¿Cómo generan tsunamis las erupciones volcánicas?

erupción volcánica submarina

En el mundo ha habido 110 erupciones que causaron tsunamis

Aunque relativamente infrecuentes, las erupciones volcánicas violentas también representan perturbaciones impulsivas, que pueden desplazar un gran volumen de agua y generar olas de tsunami extremadamente destructivas en el área de origen inmediata.

Primero y más obvio: un tsunami volcánico es un movimiento masivo de agua causado por un volcán. Ten en cuenta que no dije volcán en erupción. Esto se debe a que un volcán no tiene que entrar en erupción para provocar un tsunami. Echemos un vistazo a las formas en que sabemos que los volcanes pueden generar tsunamis, explosivamente o no:

Durante las erupciones, los tsunamis volcánicos pueden ser causados ​​por explosiones submarinas y ondas de choque causadas por grandes explosiones, incluso las que ocurren por encima de la línea de flotación. Las ondas de choque que se acoplan con las olas del mar pueden producir tsunamis de hasta tres metros de altura. Entonces, a veces, la energía de la erupción por sí sola puede hacer que el mar se comporte de manera extremadamente peligrosa.

De acuerdo con este mecanismo, las olas pueden ser generadas por el desplazamiento repentino del agua causado por una explosión volcánica, por el derrumbe de la ladera de un volcán, o más probablemente por una explosión freatomagmática y el colapso/hundimiento de las cámaras magmáticas volcánicas.

Los flujos piroclásticos y los lahares que golpean el océano también pueden desplazar el agua en una escala alarmante. Los lahares pueden verter muy rápidamente una gran cantidad de material en las aguas cercanas a un volcán, pero los flujos piroclásticos son las estrellas de este espectáculo. Estos flujos letales de gases abrasadores y escombros volcánicos arrastrados pueden enviar un kilómetro cúbico o más de material a toda velocidad hacia mares antes serenos, desplazando cantidades masivas de agua que no tienen a dónde ir más que lejos.

Los terremotos, ya sean de origen tectónico o volcánico , pueden provocar deslizamientos de tierra y avalanchas de escombros. No importa si estos movimientos masivos de rocas, cenizas y otros materiales se originan por encima o por debajo del nivel del mar: el agua se desplaza y se producen tsunamis.

Los deltas de lava pueden colapsar sin previo aviso, generando olas localizadas pero mortales.

El colapso de la caldera , al igual que la catastrófica conclusión de la erupción de Krakatau en 1888, puede desplazar cantidades masivas de agua, provocando enormes tsunamis que devastan partes de la costa que normalmente no se considerarían bajas.

tiempos de viaje de las olas erupción Krakatoa

Imagen: Tiempos de viaje del tsunami para la erupción del Krakatoa de agosto de 1888. Crédito: NOAA

Las fallas en los flancos y los colapsos de sectores pueden ser tan malos o peores, y no es necesario que ocurra una erupción de ningún tamaño. La mayoría de los volcanes son empinados, hechos de conglomerados de escombros y material suelto, a menudo tienen sistemas hidrotermales que alteran y debilitan incluso la lava más sólida y sufren intrusiones desestabilizadoras de magma nuevo. El nuevo material se agrega a menudo mucho más rápido de lo que la erosión puede soportar. Y los flujos de lava submarinos construyen las pendientes más empinadas de todas, debido al rápido enfriamiento y/o acumulación en los arrecifes de coral. Con varios de estos factores combinados en un volcán, no se necesita una erupción o un terremoto para derribar todo un sector. La gravedad puede manejar el trabajo sola. Y luego terminas con el problema familiar de demasiados escombros que mueven el agua a la vez.

Cualquiera de los factores anteriores puede causar un tsunami volcánico, pero a menudo ocurren en combinación. Esto hace que sea difícil predecir el momento y el alcance de tales tsunamis.

Uno de los tsunamis más grandes y destructivos jamás registrados se generó el 26 de agosto de 1883 tras la explosión y colapso del volcán de Krakatoa (Krakatau), en Indonesia. Esta explosión generó olas que alcanzaron los 135 pies (más de 40 metros), destruyeron ciudades y pueblos costeros a lo largo del Estrecho de Sunda en las islas de Java y Sumatra, matando a 36.417 personas.

También se cree que la destrucción de la civilización minoica en Grecia se produjo en el 1490 a.C. por la explosión/colapso del volcán de Santorini en el Mar Egeo.

tsunami por erupción volcánica

Imagen: Diagrama de cómo una erupción volcánica puede generar un tsunami.

Cuando observes riesgo de un tsunami en tu comunidad, debes considerar las diferentes fuentes en tu área/región que pueden generar un tsunami. Los volcanes son una fuente que puede producir tsunamis tan altos como los producidos por el terremoto más grande.

Pueden ser causados por mecanismos tales como terremotos volcánicos, erupciones submarinas, flujos piroclásticos, colapso de calderas, deslizamientos de tierra, lahares, erupciones freatomagmáticas, colapso de fajanas o deltas de lava y ondas de aire de grandes explosiones.

Ha habido 110 erupciones que causaron tsunamis (NGDC/WDS). A continuación se presentan algunos ejemplos de erupciones volcánicas que han causado un tsunami:

• En 1792, la erupción del Monte Unzen en Japón produjo un destructivo deslizamiento de tierra que generó un tsunami de 165 pies (50 metros). El número de muertos por el desastre se estima en más de 15.000 personas, lo que la convierte en la erupción volcánica más mortífera en la historia de Japón.

• La erupción de Krakatoa en Indonesia en 1883 causada por flujos piroclásticos que ingresan al agua (una oleada de base resultante del colapso de la columna de erupción) que produjo alturas de elevación de 120 pies (37 metros) y mató a más de 26.000 personas y muchos pueblos costeros destruidos.

• La erupción de 1980 del Monte St. Helens en Washington (EE. UU.) provocó el colapso parcial del flanco del volcán y una avalancha en el lago Spirit produciendo un tsunami de 780 pies (237 metros).

erupción Monte St. Helens 1982 2007

• El día 15 de enero de 2022 se generó un tsunami por la erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Haʻapai, cerca de Nueva Zelanda. Las olas produjeron daños tan lejos como Perú y Chile. La explosión se vio claramente desde los satélites:

erupción del Hunga Tonga-Hunga Haʻapai

Base de datos de erupciones volcánicas significativas es una lista global de más de 600 erupciones desde 4360 a.C. hasta el presente.

Etiquetas: TsunamiVolcánico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: