzará en los próximos años para mantener el regristro del nivel del mar.

Copernicus Sentinel 6

Imagen: El radar altímetro Copernicus Sentinel-6 Poseidon-4 de doble frecuencia (banda C y Ku) utiliza un innovador modo intercalado que ha mejorado el rendimiento en comparación con los diseños de altímetros satelitales anteriores.

Dado que la temperatura de la superficie del mar es una importante variable climática esencial, la Iniciativa de Cambio Climático de la ESA también alimenta los datos de Sentinel-3 a su Proyecto de Temperatura de la Superficie del Mar.

La futura misión Copernicus Imaging Microwave Radiometer está configurada para proporcionar mediciones de temperatura de la superficie del mar de alta resolución para todo clima. Además, la misión de seguimiento de la temperatura de la superficie terrestre de Copernicus proporcionará datos de temperatura de la superficie del mar de muy alta resolución en las zonas costeras.

En resumen, el programa Copernicus está bien preparado para continuar monitoreando nuestros océanos en el futuro.

El calentamiento de los océanos es sin duda una preocupación, y ahora, con El Niño en el horizonte, el mundo está preparado para el impacto que tendrá.

Es probable que El Niño afecte a más de 60 millones de personas, particularmente en África oriental y meridional, el Cuerno de África, América Latina y el Caribe y la región de Asia y el Pacífico.

Las sequías severas y la inseguridad alimentaria asociada, las inundaciones, las lluvias y los aumentos de temperatura debidos a El Niño pueden causar una amplia gama de problemas de salud, incluidos brotes de enfermedades, desnutrición, estrés por calor y enfermedades respiratorias.

"Los satélites que orbitan la Tierra, ahora y en el futuro, no solo los que monitorean nuestros océanos sino también los que miden muchos aspectos diferentes de nuestro planeta, son más importantes que nunca. Brindan evidencia sólida para la ciencia y para la toma de decisiones para proteger a la sociedad", agregó el Dr. Donlón.

Etiquetas: SatéliteEl NiñoPatrón

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo