updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

Emergen de su tumba glacial árboles de un bosque milenario

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tocones de árbol en la base del glaciar Mendenhall

El retroceso del Glaciar Mendenhall en Alaska descubre tocones y troncos de árboles

Un antiguo bosque de haya descongelado por debajo de glaciares en Alaska está ahora expuesto al mundo por primera vez en más de 1.000 años.

Durante casi los últimos 50 años, tocones y troncos han venido apareciendo de debajo del Glaciar Mendenhall de Alaska - un río de hielo de 36,8 millas cuadradas (95,3 kilómetros cuadrados) que fluye hasta un lago cerca de Juneau. Sin embargo, sólo en el último año o así, investigadores de la Universidad del Sureste de Alaska en Juneau han notado aparecer considerablemente más árboles, muchos en su posición vertical original y que todavía conservan algunas raíces e incluso un poco de corteza, informó la semana pasada el Juneau Empire.

tocón de árbol en la base del glaciar Mendenhalltroncos de árboles en la base del glaciar Mendenhall"Hay un montón de ellos y al estar en una posición de crecimiento es emocionante porque podemos ver la parte más externa del árbol y contar hacia atrás para ver qué edad tenía el árbol", dijo Cathy Connor, una profesora de geología en la Universidad de Alaska Southeast que participó en la investigación. "Muy a menudo se encuentran trozos de madera sin orden ni concierto, pero ver estos intactos y rectos es bastante guay".

El equipo ha identificado tentativamente los árboles, ya sea como abeto o haya, basándose en el diámetro de los troncos y debido a que estos son los tipos de árboles que crecen en la región hoy en día, dijo Connor, pero los investigadores todavía tienen que evaluar más a fondo las muestras para verificar el tipo de árbol.

Una tumba de protección de grava probablemente enterró los árboles hace más de 1.000 años, cuando el glaciar avanzaba, dijo Connor, según la fecha recién revelada en las edades de radiocarbono de la madera. Cuando los glaciares fluyen, explicó Connor, a menudo emiten corrientes de agua de deshielo de verano que arrojan delantales de grava más allá del borde del glaciar.

Una capa de grava de unos 4 a 5 pies (1,2 a 1,5 metros) de altura parece haber encerrado a los árboles antes de que el glaciar avanzase lo suficiente en última instancia como para arrancarlos, rompiendo las extremidades y preservando las cepas en una tumba de hielo.

tocones de árboles en la base del glaciar Mendenhall, Alaska     tronco de árbol en la base del glaciar Mendenhall, Alaska

El Glaciar Taku, ubicado al sur de Juneau, está provocando este mismo proceso, ya que avanza sobre un bosque de álamos moderno, ofreciendo a los investigadores la oportunidad de observar el proceso en tiempo real, dijo Connor.

A diferencia del Glaciar Taku, en el que se acumula la nieve a gran altura y por lo tanto está bien situado para crecer, el Glaciar Mendenhall, con menor elevación, ha retrocedido desde 2005 a una tasa promedio de alrededor de 170 pies (52 m) por año. El retroceso de verano de este año aún no se ha calculado, pero el equipo espera que sea relativamente alto debido a las temperaturas inusualmente cálidas del verano, dijo Connor.

El retroceso de los glaciares preocupa a muchos vecinos que se preocupan por la amenaza del aumento del nivel del mar y la pérdida de las principales fuentes de agua dulce de las que dependen para obtener agua potable. Anchorage, la ciudad más poblada del estado, depende enteramente del Glaciar Eklutna para el abastecimiento de agua potable.

Aún así, el retroceso de los glaciares ofrece una interesante oportunidad de investigar los restos bien conservados de un mundo antiguo. El equipo tiene previsto regresar al Glaciar Mendenhall y cavar a través de sedimentos en busca de agujas de pino asociadas a los árboles, junto con otros tipos de vegetación. También planean medir las bandas de crecimiento de los árboles para determinar qué edad tenían cuando murieron.

"Son historias separadas, pero uniéndolas con la datación por radiocarbono y el trabajo estratigráfico ayudaría a reconstruir los capítulos de la historia", dijo Connor.

Los investigadores todavía no han publicado los resultados de la investigación, pero tienen previsto hacerlo una vez que se hayan reunido más datos.