updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Nube de sedimentos a lo largo de la costa de España

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sedimentos en el Golfo de Cádiz 12-11-2012La desembocadura del río Guadalquivir en el Golfo de Cádiz a lo largo de la costa suroeste de España. En noviembre de 2012, el río arrastró una gran carga de sedimentos en el golfo. El espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en el satélite Aqua de la NASA capturó la imagen de arriba el 12 de noviembre, y el MODIS en el satélite Terra captó la imagen de más abajo al día siguiente. Ambas imágenes son de color natural.

La gran cantidad de sedimento daban al río Guadalquivir un tono bronceado, el mismo color que domina en el agua cerca del delta del río. El sedimento pareció dispersarse algo entre el 12 y el 13 de noviembre. Los sedimentos no colorean continuamente el Golfo de Cádiz, de hecho, el océano parecía claro en una imagen que adquirió el MODIS el 14 de agosto 2012, pero el prodelta del río Guadalquivir - la parte sumergida del delta que está más allá del delta frontal - es rica en fino grano de barro.

Uno podría pensar que un penacho de sedimentos liberados en el océano simplemente se despliega de manera uniforme en todas las direcciones, pero la forma de la nube de sedimentos está complicada. La forma puede ser el resultado de las corrientes oceánicas.

sedimentos en el Golfo de Cádiz 13-11-2012

Un estudio publicado en 2009 examinó los factores que contribuyen a las corrientes complejas en el Golfo de Cádiz. Situado al noroeste del Estrecho de Gibraltar, el fondo es agitado por las corrientes superficiales que fluyen del mar Mediterráneo. Pero en las laderas del Golfo a una profundidad de 2 kilómetros (1,2 millas) bajo el nivel del mar, y a una profundidad de unos 200 metros, existen otros flujos de corrientes oceánicas en la dirección opuesta, hacia el Estrecho de Gibraltar. El estudio de 2009 proporcionó un panorama general de las complicadas corrientes. Los autores remarcaron: "La interacción de la salida del Mediterráneo con la topografía y el proceso de arrastre [la incorporación de agua de mar en una corriente] induce la circulación significativa en la capa superficial".

Los sedimentos del río Guadalquivir han atraído la atención de los científicos y no sólo cuando son visibles en las imágenes de satélite. El 25 de abril de 1998, se rompió una balsa de relaves de una mina de pirita a lo largo del río Guadiamar, afluente del Guadalquivir. Del accidente se escaparon 4 millones de metros cúbicos de agua ácida y 2 millones de metros cúbicos de lodo, que se extendieron aguas abajo. Las amenazas a la calidad del agua y la salud de la vida silvestre ha sido, pues, un área de la investigaciones en curso.

Referencias:

Bonilla-Valverde, D., Ruiz-Laguna, J., Muñoz, A., Ballesteros, J., Lorenzo, F., Gómez-Ariza, J.L., López-Barea, J. (2004) Evolution of biological effects of Aznalcóllar mining spill in the Algerian mouse (Mus spretus) using biochemical biomarkers. Toxicology, 197, 123–138.
López-Galindo, A., Rodero, J., Maldonado, A. (1999) Surface facies and sediment dispersal patterns: southeastern Gulf of Cadiz, Spanish continental margin. Marine Geology, 155, 83–98.
Peliz, A., Marchesiello, P., Santos, A.M.P., Dubert, J., Teles-Machado, A., Marta-Almeida, M., Le Cann, B. (2009) Surface circulation in the Gulf of Cadiz: 2. Inflow-outflow coupling and the Gulf of Cadiz slope current. Journal of Geophysical Research, 114, C03011.
Riba, I., DelValls, T.Á, Forja, J.M., Gómez-Parra, A. (2004) The influence of pH and salinity on the toxicity of heavy metals in sediment to the estuarine clam Ruditapes philippinarum. Environmental Toxicology and Chemistry, 23(5), 1100–1107.

Imagen cortesía de la NASA, Jeff Schmaltz, LANCE MODIS Rapid Response Team at NASA GSFC. Leyenda por Michon Scott.