Depósitos de sedimentos submarinos revelan evidencia de antiguas supererupciones

Una erupción en el Vesubio
También conocido como los Campos Flégreos, Campi Flegrei es un complejo sitio volcánico ubicado cerca del Monte Vesubio de Italia.

Datos geológicos mejorados ayudan a reevaluar los mapas de riesgo de peligros locales

Los investigadores han descubierto una serie de grandes depósitos de sedimentos submarinos en una región cercana a Italia que probablemente se formaron por una antigua supererupción volcánica.

Estos depósitos, conocidos como megalechos, se encontraron en la cuenca occidental de Marsili, un área en el fondo del mar Tirreno que rodea el monte submarino Marsili, un gran volcán submarino.

Combinando datos geofísicos adquiridos de un proyecto de investigación español y datos de núcleos de sedimentos recolectados en un sitio cercano del programa Ocean Drilling, los científicos pudieron demostrar que tres depósitos están formados por lechos alternos de arena y lodo volcánico, mientras que el cuarto es un flujo de escombros volcánicos, una mezcla más densa de sedimento volcánico y agua.

Los hallazgos del estudio sugieren que estas estructuras se depositaron durante una época volátil cuando estaban activas la caldera Campi Flegrei y la supererupción Neapolitan Yellow Tuff (Napolitana de la Toba Amarilla).

El nuevo estudio sugiere que estos megalechos no se originaron en volcanes cercanos, sino en una provincia volcánica al norte. Los investigadores creen que esa provincia fue un área que alguna vez estuvo cerca de la supererupción de Campaniano Ignimbrita (CI) de Campi Flegrei, la mayor de sus erupciones volcánicas desde la formación de la caldera hace casi 50.000 años.

Esta región aún volcánicamente activa podría representar en el futuro un inmenso peligro, dijo Derek Sawyer, autor principal del estudio y profesor asociado de ciencias de la tierra en la Universidad Estatal de Ohio. El descubrimiento de estos megalechos previamente desconocidos es fundamental para comprender y medir el impacto de estos riesgos geológicos recurrentes a lo largo del tiempo.

"Los megalechos son importantes componentes de las cuencas de aguas profundas y se cree que son el resultado de grandes eventos catastróficos", dijo. "Por lo tanto, estudiarlos puede servir como un archivo importante sobre cómo afectaron a la Tierra estos eventos".

cuenca de Marsili

Imagen: La cuenca de Marsili se encuentra a unos 3.000 m de profundidad en el mar Tirreno.

La supererupción de CI fue un incidente tan violento que tuvo un efecto profundo en el planeta y contribuyó a dar forma al clima y los ecosistemas de la Tierra, así como a una gran parte de la historia geológica y migratoria humana. Gracias a las enormes cantidades de polvo y cenizas que quedaron en la tierra y finalmente viajaron al océano, Sawyer y su equipo pudieron discernir la edad y la composición de los cuatro depósitos de sedimentos, y determinaron que su interpretación de que los megalechos se originaron en la caldera Campi Flegrei al norte probablemente sea respaldada.

Más evidencia que respalda la teoría provino del hallazgo de los investigadores de que se descubrió que pequeños microbios marinos llamados foraminíferos bentónicos que residen dentro de estos megalechos no se originaron en Marsili como se suponía anteriormente, sino en la caldera de Campi Flegrei.

Aunque ahora los científicos pueden predecir mejor las posibles rupturas y otros tipos de peligros sísmicos, la reciente actividad volcánica e hidrotermal en el Mediterráneo ha suscitado la preocupación de los científicos sobre si el monte submarino Marsili, que se eleva 3.500 metros desde el fondo marino hasta una profundidad de 489 metros bajo el nivel del mar, estallará pronto.

"Esta es la parte de Italia, los Campos Flégreos, donde está el Monte Vesubio y todavía es un área muy volcánicamente activa, por lo que es un peligro conocido y monitoreado continuamente", dijo Sawyer. "Al realizar estudios de geociencia marina como estos, estamos trabajando para ayudar a comprender eventos de erupciones pasadas para ayudar en el esfuerzo de construir comunidades resilientes que tengan tanta información como puedan para evitar ser desplazadas".

Si un volcán en esta región entrara hoy en erupción, el movimiento de depósitos de magma tan vastos debajo de la superficie podría desencadenar tsunamis que amenazarían a las ciudades costeras cercanas y causarían una variedad de otros desastres ecológicos.

Si bien el estudio encontró que los megalechos se repiten en la cuenca de Marsili aproximadamente cada 10.000 a 15.000 años, Sawyer dijo que debido a que no todas las erupciones crean un megalecho, los científicos deben estar atentos para detectar eventos que no se ajusten a estas escalas de tiempo. Como se estima que el último ocurrió hace entre 2.100 y 3.000 años, todavía hay cierta incertidumbre sobre cuándo ocurrirá el próximo.

"Tenemos que ser cautelosos con estas predicciones, pero para estar preparados, se necesita más investigación", dijo Sawyer.

El estudio se ha publicado en la revista Geology: 50,000 yr of recurrent volcaniclastic megabed deposition in the Marsili Basin

Etiquetas: SedimentoSubmarinoSupererupción

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo