updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Una breve historia de monstruosos tsunamis

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tsunami de Japón, marzo de 2011

El mayor tsunami registrado fue de 524 metros de altura y la ocasión es buena para que vuelva a suceder de nuevo

Hace cincuenta años esta semana el Gran Terremoto de Alaska asoló el noroeste del Pacífico, matando a más de 100 personas. Sin embargo nueve de cada diez muertes no fueron causadas por el terremoto, sino por una serie de tsunamis que azotaron la costa, uno de los cuales se elevó hasta 219 pies (66 metros) de altura.

Sin embargo, los ha habido más alto que eso. El 1958 el tsunami que arrasó Lituya Bay, un tranquilo fiordo cerca del golfo de Alaska, fue ocho veces más grande. Y aunque sus causas hacen que sea diferente a las olas que azotaron el sudeste de Asia en 2004 y Japón en 2011, el calentamiento de la atmósfera hará que ambos tipos se vuelven más comunes.

La calamidad ocurrió a las 22:00 del 9 de julio de 1958 cuando un terremoto de 8.0 en la escala de Richter embistió la costa norte de Alaska. Ese impacto liberó entre 30,6 y 46 millones de metros cúbicos de hielo y roca que bordeaban la cuenca de Lituya, descargándolos a 3.000 metros en la bahía. El monstruo de 1.720 pies (524 metros) que se alzó como resultado se disparó a través de la bahía a 100 millas por hora (161 kilómetros por hora), como detalla Susan Casey en su libro, "The Wave: In Pursuit of the Rogues, Freaks and Giants of the Ocean". Así es como trabaja:

Sorprendentemente, cuatro personas sobrevivieron. Se dividieron entre un barco que se enfrentó directamente a la cara de la ola, todavía más alta que un edificio, y otro que la montó como un surfista a unos 80 metros por encima de las copas de los árboles, hasta que le depositó en el Golfo de Alaska entre una lluvia de árboles arrancados.

Flanqueada por cornisas de hielo y roca - y cerca de una falla lo suficientemente animada para desalojarlas y causar una topografía de avalanchas - Lituya Bay es letalmente única. Los geólogos dicen que hubo otro golpe de una ola de 150 metros (paywall; pdf, p.155) en 1936, y uno de 120 metros en 1853. Exploradores franceses y rusos experimentaron extremos desagradables allí, según Casey (la bautizaron la isla en medio del "Cenotafio", que significa un monumento a los muertos). Y luego está la historia que cuenta Casey de una mujer india Tlingit que regresó un día de recoger bayas y encontró toda su aldea barrida, los cadáveres de su clan esparcidos entre los árboles quedaban.

altura olas de diferentes tsunamis

Sin embargo, la mayoría de los tsunamis en registros históricos empiezan de manera diferente. Erupciones volcánicas y cambiantes placas tectónicas causan terremotos submarinos. Cuando los terremotos levantan la suficiente tierra hacia arriba, desplazan enormes ondas de agua que se convierten en tsunamis. El Anillo de Fuego - la cordillera volcánica que se enrosca alrededor del Océano Pacífico - es la de mayor actividad sísmica del planeta, generando el 80% de los terremotos del mundo - y es por eso que muchos tsunamis chocan contra Japón y Chile. Los deslizamientos de tierra, tanto bajo el agua y por encima, crean enormes olas como la de Lituya, y los terremotos suelen ser, aunque no siempre, los responsables.

mapa recientes tsunamis y terremotos

Un calentamiento del clima aúna la posibilidad de que se den los dos tipos. El derretimiento de los glaciares va a redistribuir el peso en todo el planeta y la presión relacionada se doblará el fondo del mar, aumentando la actividad volcánica.

De hecho, como explica Casey, eso es lo que pasó al final de la última edad de hielo. Aunque es imposible saber con exactitud la forma en que cambiaron los mares, los científicos tienen algunas pistas, por ejemplo, el deslizamiento de tierra submarino frente a Noruega hace unos 7.900 años. Los tsunamis resultantes fueron de sólo de 10 a 20 metros (pdf). Aún así, esas olas se tragaron un trozo bastante grande de la costa de los Países Bajos, Alemania y Dinamarca que ayudaron a convertir a Gran Bretaña en una isla.