updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

¿Podría la luna llena del 8 de octubre desencadenar la erupción del Mayon?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

emisión de dióxido de azufre por el volcán Mayon, Filipinas

Ed Laguerta, el hombre que vigila al volcán Mayon en Filipinas

Desde 1993 ha sido testigo de 6 de sus 49 erupciones registradas

De cincuenta y nueve años de edad, Ed Laguerta ha pasado más de dos décadas - casi la mitad de su vida - vigilando al volcán Mayon.

Es delgado y nervudo, con el rostro tan arrugado por las preocupaciones como el Mayon está bordeado por los flujos de lava. Las líneas de su cara se suavizan tras una cálida sonrisa después de que Laguerta hace una bromita durante las conferencias de prensa celebradas cada mañana en la Oficina de Seguridad Pública y Manejo de Emergencias de Albay (APSEMO), en Legazpi City, Filipinas.

Puede ser que sea una metáfora cómica de la peligrosa erupción que se espera, mientras anuncia los cambios en el número de caídas de rocas en las últimas 24 horas, o un golpe de voz suave a su colega a punto de dar sus propios datos de cambios en la deformación del suelo.

En los meses, semanas o días previos a una erupción del Mayon, son a las palabras de Laguerta a las que se aferra la gente. A medida que el vulcanólogo residente de Mayon, y el menos conocido volcán Bulusan en Bicol, a menudo es el que informa de las actualizaciones recogidas por su equipo - actualizaciones que podrían significar la diferencia entre la vida o la muerte en las comunidades aledañas al Mayon.

Desde que asumió el puesto de vulcanólogo del Mayon en 1993, Laguerta ha visto 6 erupciones. Ha sido testigo de diferentes tipos de erupciones, desde fuentes de lava estrombolianas a arranques repentinos de gas en una erupción freática.

Todos son hechos dramáticos que ocurren debajo de la tierra, lejos de los sentidos humanos. La mayoría de la gente ve a Laguerta, su equipo y al resto del Phivolcs, como los que conocen al volcán, pero Laguerta dice que los vulcanólogos tienen que lidiar diariamente con lo desconocido.

"Lo que se está estudiando es por debajo de la tierra y se intenta adivinar lo que el volcán está haciendo usando instrumentos que detectaron los datos. Hoy, por Mayon, no se puede ver físicamente que Mayon sea anormal. Usted puede decir, parece que está callado. Pero en este momento en el fondo de Mayon los disturbios son muy altos".

En Ligñon Hill

Parte de hacer frente a lo desconocido, dice Laguerta, es la espera casi insoportable para la erupción que podría ser un brote inofensivo de lava o una explosión que podría convertir las tierras de los alrededores en un páramo.

El eclipse casi no afectará

Phivolcs ha asegurado que el eclipse tendrá poco o ningún efecto sobre la posible erupción del Mayon:

"Sinasabi ng Phivolcs na hindi makakaapekto ang magaganap na total lunar eclipse. Gayunman, nananatili pa rin sa Alert Level 3 (ang Mayon), (Phivolcs dice que no afectará el eclipse total de Luna que se producirá. Sin embargo, aún se mantiene el nivel de alerta 3 (en Mayon)", dijo Susan Enriquez de Unang Balita:

Expertos suponen que, aunque la luna puede tener un efecto sobre la actividad volcánica, no es el único factor y no puede ser utilizada como un predictor de las erupciones. "Una erupción volcánica es un evento caótico", dijo a National Geographic el vigilante internacional de volcanes Steve O'Meara. "Con el fin de predecir un evento se deben conocer todas las variables involucradas. La gravedad es una de las fuerzas más poderosas de la Tierra, por lo que no se puede ignorar la luna. El reto es descubrir lo que está jugando un papel...".

Original en inglés: The man who watches Mayon