updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

El terremoto y tsunami de Japón coincidió con "anomalías" en el cielo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tsunami llega planta nuclear de Fukushima, marzo 2011

Posible vínculo entre la actividad sísmica y los cambios en la atmósfera o ionosfera

La actividad sísmica importante puede ser precedida por una liberación de gas radón que se ioniza y calienta el aire circundante

mapa posición del terremoto de Japón, marzo 2011 Un análisis preliminar de la atmósfera y la ionosfera sobre Japón en marzo revela anomalías en infrarrojos y electrones coincidentes con el terremoto de Tohoku, según investigadores en los EE.UU. y Rusia. Las anomalías son la última evidencia de un posible vínculo entre la actividad sísmica y los cambios en la atmósfera o ionosfera, a pesar de que los escépticos creen que no están relacionados.

Los sismólogos han buscado señales de alerta temprana de terremotos desde hace más de un siglo. Estos van desde pequeños temblores en el suelo, a luces, como las auroras en la atmósfera, e incluso el extraño comportamiento animal. Pero a pesar de unos pocos registros de incidentes de ese tipo que llegan antes de los terremotos - por lo general son a posteriori - nunca ha sido un método consistente para predecir con exactitud cuando va a pasar un temblor importante.

¿Signos reveladores?

Muchos científicos todavía controlan diversos parámetros en torno a las regiones propensas a terremotos en la esperanza de que van a mejorar la previsión, o tal vez abrir vías hacia la predicción. Estos parámetros incluyen las emisiones infrarrojas en la atmósfera superior y el contenido total de electrones (TEC - total electron content) de la ionosfera - la parte de la atmósfera de la Tierra entre altitudes de 80 km y 1000 que se compone de electrones e iones.

Los cambios en las emisiones de infrarrojos y en el TEC se conoce su existencia por razones no sísmicas: el infrarrojo varía con la cubierta de nubes, por ejemplo, mientras que el TEC recibe un impulso durante una actividad solar elevada. Sin embargo, los investigadores han afirmado que todavía se puede seleccionar un comportamiento anómalo en el infrarrojo y el TEC, que coincidió con varios terremotos en el pasado, como el terremoto de Sichuan en 2008 en China y el terremoto de 2010 en Haití.

terremoto Japón cambios en la ionosfera

Ahora Dimitar Ouzounov de la Universidad de Chapman en Orange, California, y sus colegas, afirman tener pruebas de anomalías de infrarrojos y señales del TEC poco antes del terremoto de magnitud 9.0 que sacudió la costa de Tohoku, Japón, el 11 de marzo de este año. Los investigadores creen que las aparentes anomalías podrían ser evidencia de que la actividad sísmica importante es precedida por una liberación de gas radón que se ioniza y calienta el aire circundante.

El grupo de Ouzounov hizo un análisis retrospectivo de cuatro parámetros: salida de radiación infrarroja de la Tierra, utilizando imágenes de satélite; el TEC de la ionosfera, calculado desde señales mundiales de posicionamiento por satélite; la sección transversal o "tomografía" de la ionosfera, utilizando datos de satélites de baja órbita de la Tierra; y la densidad de electrones de la ionosfera superior, calculada a partir de las señales tomadas en cuatro lugares de Japón con ionosondas terrestres. Los datos infrarrojos del mes de marzo se analizaron durante un período de ocho años - desde 2004 hasta 2011 -, mientras que los datos de la ionosfera se analizaron sólo en la época del terremoto de Tohoku.

Los investigadores encontraron lo que dicen es la primera indicación de una anomalía de infrarrojos el 8 de marzo de 2011, tres días antes del terremoto. Al 11 de marzo, el día del sismo, la ubicación de la emisión infrarroja máxima aparentemente cayó exactamente sobre el epicentro del terremoto. Mientras tanto, también encontraron un aumento en la densidad de electrones, alcanzando un máximo el 8 de marzo. Este día también mostró una variación anormal del TEC en el epicentro, de acuerdo con los resultados. Del 3 al 11 de marzo las ionosondas registraron un "gran aumento" en la densidad de electrones.

momento de la llegada del tsunami a Fukushima

Los fanáticos y los escépticos

"Los resultados son interesantes para mí a pesar de que el mecanismo físico no está claro", dijo Katsumi Hattori, un geocientífico de la Universidad de Chiba en Japón. "Mi opinión es que su enfoque es una de las formas de esperanza para predecir la actividad sísmica, pero creo que la predicción de cuándo, dónde y de qué magnitud es difícil, pero el control de [las emisiones de infrarrojo] y el TEC pueden proporcionar información para la actividad sísmica. Son lo mismo que los parámetros para el pronóstico del tiempo!.

Sin embargo, muchos sismólogos se muestran escépticos sobre los beneficios de este tipo de análisis, en la creencia de que es fácil de encontrar correlaciones cuando los datos se toman de manera selectiva. Ian Main, un sismólogo de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido, dice que las señales en la atmósfera y la ionosfera "fluctúan todo el tiempo, y sería sorprendente que ciertas fluctuaciones no ocurriesen en la época del terremoto". Y añade: "Una de las cosas que se pueden predecir de los terremotos es que después del evento habrá anuncios de la conducta precursora identificada en retrospectiva".

Thomas Heaton, un sismólogo en el California Institute of Technology de los EE.UU., también se muestra escéptico de la predicción. "A través de los años he visto docenas de denuncias de anomalías en señales geofísicas", dice. Sin embargo, todavía tenemos que descubrir un precursor de un terremoto que se produzca de forma fiable, una señal significativa antes de que ocurra. "De hecho, cuanto más se mira, más parece que un gran terremoto se inicia de forma similar a un pequeño terremoto", añade, explicando que, debido a las similitudes, incluso una señal previa no serviría para juzgar la intensidad de la próxima terremoto.

Sin embargo, Ouzounov y su grupo tienen la esperanza de que su trabajo ayudará tanto a la previsión como a la predicción. Ouzounov dijo que tienen una lista de más de 100 terremotos en la última década y han descubierto una "aparición sistemática de señales en la atmósfera y la ionosfera en el mismo período de tiempo que han demostrado por el terremoto de Tohoku".

mapa de la ionosfera en tiempo real     mapa tiempo real contenido total electrones TEC

Por si acaso os interesa estar vigilando estas "señales" os de los enlaces al "Global real time ionospheric map " y al TEC (Total electron content map), imágenes de más arriba.

Artículo en arXiv: Atmosphere-Ionosphere Response to the M9 Tohoku Earthquake Revealed by Joined Satellite and Ground Observations

Actualización 27 de mayo de 2012: Un nuevo vídeo de la NASA nos muestra las perturbaciones producidas en la atmósfera superior por el tsunami de Japón y que fueron medidas con instrumentos GPS: