updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Un fuerte viento dividió las aguas del Mar Rojo a Moises (infografías y vídeos)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

simulación de como el viento abre las aguas del Mar Rojoa Moisés

Lo afirma un estudio de la Universidad de Colorado basado en catorce modelos realizados por ordenador

Un viento de 100 Km/h soplando desde el este durante doce horas habría dejado al descubierto un lecho barroso de 5 Km de ancho

paso del Mar Rojo por Moisés y los israelitas Un viento de unos cien kilómetros por hora pudo haber provocado la separación de las aguas en el Mar Rojo y permitido el paso de los israelitas guiados por Moisés, tal como relata la Biblia en el Exodo, según un estudio basado en catorce modelos realizados por ordenador. La investigación no busca negar la intervención divina, sino examinar la posibilidad de que efectivamente las aguas se abrieran y ofrecieran el cruce a pie a través del lecho del mar, algo a lo que da credibilidad.

El relato del éxodo describe a Moisés y los israelitas que huyen de los carros atrapados entre el avance del faraón y un cuerpo de agua que ha sido diversamente traducido como el Mar Rojo o el Mar de los Juncos. En un milagro divino, el relato continúa, sopla un fuerte viento del este toda la noche, dividiendo las aguas y dejando un paso de tierra firme con paredes de agua en ambos lados. Los israelitas son capaces de huir a la otra orilla. Pero cuando el ejército del Faraón intenta su persecución por la mañana las aguas vuelven a su cauce y ahogan a los soldados.



Los científicos de vez en cuando han tratado de estudiar si la separación de las aguas, uno de los milagros famosos de la Biblia, también puede ser entendida a través de procesos naturales. Algunos han especulado acerca de un tsunami, lo que habría causado que las aguas retrocediesen y avanzasen rápidamente. Pero ese acontecimiento no habría provocado la división progresiva de las aguas de un día para otro según se describe en la Biblia, ni sería necesario que se hubiera asociado con los vientos.

El estudio, realizado por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos y la Universidad de Colorado, sitúa el paso del Mar Rojo muy cerca del Mar Mediterráneo, donde mediciones a través de satélite muestran que un antiguo brazo del delta del Nilo se acercaba al lago Tanis, de poca profundidad y próximo a la costa, cerca de la actual ciudad de Port Said. La fuerza del viento habría repartido las aguas del Mar Rojo -la lengua que sube desde Suez- entre el lago y el brazo del Nilo.

dibujo del lago Tanis      lago Tanis a las 00 horas     lago Tanis a las 00 horas

El estudio tiene por objeto presentar un posible escenario de los acontecimientos que se dice que han tenido lugar hace más de 3.000 años, aunque los expertos no están seguros si en realidad ocurrió. La investigación se basó en una reconstrucción de las ubicaciones probables y las profundidades de las vías navegables del delta del Nilo, que han variado considerablemente con el tiempo.

antiguo mapa de la zona del lago Tanis ne el Mar Rojo

Estudiando mapas antiguos de la topografía del delta del Nilo, los investigadores encontraron un lugar alternativo para el cruce a unos 75 kilómetros al norte del arrecife de Suez y al sur del mar Mediterráneo. Aunque existen incertidumbres sobre las vías navegables de la época, algunos oceanógrafos creen que una rama a orillas del río Nilo desembocaba en una laguna costera entonces conocida como el Lago de Tanis. Los dos cursos de agua se han unido para formar una curva en forma de U.

Un extenso análisis de los registros arqueológicos, mediciones por satélite y mapas del actuales permitió al equipo de investigación calcular el flujo de agua y la profundidad que pudiera haber existido hace 3.000 años. El equipo de Drews y Han utilizaron entonces un modelo oceánico especializado para simular el impacto de un viento durante la noche en ese sitio.

simulación viento del este sobre el lago Tanis     gráfico situación del lugar en el Mar Rojo     vientos noroeste lago Tanis

Los científicos creen que un viento de cien kilómetros por hora soplando desde el este durante doce horas habría dejado al descubierto un lecho barroso de algo más de tres kilómetros de largo por casi cinco de ancho por un período de cuatro horas. Se habría tratado de un tiempo suficiente para permitir el paso de los israelitas así como para llegaran sus perseguidores egipcios, que de acuerdo con el relato bíblico, también recogido por el Corán, habrían sido atrapados en el regreso de las aguas a su estado original.

El estudio, titulado “Dinámicas del viento en Suez y el este del delta del Nilo” y publicado en la revista en línea, PLoS ONE, cita a un general británico del siglo XIX que anotó su experiencia en el lago Tanis. “Llegó un gran vendaval del este y se hizo tan fuerte que tuve que dejar de trabajar”, explicó. A mañana siguiente, el lago “había desaparecido totalmente y los nativos paseaban por allí sobre el barro”.

“A la gente siempre le ha fascinado esta historia del Exodo, preguntándose qué de verdad hay en ello. Lo que este estudio muestra es que la descripción de la partición de las aguas realmente tiene base en leyes físicas. La partición puede entenderse mediante la dinámica de fluidos. El viento mueve el agua de un modo que, de acuerdo con leyes físicas, crea un pasillo seguro con el agua a los dos lados y luego abruptamente permite que el agua vuelva a su sitio”, afirma Carl Drews, responsable de la investigación.

Primera lectura ABC.es  | Original en PLoS ONE: Dynamics of Wind Setdown at Suez and the Eastern Nile Delta

Enlace y crédito imágenes: Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EE.UU.