Loading...
updated 6:32 PM CET, Nov 23, 2017

Long Island, la isla esculpida por el agua

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Long Island, la isla esculpida por el agua - 5.0 out of 5 based on 1 vote

 Long Island desde satélite

En el siglo XVII se creyó que la isla Gardiners había un escondrijo de oro de piratas

La historia de Long Island comenzó con hielo. Cuando los glaciares retrocedieron al final de la última Edad de Hielo, se derrumbaron y amontonaron colinas de sedimento. A medida que el hielo se derretía y subian los mares, esos montones de escombros glaciales fueron rodeadas por el mar. Estirándose hacia el Atlántico como un pez gigante, la isla siguió cambiando. Miles de años más tarde, el agua sigue esculpiendo la costa de la isla.

El 17 de octubre de 2016, el Operational Land Imager (OLI) en el Landsat 8 capturó esta imagen del East End de Long Island. Mientras que la costa del norte se caracteriza por sus ensenadas y escarpadas penínsulas, la orilla del sur se caracteriza por sus barreras lisas protectoras de la arena - el resultado de olas golpeando constantemente.

Entre los ramales que se ramifican del extremo del este se encuentra la isla Gardiners, que abarca más de 3.300 acres y está cerrada al público - una fuente de curiosidad dada su proximidad a la población de Long Island. En el siglo XVII se creyó que en Gardiners había un escondrijo de oro de piratas. Los científicos modernos lo aprecian por otra forma de botín: su rica geología costera.

Bostwick Point

En el extremo norte de la isla Gardiners (arriba), se proyecta en el agua una característica similar a un colmillo. Este imponente promontorio en Bostwick Point debe su forma a las olas. A medida que golpean la orilla, las olas agitan los sedimentos a lo largo de la costa. Cuando rompen en un determinado un ángulo con la costa, crean una corriente paralela a la línea costera llamada "corriente litoral o corriente marginal". Combinados, estos procesos pueden rastrillar arena y sedimento en esta característica triangular.

El extremo opuesto de la isla (abajo) incluye un largo banco de arena y en forma de dedo llamada lengua (spit). Estas peculiaridades de arena se forman con frecuencia en la boca de las ensenadas y en lugares donde el agua debe moverse alrededor de las barreras costeras y otras características. La lengua que se proyecta desde el extremo sur de la isla ha crecido casi una milla (1,6 kilómetros) en las últimas décadas. En el proceso, el océano ha roto su longitud en varios puntos, creando islotes más pequeños como la isla de Cartwright.

Los huecos en la costa se forman con mayor frecuencia durante los huracanes, vientos del noroeste y otras fuertes tormentas, dijo Andrew Ashton, geólogo costero de la Institución Oceanográfica de Woods Hole. Sin embargo, con el tiempo, el golpeteo constante de las olas tiende a suavizar las lenguas, rellenando los huecos entre ellas. Las fuertes corrientes tienden a desarrollarse alrededor de tales características.

En esta imagen, las débiles y claras corrientes de sedimento en el agua rastrean este movimiento. La lengua actúa como un embudo, obligando al agua a moverse a través de un canal más estrecho y resultando en corrientes más potentes. Para obtener la misma cantidad de agua a través del espacio, su flujo debe acelerarse, dijo Ashton. "Este pequeña lengua que sale de la isla está tratando de obstruir el agua".

Cartwright Island

Referencias y lecturas relacionadas:

Garvies Point Museum and Preserve (2017) Geology of Long Island.
The New York Times (1998, May 17) Closely Guarded Secrets: Some Islands You Can’t Get to Visit.
NOAA (2016, September 2) Longshore Currents.

Crédito NASA Earth Observatory, imágenes por Jesse Allen, utilizando datos del Landsat del U.S. Geological Survey. Historia de Pola Lem.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar