updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Algunas de las olas más fuertes del océano son invisibles para el ojo humano

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

olas en el Mar de Sulu, Estrecho de Luzón - Filipinas

Las olas internas en el Estrecho de Luzón, Filipinas, miden más de 650 pies de altura

Al norte de las Filipinas y el sur de Taiwán hay 160 millas de océano donde nacen algunas de las olas más fuertes del mundo. En la superficie, sin embargo, el estrecho de Luzón se parece a cualquier otra extensión de agua. Estas olas gigantes se encuentran por debajo de la superficie del océano, y son en su mayoría invisible para el ojo humano.

Pero las "olas internas", como se les llama, son tan poderosas que pueden afectar a todo el clima del planeta, por lo que un equipo internacional de científicos ha estado tratando de aprender más sobre ellas. En un nuevo estudio, publicado hoy en la Nature, estos científicos informan que fueron capaces de medir la forma y el tamaño de las olas del Estrecho de Luzón. Descubrieron que las olas miden más de 650 pies de altura (cerca de 200 metros), y la turbulencia es más de 10.000 veces más fuerte que la que normalmente se encuentra en el océano abierto.

"Lo que es especial acerca del Estrecho de Luzón es que, primero, las corrientes de marea son muy fuertes y, en segundo lugar, hay dos crestas espaciadas exactamente a la distancia adecuada, de manera que las olas creadas en una cresta refuerzan las olas creadas por la otra", dice Matthew Alford, autor principal del estudio y profesor en el Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California San Diego. Esto es lo que se vería si realmente pudiéramos ver las olas:

El estrecho de Luzón se ha estudiado durante años, pero las "condiciones extremadamente difíciles de operación" (como Alford y sus colegas ponen en su artículo) habían causado que nadie entiese realmente las olas internas del Estrecho".

mapa el Sudoeste de AsiaEn esta zona del mundo hay frecuentes tifones y fuertes vientos del monzón - por lo que la mayor parte de trabajo de campo del estudio tuvo que llevarse a cabo entre abril y julio, entre las temporadas de monzones y tifones, dice Alford. Además, hay fuertes corrientes - algunas causadas por las propias olas, y que pueden cambiar de dirección rápidamente - que pone en riesgo el material de los científicos.

Durante milenios la gente de mar reportó fenómenos extraños - los vikingos los llamaron "aguas muertas" - que hoy suenan como los efectos de las olas internas, y en la década de 1830 un ingeniero llamado John Scott Russell siguió a una a través de un canal de Escocia. Esa fue generada por un barco, un barco puede crear rápidamente a una gran ola interna pero también las dejan los barcos en sus recorridos, como experimentó un explorador noruego en 1893. Esa es la forma en que sabemos sobre ellas, para empezar.

Las olas internas provienen de las mareas que se mueven a través de la accidentada topografía del fondo del mar o de los vientos que soplan en la superficie del mar. Y, una vez que se han formado, pueden durar horas y viajar miles de millas desde su fuente. Llevan con ellas nutrientes que mantienen a las ballenas y los arrecifes de coral vivos, contaminantes que contaminan lugares lejos de su fuente y, quizás lo más importante, calor. Son lo suficientemente importantes para el clima del planeta que, mediante una mejor comprensión de ellas, los científicos serán capaces de crear modelos más precisos y predecir mejor lo que el futuro nos depara mientras el mundo se hace más caliente.

Articulo científico: The formation and fate of internal waves in the South China Sea