updated 1:39 PM CEST, Sep 28, 2016

Resuelto el misterio de las "rocas andantes" de Racetrack Playa

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
rocas andantes del Valle de la Muerte

El hielo y el viento en el Valle de la Muerte pueden ser los causantes de su movimiento

Durante años los científicos han estado intrigados por las misteriosas "piedras andantes" del Valle de la Muerte.

Situadas en una remota zona del Parque Nacional Death Valley de California, las pesadas piedras parecen moverse a través del lecho de un lago seco conocido como Racetrack Playa, dejando en el barro agrietado un rastro detrás de ellas.

Del aparente movimiento de las rocas se ha culpado a todo, desde alienígenas del espacio hasta a campos magnéticos paranormales. Pero nadie ha visto en realidad cuando se mueven las rocas, lo cual sólo se suma al misterio.

"Este sitio es muy tranquilo, y es muy abierto - y suelen estar solas en la playa", dijo a Smithsonian.com el guardaparque Alan van Valkenburg. "Y cuanto más tiempo te quedas ahí, sólo te queda esta increíble sensación de misterio".

Los científicos han tratado de resolver el enigma de las piedras andantes durante décadas. Algunos investigadores piensan que los remolinos de polvo pueden mover las rocas, algunas de las cuales pesan hasta 700 libras (318 kilogramos).

Otros investigadores creen que los fuertes vientos que suelen azotar a través del vasto lecho del lago podrían provocar que las rocas se deslicen por el suelo. Estas y otras teorías fueron refutadas finalmente, dejando a los científicos sin una explicación.

En algunos casos se midieron senderos de las rocas de hasta 820 pies (250 metros) de largo, de acuerdo con Slate.com. Algunos de los senderos formaban una graciosa curva, mientras que otros senderos creaban una línea recta, entonces hacían un abrupto cambio a la izquierda o la derecha, lo que desconcertaba aún más a los investigadores.

roca andante de Racetrack Playa en el Valle de la Muerte

Desde el espacio exterior al Valle de la Muerte

En 2006, Ralph Lorenz, un científico de la NASA que investiga las condiciones climáticas en otros planetas, se interesó por el Valle de la Muerte. Lorenz tenía un interés particular en comparar las condiciones meteorológicas del Valle de la Muerte con el Ontario Lacus, un gran lago de hidrocarburo en Titán, una luna de Saturno.

roca andante de Racetrack Playa en el Valle de la Muerte, movimiento esquemáticoPero, mientras investigaba el Valle de la Muerte, se interesó por las enigmáticas piedras andantes (en inglés las llaman sailing stones o rocas velero) de Racetrack Playa.

Lorenz desarrolló un modelo de "mesa de cocina" - con ayuda de un recipiente Tupperware ordinario - para mostrar cómo pueden deslizarse las rocas a través de la superficie del lecho del lago.

"Cogí una piedra, la puse en un pedazo de Tupperware y lo llené con agua hasta una pulgada con un poco de roca que sobresalía", dijo Lorenz a Smithsonian.com.

Después de poner el recipiente en el congelador, Lorenz terminó con un pequeño bloque de hielo con una roca incrustada en él. Mediante la colocación de la piedra unida al hielo en una gran bandeja de agua con arena en el fondo, lo único que tenía que hacer era soplar suavemente en la roca para conseguir que se moviese a través del agua.

Y cuando la roca incrustada en el hielo se movía, raspaba un rastro en la arena en el fondo de la bandeja. Lorenz diseñó su inteligente experimento mediante la investigación de la forma en que el hielo puede causar flotabilidad a grandes rocas cuando, unidas al hielo, se mueven flotando a lo largo de las mareas de las playas en el Mar Ártico.

Se prefiere un misterio a una explicación científica

El equipo de investigación de Lorenz calcula que, en determinadas condiciones invernales en Death Valley, suficiente agua y hielo y una ligera brisa podrían hacer flotar a las rocas en el fondo fangoso de Racetrack Playa, que dejarían un rastro en el barro por donde se movieron las rocas.

No obstante, algunos visitantes de Death Valley parecen preferir explicaciones más misteriosas para las piedras andantes.

"La gente siempre pregunta, '¿Qué crees que hace que se muevan?' Pero si se lo tratas de explicar, no siempre quieren escuchar las respuestas", dijo Van Valkenburg. "A la gente los misterios les gustan con una pregunta sin respuesta".

Artículo de Ralph D. Lorenz en 2011: "Ice rafts not sails: Floating the rocks at Racetrack Playa"

Ver también: Sliding stones of Racetrack Playa, Death Valley, USA: The roles of rock thermal conductivity and fluctuating water levels