vientos del huracán Florence

El huracán es uno de los ciclones de más larga duración en 2018

Habiendo batido el Atlántico durante dos semanas, el huracán Florence se encuentra entre los ciclones de más larga duración de la temporada 2018. Eso significa que los vientos de la tormenta han tenido mucho tiempo para enfurecerse y calmarse ya que se encontraron con diferentes condiciones ambientales sobre el Océano Atlántico.

La animación de más abajo refleja el campo de viento de la tormenta entre el 1 de septiembre y el 14 de septiembre de 2018. Los vientos más fuertes aparecen en rojo; los vientos más débiles son blancos.

Los datos sobre el viento provienen del Modelo de Sistema de Observación de la Tierra Goddard (GEOS), un modelo meteorológico experimental que utilizan los científicos de la NASA para analizar fenómenos climáticos globales. El modelo GEOS ingiere datos de viento de más de 30 fuentes, incluidos barcos, boyas, radiosondas, globos, aeronaves y satélites.

Florence surgió el 1 de septiembre en la costa oeste de África, cerca de Cabo Verde. A medida que la tormenta tropical se desplazó hacia el oeste, se intensificó lentamente hasta alcanzar el estado de huracán el 4 de septiembre con vientos máximos de 75 millas (120 kilómetros) por hora.

Por tradición, los meteorólogos usan la escala de Saffir-Simpson para categorizar la intensidad de los huracanes. Los huracanes de categoría 1 tienen vientos de entre 74 y 95 millas (119 y 153 kilómetros) por hora; las tormentas de Categoría 5, las más altas de la escala, tienen vientos que superan las 157 millas (252 kilómetros) por hora.

Para el 5 de septiembre, Florence se intensificó rápidamente, convirtiéndose en una tormenta de categoría 4 con vientos de 140 millas (225 kilómetyros) por hora. Esto fue seguido por unos días de aumento de la cizalladura del viento, que forzó la tormenta en una forma asimétrica y comenzó a romperla. Para el 7 de septiembre, los vientos máximos de Florence se habían reducido a 70 millas (100 kilómetros) por hora, lo que significa que ya no era un huracán. Luego, el 9 de septiembre, Florence ingresó a una zona de cizalladura del viento especialmente baja y altas temperaturas de la superficie del mar que llevaron a la tormenta a intensificarse rápidamente. Para el 10 de septiembre, los vientos volvieron al estado de Categoría 4.

Mientras Florence continuaba moviéndose hacia el oeste, nuevamente se encontró con áreas de moderada cizalladura del viento que comenzaron a interrumpir la circulación. Cuando la tormenta se acercaba a tierra el 13 y 14 de septiembre, "sus bandas exteriores comenzaron a interactuar con las Carolinas y la fricción comenzó a jugar un papel en la desaceleración de los vientos", explicó Marangelly Fuentes, un científico atmosférico de la NASA que ha estado rastreando la tormenta para la Oficina de Asimilación de Modelización Global. Para cuando Florence tocó tierra en Wrightsville Beach, Carolina del Norte, era una tormenta de Categoría 1.

Pero como han enfatizado Fuentes y muchos otros meteorólogos, la velocidad del viento es solo una parte de lo que el huracán puede dañar. En el caso de Florence, la tormenta se hizo más grande y se ralentizó a medida que se acercaba a tierra. Aunque los vientos se debilitaron, ayudaron a acumular olas y tormentas que pueden hacer que un ciclón tropical sea aún más peligroso.

"Los vientos máximos y la escala de Saffir-Simpson no tienen en cuenta los otros peligros que conlleva un ciclón tropical: marejadas ciclónicas y precipitaciones", dijo Fuentes. "La marejada ciclónica y las inundaciones casi siempre causan más muertes y daños en un huracán que los fuertes vientos".

Referencias y lecturas relacionadas:

Federal Emergency Management Agency (2018, September 11) Hurricanes.
NASA Disasters Program (2018) Hurricane Florence 2018.
NASA Earth Observatory (2018) Hurricane Florence.
NASA Hurricanes and Tropical Storms (2018, September 11) Florence (was Potential Tropical Cyclone 6) 2018.
National Hurricane Center (2018, September 11) Florence.
National Science Foundation Hurricanes: Science and Society.

Etiquetas: HuracánFlorenceVientoAtlántico
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta