Debajo de un archipiélago de Alaska se puede esconder un gigantesco súper volcán submarino

islas de los Cuatro Volcanes, Alaska

Incluso si la idea se confirma, los resultados no necesariamente predicen una futura catástrofe

Un rastro de islas volcánicas frente a la costa del sur de Alaska en realidad puede ser parte de una única caldera gigante, según la evidencia que se presentó esta semana en la reunión de otoño de la American Geophysical Union. Si es así, es posible que el recién revelado gigante volcánico estalló una vez en una explosión lo suficientemente grande como para empequeñecer la cataclísmica erupción del Monte Santa Helena en 1980.

El gigante en cuestión está marcado por un grupo semicircular de picos en las Islas Aleutianas conocidas como las Islas de los Cuatro Volcanes (en inglés: 'Islands of Four Mountains' - IFM, por sus singlas en inglés). Durante mucho tiempo se pensó que los seis picos eran volcanes independientes, incluidos Herbert, Carlisle, Cleveland, Tana, Uliaga y Kagamil, pero en realidad pueden ser una serie de respiraderos conectados a lo largo del borde de una caldera volcánica mucho más grande.

Incluso si la idea se confirma, los resultados no necesariamente predicen una futura catástrofe.

"El resultado de esta nueva investigación no cambia los peligros", dice John Power, geofísico del Servicio Geológico de los Estados Unidos y del Observatorio de Volcanes de Alaska, quien presentó el trabajo el lunes en la reunión de la AGU. "Aquí no estamos pronosticando algo peligroso".

cráter del Monte Cleveland

Imagen: El cráter de la cima del Monte Cleveland en la la isla Chuginadak emite una vigorosa columna de vapor y gas. La pequeña cúpula de lava con un diámetro de aproximadamente 50 m está presente dentro del cráter de la cumbre. Crédito: Cindy Werner/USGS.

Buscando al gigante

Los científicos no se propusieron buscar pruebas de la poderosa explosión cuando en 2014 navegaron por primera vez a las IFM, sino que se centraron en la arqueología de la región. Un segundo grupo salió durante los próximos dos años para investigar los fundamentos tectónicos de los volcanes.

Los investigadores examinaron la geología local y emplearon un conjunto de tecnología para estudiar la región, incluidos sismómetros para detectar pequeños temblores y análisis químicos para comprender la composición de los gases que emanan del suelo. Sin embargo, mientras trabajaban con los datos, siguieron apareciendo desconcertantes características que solo recientemente se dieron cuenta de que podrían pertenecer a una enorme y antigua erupción.

La primera pieza del rompecabezas fue la curiosa forma de medio anillo de los volcanes de las IFM agrupados de cerca. Una explicación podría ser una caldera.

mapa de situación de las Islas de los Cuatro Volcanes

Imagen: Mapa de ubicación de las Islas de los Cuatro Volcanes en el arco de las Aleutianas. Esto también muestra la posición y áreas aproximadas de calderas conocidas a lo largo del arco. Crédito: John Power/USGS.

Las calderas se forman cuando un masivo depósito de magma se vacía repentinamente y el colapsa suelo suprayacente, creando una gran depresión en la superficie de la Tierra en cualquier lugar de una a 30 millas de ancho. La formación de una caldera produce una serie de fracturas a través de las cuales el magma puede filtrarse a la superficie, por lo que son comunes los cúmulos volcánicos alrededor de sus bordes o centros.

En este caso, los investigadores sospecharon que los volcanes de las IFM pueden representar una serie de estructuras geológicas conectadas alrededor de una caldera potencial de 12 millas de ancho, que creen que se encuentra a cientos de pies bajo la superficie de las gélidas aguas del Pacífico.

islas de los Cuatro Volcanes, Alaska

Imagen: Islas de los Cuatro Volcanes (en inglés: 'Islands of Four Mountains')

"Este sería un problema simple si estuviera en tierra", dice Diana Roman, vulcanóloga de la Carnegie Institution for Science y una de las principales investigadoras del proyecto. "Pero está bajo el agua, por lo que hace que sea mucho más difícil".

Otra pieza del rompecabezas fue el descubrimiento de rocas conocidas como ignimbritas soldadas. Estos materiales se forman cuando una gran erupción deposita abrasadoras cenizas volcánicas tan gruesas que los granos se sueldan en roca sólida, explica Pete Stelling, quien participó en la temporada de investigación de 2015 pero no forma parte del nuevo análisis.

Impulsado por estos desconcertantes datos, el equipo comenzó a "raspar los cojines del sofá", como dice Roman, para encontrar cualquier otra información que ayudase a explicar el fenómeno. Recopilaron una serie de pruebas, incluidas anomalías de la gravedad de datos satelitales y estudios batimétricos que se realizaron en el área poco después de la Segunda Guerra Mundial. Si bien no es de alta resolución, el mapeo del fondo marino insinuaba varias estructuras de crestas curvas y una depresión de más de 400 pies de profundidad que podrían ser parte de una caldera.

batimetría de las islas de los Cuatro Volcanes

Imagen: La batimetría para el área de las Islas de los Cuatro Volcanes, basada en sondeos de profundidad recopilados a mediados del siglo XX. Crédito: Hélène Le Mével.

Si se confirman sus sospechas, el equipo cree que la posible cuenca submarina puede haber sido el resultado de una explosión volcánica que estuvo a punto de ganarse la etiqueta de "súper erupción".

"Cualquier pieza de estas pruebas es cuestionable", dice Power. "Pero a medida que escarbamos cada vez más, se convierte en un argumento más fuerte".

Grande, pero no el más grande

El equipo advierte que quedan muchas incógnitas sobre la estructura. Por un lado, todavía no están seguros del tamaño de la caldera y no saben si se hizo a partir de una gran explosión o varias erupciones más pequeñas.

Incluso si fuera un solo evento, habría sido una explosión de tamaño medio en comparación con otras en todo el mundo a lo largo de la historia geológica, señala Roman. Por ejemplo, un cálculo muy aproximado situaría la explosión de las IFM en una décima parte del tamaño de la que sacudió Yellowstone hace unos 640.000 años, dice Adam Kent, vulcanólogo de la Universidad Estatal de Oregon que no formó parte del equipo de estudio. "Sería potencialmente un cambio global", dice. "Pero no el fin del mundo".

Aún así, la investigación preliminar proporciona algunas tentadoras pistas para ayudar a los científicos a comprender mejor los potenciales peligros actuales y futuros en esta región.

"Esta es una historia realmente agradable para futuras investigaciones", dice a National Geographic Jackie Caplan-Auerbach, vulcanóloga y sismóloga de la Western Washington University que no formó parte del equipo de investigación.

Conferencia "Multi-Disciplinary Evidence for a Large, Previously Unrecognized Caldera in the Islands of Four Mountains, Central Aleutian Arc, Alaska"

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.