updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

La comprensión de la erupción submarina de Capelinhos y sus consecuencias

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

volcán Capelinhos, foto antigua

La boca eruptiva de Capelinhos, en las Azores, se mantuvo activa durante 13 meses

En 1957 se formó una pequeña isla en forma de herradura que posteriormente se unió a la isla de Faial por un pequeño istmo

Al igual que en 1957 en Capelinhos, a 800 metros de la occidental isla portuguesa de Faial en las Azores, y en 1963 a 2 km a lo largo del Oeste-Sur-Oeste de la isla islandesa deshabitada de Geirfuglasker, en el archipiélago de las Islas Westman, una erupción volcánica bajo el agua, posiblemente a poca profundidad, está cambiando el paisaje marino del Sur-Oeste de la Restinga, al sur de la isla volcánica de El Hierro.

mapa de la isla Faial, AzoresGeológicamente, el edificio volcánico de Capelinhos, situado en Ponta Capelinhos, es parte del Complejo Volcánico de Capelo, compuesto por unos 20 conos de ceniza - y sus coladas de lava - en un alineamiento de rocas volcano-tectónicas de orientación general Oeste-NorOeste/Este-Sur-Este. La boca eruptiva se mantuvo activa durante 13 meses, entre el 27 de septiembre de 1957 y el 24 de octubre de 1958. Hito importante en la comprensión de la vulcanología mundial, el tipo de erupción capeliniana (1) de Capelinhos "fue una erupción submarina correctamente observada, documentada y estudiada de principio a fin", afirma el profesor de vulcanología portugués Victor Hugo Forjaz. Fue precedida por una crisis sísmica a de principios de mayo de 1957, alcanzando un pico desde el 16 al 27 de septiembre con más de 200 terremotos de magnitudes entre 3,5 y 4,9 en la escala de Richter e intensidad hasta el nivel V/VI en la escala de Mercalli.

Fue un cazador de ballenas el que observa, el 23 de septiembre, la primera manifestación de la actividad volcánica: el desarrollo de una zona de turbulencia -"el agua empieza a hervir a fuego lento"- en la superficie del océano, a unos 800 metros de la costa hacia el oeste. El "jacuzzi" es debido a la subida de burbujas del gas liberado. El 26 de septiembre, la actividad aumenta con una primera explosión y la emisión de un chorro de negra ceniza volcánica a un total de 1.000 metros de altitud, - con una altitud máxima de 1.400 metros - y la columna volcánica supera el 27 de septiembre los cuatro km de altitud.

Isla Faial, Azores - vista general

Los diferentes productos piroclásticos expulsados por las fuertes explosiones se acumulan y forman, el 10 de octubre, una pequeña isla en forma de herradura abierta hacia el suroeste, "Ilha Nova", o "Ilha dos Capelinhos" o "Ilha do Espírito Santo"- llegando rápidamente a 600 metros de diámetro y 30 metros de altura. La violenta erupción genera una constante lluvia de cenizas y bombas volcánicas sobre la isla de Faial, destruyendo cultivos, casas e infraestructuras isleñas y fuerza a la evacuación de los residentes que viven cerca de la nueva boca eruptiva. El primer cráter de esta pequeña isla se derrumba el 29 de octubre.

erupción submarina de Capelinhos en 1957Después de una leve pausa, el 4 de noviembre, la erupción se reactiva y se forma rápidamente una nueva isla y, el 12 de noviembre, un istmo que conecta con la isla de Faial. La actividad eruptiva aumenta luego gradualmente y alcanza su punto máximo durante la primera quincena de diciembre, el nuevo cono volcánico se acerca a los 800 metros de diámetro y 99 metros de alto. El 16 de diciembre, después de una noche de lluvia torrencial y una fuerte caída de ceniza, cesa la actividad explosiva. Aparecen flujos de lava basáltica. Al mismo tiempo, alternando con explosiones con chorros de ceniza, bloques de piedra y bombas volcánicas, el suelo vibra constantemente bajo la influencia del temblor armónico.

erupción estromboliana de Capelinhos en 1957Marcada por el hundimiento y la mejora del cono volcánico, de enero a abril de 1958, la actividad continúa bajo el agua y produce, en muchos casos, nubes cipresoides de una típica erupción capeliniana, flujos piroclásticos y plumas de color blanco o marrón . La capa de ceniza y tefra cubre bajo varios metros de espesor la península y zonas adyacentes de Capelhinos, enterrando y destruyendo casas e infraestructuras agrícolas. Después de una violenta crisis sísmica, en la noche del 12 al 13 de mayo, se registran más de 450 terremotos y se producen profundos reajustes en el cuerpo de la estructura volcánica y tectónica, aumentando significativamente la emisión de lapilli y chorros de lava. El 14 de mayo por su apariencia la erupción es estromboliana. Paralelamente, son detectadas fumarolas al nivel de base de la "caldera" del volcán central de la isla de Faial, que emite vapor de agua, con un fuerte olor a azufre, y barro hirviente.

La erupción estromboliana continúa hasta el 24 de octubre 1958, principalmente con la emisión de lava pahoehoe (suave y muy fluida)  que poco a poco construye un cono volcánico siempre visible. Desde entonces, la desgasificación, la refrigeración y la erosión tuvieron el efecto de que perdiese el edificio volcánico la mitad de su área de 2,4 kilómetros cuadrados, una ampliación de la isla posterior a la liberación de 24 millones de de metros cúbicos de basalto.

volcán Capelinhos en la actualidad

Comprensión de las erupciones capelinianas

La única erupción conocida de Capelinhos, como lo fue el caso de la Surtsey, - una y otra se produjeron en aguas poco profundas del mar, a menos de 200 metros - fue producto de volcanes monogénicos, que se caracterizan por tres fases: una submarina, una hidromagmática y otra aérea.

Las erupciones submarinas son el tipo más común en la Tierra. Tienen características que difieren de sus homólogas en tierra. Los flujos de lava son creados por extrusión progresiva de los lóbulos, que se enfrían rápidamente en contacto con el agua, formando estructuras denominadas lavas almohadilladas, y forman gruesos depósitos de explosivos de fragmentación conocidos como hioclastitas. A menudo se producen grandes cantidades de piedra pómez, balsas flotantes que pueden ser arrastradas a largas distancias desde el volcán por las corrientes oceánicas. Además, los flujos de lava pueden causar explosiones que generan conos de cenizas y escombros, aunque las rejillas de emisión no están conectadas a un conducto volcánico.

cono volcánico  de Capelinhos

En la fase eruptiva hidromagmática, el magma - la lava - interactúa de forma explosiva con el agua. En la mayoría de los casos,  erupciones capelinianas - o surtseiyanas - se producen cuando la parte superior de un volcán submarino sube a la superficie del agua. El agua - a unos pocos grados Celsius - se calienta y se convierte en vapor. Al entrar en contacto con la lava caliente - más de 1.000 grados Celsius - explota y genera penachos volcánicos compuestos principalmente de vapor de agua, gases y cenizas, que pueden ascender a varios kilómetros. Las nubes de lava fragmentada perforan la superficie del agua y dan lugar a las plumas llamadas "cipresoides". Mediante la acumulación de tefra, el cono volcánico crece y surge poco a poco, y luego completamente, al punto de que la chimenea volcánica sale por encima de nivel de agua.

La erupción entra entonces en la fase aérea. El agua desempeña un papel menos importante, la erupción se lleva a cabo de una manera convencional, según el tipo de lava emitida por el volcán, estilo hawaiano, - lagos, fuentes y coladas basálticas desembocan en el mar -, en el caso Surtsey, o estromboliano - alternando fases explosivas y fases efusivas,  con expulsiones rítmicas de productos en fusión impulsados por los gases volcánicos - en el de Capelinhos.

(1) La designación erupción volcánica tipo capeliniana, que por derecho natural era suya, no fue listamente patentada por el Eng. Frederico Hacha. En 1963, en el Sur de la Islandia, surgió una erupción idéntica - el Volcán Surtsey. Los vulcanólogos ingleses rápidamente adoptaron terminología surtseyana, cuando en la verdad debería haber sido capeliniana.

Artículo original, tradaucido y adaptado con el permiso de Raymond Matabosch: L'île volcan El Hierro : Apparition imminente du panache cypressoïde