updated 11:21 AM CET, Dec 9, 2016

La Isla de Monserrat: Una Pompeya moderna

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Plymouth en la Isla de Monserrat

Plymouth, la capital, está enterrada con una capa de cenizas de 12 metros de altura

Junio de 1995 es un mes que los que viven en la idílica isla caribeña de Montserrat recordarán por el resto de sus días. El volcán de la isla, en Soufriòre Hills, había estado latente durante muchos cientos de años. Sin embargo, en ese fatídico mes entró en erupción - y no ha parado desde entonces.

Gran parte de la isla fue devastada. Aún más por otra erupción en 1997. En poco tiempo la capital de la pequeña nación isla, Plymouth, fundada en la época georgiana, había sido enterrada por casi 40 pies (más de 12 metros) de lodo y otros escombros. Gran parte del aeropuerto y el muelle fueron destruidos y toda la parte sur de la isla, un territorio de ultramar del Reino Unido, se hizo inhabitable.

Plymouth en la Isla de Monserrat

Plymouth en la Isla de Monserrat

Plymouth en la Isla de Monserrat

Hoy Plymouth es una ciudad fantasma en su mayoría sumergida bajo el lodo y el fango de una erupción volcánica. Ahora está cerrada y encerrada dentro de la zona autoimpuesta de exclusión de la isla. A pocos visitantes se les permite llegar allí por temor a una repentina erupción piroclástica que rápidamente extinguiría sus vidas.

zona de exclusión en la Isla de Montserrat

La zona de exclusión se extiende fuera de la capital una vez floreciente y llena de vida, y abarca aproximadamente la mitad de la isla. La costa se amplió en gran medida por las erupciones y estas áreas están también prohibidas para los visitantes. La cautela de las autoridades está bien justificada. En fecha tan reciente como 2010, una nueva explosión vulcaniana envió flujos piroclásticos en cascada por las laderas de las colinas de Soufriere hacia el mar. Las autoridades permiten tan pocos visitantes por que todavía les duele la acusación de que el número de muertos (19) del evento eruptivo de 1997 podría haberse evitado si la gente del sur de la isla hubiera sido adecuadamente reubicada en el norte después de la erupción de 1995.

cenizas en Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Después de la última explosión del domo de lava en la cima, los cerros se derrumbaron parcialmente y enviaron una extraordinaria nube de cenizas a una altura de 20.000 pies (6.000 metros). Las cercanas islas de Antigua y Guadalupe experimentaron caídas de ceniza. Sin embargo, sorprendentemente, a pesar de la carnicería que la naturaleza ha causado a algunas partes de la isla, otras escaparon de la devastación permaneciendo hermosamente verdes.

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Alrededor de cinco mil personas permanecen en la isla, que tiene casi diez millas de largo y siete de ancho. Sin embargo, diez mil personas se vieron obligadas a huir o enfrentarse a la miseria casi cierta cuando la actividad volcánica destruyó sus hogares, negocios, medios de empleo o los tres. La mayoría terminó en los alrededores más fríos del Reino Unido.

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Plymouth, capital de la isla de Monserrat

Plymouth, capital de la isla de Monserrat y el volcán Soufriere Hills

El gobierno británico lanzó un programa de ayuda de tres años con $122,8 millones para reconstruir la economía. También proporcionó un adicional de $4,5 millones para financiar el programa de limpieza de ceniza. Sin embargo, aunque estas cifras son grandes, no hay duda de que son muy insuficientes para restaurar la isla a su prosperidad pre-erupción y algunos se quejan de que el Reino Unido ha hecho poco para ayudar o apoyar a Montserrat (a la que se le concedió la plena ciudadanía británica en 2002), tanto dentro como fuera de la isla.

Parece que el destino de Plymouth y otras partes de la isla de Montserrat es seguir estando enterradas bajo el lodo y la ceniza, pareciendo una moderna Pompeya.