Completando la historia de tres rocas legendarias

rocas gigantes Tokia, Rebua y Kamatoa (sumergida)

Nuevos detalles del origen de las rocas distintivamente fuera de lugar de la isla Makin las achacan a un paleotsunami

La primera vez que James Terry escuchó la leyenda de las tres rocas de la isla Makin fue en 2012. Romano Reo, un topógrafo jefe retirado del Departamento de Tierras y Estudios de Kiribati, le envió un correo electrónico y le contó la historia de un legendario rey que vivió en una isla que ahora forma parte de la República de Kiribati en el Océano Pacífico central.

En la historia, la gente de la cercana isla Makin le llevó al rey un regalo de fruta. Pero la fruta estaba podrida y el rey, enfurecido por la afrenta, envió tres olas gigantes para castigar a los isleños de Makin. Cada ola llevó una enorme roca hacia la orilla. Cuando cayó la inundación, los aterrorizados isleños suplicaron perdón. El rey cedió, deteniendo la tercera ola justo a tiempo.

La historia atrapó a Terry porque, como geocientífico de la Universidad Zayed en los Emiratos Árabes Unidos, había estudiado los cantos rodados en la alta mar. Se preguntó si la historia era, de hecho, más que una historia. Era posible que la historia del enojado rey, transmitida por los indígenas micronesios de la isla, fuera un geomito, una leyenda que codifica información veraz sobre el pasado geológico de un área.

Y así, en junio de 2018, Terry y otros investigadores fueron a Makin Island para averiguarlo. Se presentaron a los lugareños, haciendo a sus antepasados una tradicional ofrenda de tabaco. Con su guía, los investigadores fueron llevados a la costa sur de Makin. Allí, de pie con orgullo y casi por completo fuera del agua durante la marea baja, había dos enormes rocas.

"Estos enormes bloques aislados, estaban asentados solos", dice Terry. Cada una de las rocas tiene un nombre. Dispuestas en una línea, aproximadamente de este a oeste, están Tokia, una roca de 22 metros de circunferencia, y Rebua, un poco más pequeña con 18,5 metros. La tercera piedra, Kamatoa, es la más grande. Aproximadamente 39 metros de circunferencia, más ancha de lo que es de largo un autobús escolar, Kamatoa siempre está bajo el agua. Es la misericordia del rey.

mapa de las rocas gigantes Tokia, Rebua y Kamatoa (sumergida)

Durante el viaje, conocieron inesperadamente a Tobeia Kabobouea, un hombre de unos 60 años que ocupa el puesto de Wiin te Maneaba, o narrador tradicional. El hombre es un "archivo viviente", como escriben Terry y sus colegas en un reciente artículo. Al darse cuenta del interés de los científicos por las piedras, Kabobouea se ofreció a recitar una historia.

Procedió a narrar una historia diferente de la que Terry había sabido años antes por correo electrónico. El Wiin te Maneaba contó la historia de un hombre de la isla Makin que fue engañado por su comunidad. Sus vecinos de una isla cercana tenían la capacidad de convocar y cazar delfines, pero le daban al hombre de la isla Makin solo los órganos internos, nunca la carne más sabrosa. Enfadado, el hombre llamó a tres olas, cada una con una piedra enorme, y las envió a toda velocidad hacia los aldeanos. Finalmente, sintió remordimiento y detuvo la ola final y más destructiva.

Son dos relatos distintos, aunque sorprendentemente similares, de olas gigantes que llevan a Tokia, Rebua y Kamatoa a sus actuales lugares de descanso.

rocas gigantes de la isla Makin

Terry y sus colegas se dirigieron luego hacia las tres rocas mismas.

Cada roca está hecha de coral. Debido a que los corales extraen uranio del agua de mar, y debido a que el uranio se descompone y se convierte en torio cuando muere el coral, la proporción de uranio a torio en los corales muertos puede indicar cuándo murieron. “Funciona como un reloj atómico”, dice Terry. El análisis arrojó un rango de fechas posibles, siendo la más probable 1576.

Con base en la escala de las rocas y la energía que se habría requerido para moverlas, Terry y sus colegas piensan que un poderoso tsunami, aproximadamente tan fuerte como el que causó el desastre en la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi en Japón en 2011, golpeó la isla Makin en 1576. Terry sugiere que el tsunami fue provocado por el colapso de una parte del lecho marino junto a Makin. La ola rompió las rocas de un arrecife de coral cercano y las arrojó hacia la orilla.

desplazamiento de las rocas por un tsunami

Aunque no hay forma de saber con certeza que las historias transmitidas por la población local definitivamente se relacionan con un solo evento histórico, la investigación parece confirmar lo que los micronesios de la isla de Makin parecen haber sabido todo el tiempo.

Adrienne Mayor, folclorista e historiadora de la ciencia antigua en la Universidad de Stanford en California, señala que los detalles clave en ambas versiones de la historia de Makin Island insinúan que un tsunami fue el responsable de las enormes olas, más que algún otro evento. Por ejemplo, no se menciona una tormenta en ninguna de las versiones de la leyenda. Las olas parecen surgir de la nada, como un tsunami, y bien podrían haber traído rocas con ellas. "Me pareció realmente fascinante", dice Mayor.

"Muchas de las leyendas más antiguas tratan sobre la naturaleza", añade. Sugiere que fue una forma de intentar explicar los cambios repentinos o monumentales que experimentaron las personas. Ciertamente sabían cómo aderezar las advertencias en convincentes narrativas que otros probablemente transmitirían.

La investigación fue publicada en la revista científica Island Arc: Giant palaeotsunami in Kiribati: Converging evidence from geology and oral history

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar