Una pequeña isla caribeña intenta protegerse al máximo de los huracanes

Dominica

Dominica quiere convertirse en la primera nación resiliente al clima

Cuando en 2017 el huracán Maria azotó la isla caribeña oriental de Dominica, causó un tipo de devastación impensable para los países más grandes. El huracán de categoría 5 dañó el 98% de los tejados de los edificios [PDF] y causó daños por valor de 1.200 millones de dólares (950 millones de libras esterlinas). Dominica perdió efectivamente el 226% de su PIB de la noche a la mañana.

El cambio climático está aumentando la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos en el Caribe y para islas pequeñas como Dominica (que no debe confundirse con la República Dominicana, mucho más grande) es una amenaza existencial.

A diferencia de islas más grandes como Cuba o Jamaica, una sola tormenta que azote a Dominica puede dañar todo el país; con su montañoso terreno y pronunciadas pendientes en todas partes, la mayor parte del país es propensa a deslizamientos de tierra o inundaciones. La topografía y el pequeño tamaño de la isla imponen estrictos límites a su capacidad de adaptación.

Es por eso que Dominica ocupó el puesto 11 con mayor riesgo entre 150 países en el Índice de Riesgo Climático Global de 2021, basado en un análisis del clima extremo entre 2000 y 2019.

daños del huracán Maria

Imagen: Maria destruyó gran parte de las selvas tropicales de Dominica, dejó a la mayoría de sus residentes sin agua y dañó casi todos los edificios de la isla. Jean-François Manuel / Shutterstock

Tras recuperarse del huracán Maria, el primer ministro de la isla, Roosevelt Skerrit, se propuso la audaz ambición de convertirse en la primera nación resiliente al clima. En el caso de Dominica, esto significa poder hacer frente a huracanes más intensos e inundaciones más frecuentes.

No había un “plan climático” que tomar y seguir: hubo que crearlo desde cero. Dominica desarrolló un conjunto claro de objetivos y una hoja de ruta, combinando todo, desde el diseño de edificios hasta fuentes de energía basadas en la naturaleza y sistemas de cultivos resilientes al clima.

Emily Wilkinson, Directora de la Iniciativa de Islas Resilientes y Sostenibles de la ODI, y Codirectora de la Red de Conocimientos sobre Recuperación y Resiliencia del Caribe, Universidad de las Indias Occidentales, Campus de Monaes, es una investigadora de resiliencia climática con especial experiencia en pequeños estados insulares en desarrollo. A lo largo de los años ha trabajado con islas del Pacífico amenazadas por la subida del nivel del mar y países del Caribe devastados por huracanes.

"En 2019, me contrataron como asesora de la recién creada agencia de resiliencia climática de Dominica. Ayudé a redactar el plan de resiliencia climática del país [PDF] y, a principios de 2023, volví a filmar un documental Climate Blueprint: Dominica", dice Wilkinson.

En la película, algunos de los arquitectos de la estrategia de resiliencia climática del país explican cómo Dominica se está reconstruyendo mejor y más fuerte después del huracán María. Revelan cuatro principios críticos.

Aceptación de todos

El gobierno debe trabajar a través de silos y ninguna agencia o departamento puede ser responsable de desarrollar la resiliencia. Se trata de agricultura, vivienda, carreteras y, algo fundamental –porque Dominica tiene más de 300 ríos–, puentes.

Es pensar en cómo y dónde se construyen las infraestructuras en relación con las laderas, los ríos y el mar. También se trata de educación y aceptación, para garantizar que los residentes de la isla puedan desempeñar su papel de manera efectiva.

El país tiene 20 objetivos de resiliencia para 2030, incluido el objetivo de que todas las comunidades sean autosuficientes durante 14 días después de un desastre. El objetivo es que el 90% de todas las viviendas se construyan o modernicen para cumplir con los códigos de construcción resilientes.

Los recursos naturales son clave

Aproximadamente dos tercios de Dominica están cubiertos de vegetación y bosques naturales. Estas plantas, y los arrecifes de coral que rodean la isla, proporcionan una protección fundamental contra los vientos y las olas y, por lo tanto, es necesario protegerlas.

Esto es parte del plan de resiliencia, que aumenta las áreas forestales protegidas y mantiene los arrecifes de coral saludables alrededor de la isla mediante el monitoreo, la restauración, la pesca sostenible y la reducción de la escorrentía de pesticidas de la agricultura al mar.

Los activos naturales de Dominica también pueden impulsar su crecimiento, literalmente. Dominica aspira a convertirse en carbono neutral mediante una producción 100% nacional de energía renovable, lo que incluye la inversión en una planta geotérmica que producirá suficiente energía para exportar a las vecinas Guadalupe y Martinica.

fuente termal en Dominica

Imagen: Dominica es un punto volcánico y tiene la segunda fuente termal más grande del mundo. Titanium Hedgehog / flickr, CC BY-SA

Aprender de la historia y las prácticas indígenas

La economía de plantación impuesta en Dominica bajo el dominio británico –que se centraba en un cultivo tras otro (azúcar, cacao, limas y luego plátanos)– no se adaptaba bien al difícil terreno del país y a la frecuencia de sus crisis económicas y ambientales. Cada cosecha fracasó, arrasada por huracanes, enfermedades y subidas globales de los precios de los alimentos.

Sin embargo, Dominica también tiene la comunidad indígena más grande que queda en el Caribe, y el pueblo Kalinago tiene prácticas agrícolas que combinan la diversificación de cultivos con métodos de plantación que ayudan a estabilizar las laderas.

Aplicar las lecciones de la historia y las prácticas indígenas es clave para desarrollar la resiliencia en Dominica y una prioridad para el ministro de Medio Ambiente, Cozier Frederick, él mismo descendiente del pueblo Kalinago.

nativa Kalinago

Imagen: El pueblo Kalinago constituye alrededor de 3.000 de los 74.000 habitantes de Dominica. Bart / flickr, CC BY-NC-SA

Una voz colectiva con otras islas

El plan climático de Dominica debe verse como una oportunidad para que los donantes y socios para el desarrollo apoyen una visión que ya existe. Pero aquí también está en juego la geopolítica.

Las naciones ricas aún tienen que cumplir el objetivo de 100.000 millones de dólares en financiación climática para las naciones más pobres. El análisis que realizó Wilkinson y sus colegas para el grupo de expertos ODI encontró que las pequeñas naciones insulares en desarrollo recibieron cuatro veces menos financiamiento para la resiliencia climática que los países menos desarrollados, como porcentaje del PIB. Países como Dominica han encontrado un enorme desafío para sortear las burocracias para acceder a esta financiación vital.

Es por eso que los jefes de Estado caribeños encuentran cada vez más su voz en el sistema financiero global en general, con la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, encabezando la Iniciativa Bridgetown, un conjunto de reformas financieras que beneficiarían a los estados caribeños altamente endeudados y vulnerables al clima y a otros países en desarrollo.

El liderazgo de Barbados en materia de finanzas y la historia de resiliencia de Dominica muestran en conjunto cómo las islas pequeñas pueden tener un impacto enorme al asumir el liderazgo en la crisis climática.

Como dijo Skerrit, el primer ministro de Dominica, en un discurso ante la ONU en 2017: “Nosotros, como país y como región, no iniciamos esta guerra contra la naturaleza. No la provocamos. La guerra ha llegado a nosotros. […] Estamos en shock, pero nos levantaremos, porque el pueblo dominicano es fuerte. Porque los caribeños son resilientes”.

Etiquetas: DominicaHuracánResilienciaClima

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo