Misterioso rumor planetario pudo provenir de la erupción submarina más grande jamás registrada

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

isla de Mayotte

Se están moviendo ingentes cantidades de magma bajo la isla de Mayotte cercana a Madagascar

El 11 de noviembre de 2018, un profundo rumor resonó en todo el mundo, uno que los humanos no podían sentir pero que se registraba claramente en los sismómetros. Un nuevo documento preimpreso sobre el evento ahora sugiere que fue causado por el mayor evento volcánico en alta mar en la historia registrada.

Originada a unos 50 km al este de la isla de Mayotte, cerca de Madagascar, la señal de mediados de noviembre llamó inmediatamente la atención de un dispar grupo de geocientíficos. Posteriormente, se dirigieron a Twitter para expresar su fascinación por este misterioso evento, uno incluso bromeaba sobre un "monstruo marino prehistórico gigante".

El rumor formó parte de una prolongada secuencia sísmica que comenzó en mayo de 2018, pero el potente gruñido de baja frecuencia de noviembre se destacó porque no fue inmediatamente obvio lo que lo causó. Estos científicos acordaron finalmente que solo podría haberse originado a partir de un evento volcánico, uno que involucrase el movimiento de un vasto volumen de magma debajo del lecho marino, haciendo que el suelo se desinfle significativamente.

Ahora, se ha cargado en el servidor público EarthArXiv un nuevo artículo de investigadores del French Geological Survey y de la Ecole Normale Supérieure de Francia. Aunque hay muchas preguntas sin respuesta, esta estimación de primer orden de lo que ocurrió entre mayo y mediados de noviembre coincide con los cálculos que los geocientíficos llevaron a las redes sociales. De hecho, el volumen de magma involucrado fue tan grande que este es sin duda uno de los más grandes eventos volcánicos en alta mar que se hayan visto con la moderna instrumentación científica.

Sin embargo, hay una importante advertencia a todo esto. En comparación con el monitoreo terrestre, hoy en día existe una gran falta de monitoreo en alta mar en todo el mundo, y es probable que haya muchos eventos en alta mar que han tenido lugar desde que comenzaron los registros modernos que los científicos no han detectado.

Sin embargo, no te equivoques: el reciente evento en alta mar que aún está en curso desde Mayotte es colosal.

De acuerdo con los datos de las estaciones de GPS en tierra, así como las señales sísmicas, incluido el extraño evento del 11 de noviembre, el rumor está siendo generado definitivamente por algún tipo de actividad volcánica. La forma en que se mueve el terreno en Mayotte implica que el lecho marino de su costa este se está hundiendo a una velocidad de alrededor de 1 cm por mes. Al mismo tiempo, la propia Mayotte se está desplazando hacia el este a una velocidad de 16 cm por mes. Ambas medidas indican que bajo tierra hay algo enorme en movimiento, causando una seria deflación.

isla de Mayotte, deflación

La naturaleza de estos temblores sugiere que la fuente magmática está centrada a una profundidad de 16 millas bajo del lecho marino. Solo en los primeros seis meses de la secuencia, se han desplazado al menos 0.24 millas cúbicas de magma. Eso es aproximadamente equivalente a 385 Grandes pirámides de Giza.

Helen Robinson, experta en geotermia y candidata a doctorado en la Universidad de Glasgow, la comparó con volúmenes de otras erupciones submarinas. Desde la erupción en alta mar del monte submarino Axial de 1998 hasta el paroxismo de Havre al norte de Nueva Zelanda en el arco de Kermadec, "ciertamente parece que este es el evento submarino más grande en términos de volumen registrado", dijo a Gizmodo.

Samuel Mitchell, experto en erupciones submarinas en la Universidad de Hawaii en Mānoa, y que trabajó en la erupción de Havre, estuvo de acuerdo en que las cantidades de material volcánico involucrado son definitivamente comparables. "El evento de 2018 en Mayotte parece mostrar un volumen sustancial de magma que sale de una región de almacenamiento profundo que, si surgiera, haría de esta una de las más grandes erupciones submarinas recientes documentadas", dijo.

Eso es un gran "si", sin embargo. Como Robinson señala también, y como reconoce el nuevo artículo preimpreso, lo que sucede cerca de Mayotte no es necesariamente una erupción.

Pierre Briole, geofísico de la Ecole Normale Supérieure de Francia y uno de los autores de la preimpresión, dijo a Gizmodo que la evidencia indirecta significa que "está bastante seguro de que es una erupción". Pero como actualmente no hay evidencia directa de que se haya producido una erupción, "existe una probabilidad significativa de que no haya lava que llegue a la superficie".

Al no penetrar en el mar, el magma migrante podría haberse inyectado en gruesos sedimentos en el lecho marino y haberse extendido alrededor. Mitchell explicó que esto se ha observado en otras partes cuando el magma es más denso que el sedimento circundante.

Aunque el volumen total de magma involucrado es comparable a la erupción de Havre de 2012, es probable que los dos sean eventos muy diferentes. El primero definitivamente involucró un montón de material eruptivo, cuya enorme balsa de piedra pómez fue vista por primera vez desde un avión. Al mismo tiempo, se formaron grandes cúpulas volcánicas en el fondo marino.

En el caso de Mayotte, si se produjo una erupción, explicó Mitchell, es más probable que se trate de algún tipo de derrame de fisuras que implique una lava más fluida, un poco como una versión submarina de lo que ocurrió en las laderas del Kīlauea de Hawái en 2018.

Jean Paul Ampuero, sismólogo y director de investigación del Instituto de Investigación para el Desarrollo de Francia, dijo que "toda esta secuencia es récord en muchos aspectos". Junto con el enorme volumen de magma, la señal del 11 de noviembre también fue fácilmente uno de los tremores de baja frecuencia más grandes de su tipo.

El hecho de que el rumor de baja frecuencia se extendió por todo el mundo se debió probablemente a una "tormenta perfecta", según Stephen Hicks, un sismólogo de la Universidad de Southampton.

En este caso, eso significaba tener una fuente muy grande y vibraciones en el tono exacto correcto para llevarlas a una distancia considerable.

isla de Mayotte, situaciónLos elementos individuales de la señal del 11 de noviembre siguen siendo profundamente desconcertantes. En particular, son difíciles de explicar sus repetidas ráfagas de alta frecuencia, que son similares (pero no están relacionadas con) la actividad industrial. Ampuero dijo que caen en un patrón de tiempo que indica que están fuertemente conectadas a los pulsos de baja frecuencia, lo que indica que los dos componentes "están hablando entre sí de alguna manera".

Una explicación altamente especulativa es que los eventos de alta frecuencia están relacionados con el colapso de las paredes rocosas que rodean al monstruo magmático. Esto perturba el depósito de magma, lo que hace que oscile o "hum". Al mismo tiempo, las ondas que rebotan de un lado a otro golpean otros flancos y provocan más colapsos, generando más eventos de alta frecuencia. Todo esto sucede, sugiere Ampuero, de una manera que hace que los eventos de baja y alta frecuencia se sincronicen, formando la señal del 11 de noviembre.

Es muy difícil decirlo con seguridad. Algunos temblores más pequeños en la secuencia también tenían una señal similar, agregó Ampuero, así que "tal vez atraparán otro" como el gran temblor y lo desarmarán para ver de qué está hecho.

El entorno geológico también es bastante extraño. Este importante evento volcánico se lleva a cabo en el extremo este de la cadena de islas, mientras que las islas volcánicas más jóvenes se encuentran al oeste. Así que parece que está sucediendo en el lugar "equivocado".

Tampoco está claro en primer lugar cuál es el responsable del volcanismo. Podría estar causado por la acción a lo largo de un límite de placa tectónica, una columna ascendente de material de manto sobrecalentado, o incluso una extensión del Rift del este de África, un importante evento tectónico que está destrozando lentamente el continente, dijo Hicks.

Incluso en la historia hay un elemento ecológico que actualmente no tiene explicación: la aparición de muchos peces muertos en las costas de Mayotte. Los gases volcánicos pueden asfixiar la vida marina durante las erupciones, pero la preimpresión informa que los gases quedaron atrapados en el magma.

Briole ha escuchado informes no verificados de que los peces que murieron eran peces de aguas profundas. La actividad magmática podría haberlos asustado hasta la superficie, donde experimentaron bajas presiones en las que no podrían sobrevivir. Robinson dijo que el magma, que puede haber entrado en los sedimentos del fondo marino, cocinó esos sedimentos y liberó dióxido de carbono en la columna de agua, que también podría haber asfixiado a los peces de aguas profundas.

Como mucho sobre el evento, por ahora esto sigue siendo especulativo. Es evidente que se necesita más instrumentación, y el Centro Nacional Francés para la Investigación Científica, con la ayuda del BRGM y otras autoridades, se está ahora desplegando bastante. Esto incluye equipos en Mayotte, en el sitio de la actividad, y en las Islas Gloriosas al este, para que puedan "escuchar" las perturbaciones del otro lado.

Eso todavía no resolverá todos los enigmas. Mitchell señaló que se requerirán levantamientos submarinos de ROVs no tripulados y radares para determinar cuánta lava brotó en la superficie, si la hubiera, y Hicks sugirió que podrían requerirse simulaciones numéricas y trabajo de laboratorio para comprender mejor lo que está sucediendo bajo la superficie.

Como enfatiza Ampuero, esto no se trata solo de rascar una picazón científica, sino también de ayudar a las comunidades locales. "La gente de Mayotte quiere realmente saber qué sucederá después", dijo. Como señala un reciente informe sobre la situación, a menudo hay una atmósfera de confusión y desconfianza en la isla. Cuanta más investigación se lleve a cabo, mejor estarán todos.

Artículo científico: The volcano-tectonic crisis of 2018 east of Mayotte, Comoros islands

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar