Las nubes desaparecen rápidamente durante un eclipse solar

nubes durante un eclipse solar
Las nubes se disipan rápidamente durante los eclipses solares a medida que la superficie terrestre se enfría

Sobre el mar, las nubes no se ven afectadas durante un eclipse solar, porque el agua del mar no se enfría tan rápido

Los cúmulos sobre la tierra comienzan a desaparecer casi instantáneamente durante un eclipse solar parcial. Hasta hace poco, las mediciones satelitales durante el eclipse daban como resultado puntos oscuros en el mapa de nubes, pero los investigadores de TU Delft y el Instituto Meteorológico Neerlandés de Koninklijk (KNMI) pudieron recuperar las mediciones satelitales utilizando un nuevo método.

Los resultados pueden tener implicaciones para las ideas propuestas de ingeniería climática porque las nubes que desaparecen pueden oponerse en parte al efecto de enfriamiento de los eclipses solares artificiales.

Aunque los efectos de los eclipses solares se han estudiado durante siglos, se desconocía cómo reaccionan exactamente las nubes fuertes. "Desde tierra, puedes contar las nubes y verlas desaparecer, pero eso sólo proporciona evidencia anecdótica", explica el candidato a doctorado Victor Trees. "Incluso sin un eclipse solar, las nubes cambian constantemente".

Medición de eclipses solares desde el espacio

Los satélites en órbita geoestacionaria pueden medir continuamente muchas nubes simultáneamente, en grandes áreas, incluido terreno intransitable. Durante un eclipse solar, las mediciones no eran fiables porque los algoritmos de los satélites no tenían en cuenta la disminución de la luz solar durante los eclipses solares. Esto resultó en grandes manchas oscuras en los mapas de nubes.

Los investigadores han logrado ahora restaurar las mediciones satelitales durante los eclipses solares calculando con precisión el porcentaje del Sol que está oscurecido, para cada lugar y momento en la Tierra. "La mayor parte del eclipse solar consiste con diferencia en un eclipse parcial, en el que todavía hay mucha luz afuera. En este eclipse parcial, los satélites reciben suficiente luz solar reflejada, después de corregir el oscurecimiento, para medir de forma fiable las nubes".

nubes durante un eclipse solar

Imagen: La disminución de la luz solar puede provocar un enfriamiento del suelo. Esto ralentiza el ascenso del aire, responsable de la formación de cúmulos, de modo que los cúmulos desaparecen. Una vez finalizado el eclipse solar, el suelo se calienta de nuevo y a menudo se forman nuevos cúmulos. Crédito: Comunicaciones Tierra y Medio Ambiente (2024). DOI: 10.1038/s43247-024-01213-0

Los cúmulos sobre la tierra son muy sensibles a los eclipses solares

En los mapas de nubes recuperados de tres eclipses solares sobre África, los investigadores vieron que los cúmulos comenzaron a desaparecer a gran escala a partir de solo un 15% de oscurecimiento solar. Una vez finalizado el eclipse solar, los cúmulos regresan. Los días en los que no hay eclipse solar, este comportamiento de las nubes no se produce.

La desaparición y aparición de nubes también se ha simulado con éxito con el modelo de nubes holandés DALES. El modelo explica que el aire ascendente se ve afectado casi inmediatamente cuando comienza el eclipse parcial. Sobre el mar, las nubes no se ven afectadas durante un eclipse solar, porque el agua del mar no se enfría tan rápido.

Posibles implicaciones para la ingeniería climática

Actualmente se están proponiendo estrategias para enfriar artificialmente la Tierra. Por ejemplo, colocar velas solares reflectantes en el espacio o aerosoles en la estratosfera. Estos conceptos crean un eclipse solar sutil y posiblemente variable. Pero, según la investigación de Trees, las nubes comienzan a desaparecer a gran escala con sólo un eclipse parcial.

"Esto podría ser una advertencia para la ingeniería climática. Si en el futuro eclipsamos el sol con soluciones tecnológicas, esto podría afectar a las nubes. Un menor número de nubes podría en parte contrarrestar el efecto deseado de la ingeniería climática, porque las nubes reflejan la luz solar y, por lo tanto, ayudan a enfriar la Tierra".

Además, las nubes determinan los patrones de precipitación locales. La alta sensibilidad de las nubes a los eclipses solares exige más investigaciones sobre los posibles efectos de las sombras artificiales.

Los resultados se publicaron hoy (12 de febrero) en Communications Earth and Environment: Clouds dissipate quickly during solar eclipses as the land surface cools

Etiquetas: NubeEclipse solarDesaparecer

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo