updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Sustancias químicas en los escombros del tsunami amenazan las costas de Norte América

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
escombros de tsunami de Japón llegarán hasta Alaska

Basura y escombros podrían no ser la única cosa que aparezca en la orilla, también restos humanos

El derrame y difusión de los productos químicos industriales en toda la costa de la Columbia Británica es una posibilidad cuando se acerquen a la costa oeste los escombros de movimiento más lento del tsunami de Japón, según los expertos observan sus movimientos.

El riesgo de contaminación química es considerable, sobre todo teniendo en cuenta que muchas de las áreas afectadas por el tsunami en la costa japonesa fueron industriales y utilizaban muchos tipos diferentes de productos químicos tóxicos en las operaciones de fabricación.

"La contaminación química podría ser una amenaza real", dijo el Dr. M. Sanjayan, científico jefe del grupo de conservación de The Nature Conservancy. "Por ejemplo, es muy difícil imaginar que 50 bidones llenos con algo podrían aparecer al mismo tiempo, a menos que sea un evento como este. Ahí es donde puede ser un poco peligroso".

"Encontrar un bidón de, por ejemplo, diluyente de pintura, o algo que podríamos encontrar en nuestro garaje, no es tremendamente tóxico. Pero si se encuentran 50 varados en una orilla rocosa y encima con fugas, entonces tendremos algunos problemas".

embases arrastrados por el tsunami de Japón

La National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de los EE.UU. es una de las pocas organizaciones que está haciendo un seguimiento del movimiento de los desechos, construyendo modelos que intentan predecir el movimiento de los escombros, ya que siguen las corrientes oceánicas.

Diana Parker de la NOAA, señala que la mayoría de los escombros son más pesados y de lento de movimiento que los elementos más dinámicos que se han encontrado en las costas en los últimos meses. Los objetos que viajan flotando, como los envases de plástico, botellas y boyas, se mueven mucho más rápido que los envases intactos de productos químicos industriales, posiblemente peligrosos. La mayor parte de los escombros que la mar sacó por el tsunami están todavía flotando al norte de las islas principales de Hawái en el Pacífico.

Sanjayan dice que los dos gobiernos de Canadá y Estados Unidos podrían hacer más en términos de desarrollo de un plan para las comunidades costeras en caso de que los desechos tóxicos vararan en tierra. "Si fuese afectada una pequeña comunidad, podría acabar con la industria del turismo del año o con su pesca durante un año".

Radioactividad

La preocupación por los productos químicos industriales arrastrados hacia el mar por el tsunami de marzo 2011 fue eclipsada anteriormente por el temor de que algunos de los desechos podrían ser radiactivos, y este ha disminuido.

El tsunami dañó los generadores de emergencia en la planta nuclear de Fukushima Daiichi, causando una pérdida de refrigerante y el colapso parcial de algunos reactores. A continuación explosiones internas rompieron los vasos de contención, dando lugar a una fuga radiactiva que continúa hasta nuestros días.

En los Estados Unidos y Canadá, posibles elementos radioactivos en los escombros flotantes se convirtieron en un problema acuciante cuando expertos comenzaron a advertir que los objetos que comenzarían a llegar a las costas de Norteamérica a finales de 2011 y continuarán haciéndolo hasta bien entrado 2013. Sin embargo, los expertos han quitado importancia al peligro de que ocurra tal evento.

Sanjayan dijo que es poco probable que cualquier radioactividad toque tierra, principalmente debido a las grandes distancias y la cantidad de tiempo de exposición al agua, que bloquea y diluye la radiación [ver Radiación de Fukuhisma en atún de EE.UU. y "Pacific bluefin tuna transport Fukushima-derived radionuclides from Japan to California"].

atún radiactivo de Fukushima por el tsunami

"Así que realmente no es un gran peligro", dijo. "La mayoría de los restos fue lanzados en la primera ola, no afectando al reactor y la radiactividad no ocurrió sino hasta muchas horas y días más tarde [cuando la mayoría de los escombros ya se habían ido]".

Kathryn Higley, el jefe del departamento de salud de ingeniería nuclear y física de radiación en la Universidad Estatal de Oregón, está de acuerdo en que el riesgo de radiación es poco probable, diciendo que "es posible que algunos materiales radiactivos sigan flotando... [Sin embargo], todas las expectativas son que estarán sumamente diluidos a causa de agua salada.

"Una cosa casi segura es que la radiactividad que llegue no será un gran problema".

destrucción tras el tsunami de Japón de 2011

Los restos humanos

Curt Ebbesmeyer, co-creador del simulador de la superficie oceánica actual, espera que, sobre la base de modelos actualizados, la cantidad máxima de escombros del tsunami llegarán a la costa oeste de América del Norte en octubre de 2012.

Sin embargo, basura y escombros podrían no ser la única cosa que aparezca en la orilla, como dijo el 21 de mayo en un simposio sobre el tsunami en Port Angeles, Washington. Confirmando una espantosa verdad, Ebbesmeyer cree que restos de personas arrastradas hacia el mar en el desastre también puede que toquen tierra durante el próximo año.

"Estamos esperando 100 zapatillas de deporte con huesos en ellas", dijo a la audiencia.

Ebbesmeyer hizo hincapié en que la población debe tratar de mostrar respeto por cualquier resto que encuentre, "por que puede ser lo único que le quede a una familia japonesa de sus allegados que se perdieron".

destrucción del tsunami de Japón de 2011

El patrón de los escombros

The Nature Conservancy y la NOAA creen que la información que se ha dado sobre el campo de escombros llama la atención sobre el hecho de que los residuos de alta mar por el tsunami se han limitado a añadir un montón cada vez mayor de acumulación de basura en el Pacífico y en las costas. Pero el número estimado de cinco millones de toneladas de escombros del tsunami japonés representa menos del uno por ciento de lo que ya está por ahí en el Pacífico.

"La clave es no poner más un solo plástico o producto desechable en el océano", dice Sanjayan, señalando que "el 80 por ciento de [la basura] proviene de los vertederos y las fuentes basadas en tierra. Para mí eso es el mayor problema y [los restos de tsunami] probablemente aumentarán la conciencia de la gente sobre el tema".

No está claro cómo serán los escombros objeto de seguimiento cercano en los próximos meses, ya que los gobiernos tanto en los Estados Unidos y Canadá han, en su mayor parte, puesto el tema en un segundo plano. De acuerdo con Sanjayan, después de un impulso a su financiación tras la conmoción inicial del desastre del año pasado, este año de los $5 millones del presupuesto de NOAA podrían ser recortados hasta en un 25 por ciento, una posible indicación de que los que deciden se han convencido de que no se les está presionando lo suficiente como para justificar una respuesta continua.

Sin embargo, provincias, gobierno federal, gobiernos locales y voluntarios se han unido a los trabajos de limpieza a través de un Comité de Coordinación de los escombros del tsunami.

Fuente original: Chemicals In Tsunami Debris Could Pose Coastal Threat