updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Cuidado con los megatsunamis volcánicos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

volcán Fogo, Cabo Verde, desde satélite

Científicos encuentran pruebas de una ola de 250 m causada por el colapso de un volcán y dicen que podría suceder de nuevo

Los científicos que trabajan cerca de África occidental en las islas de Cabo Verde han encontrado evidencia de un megatsunami que empequeñece cualquier cosa que hayan visto los seres humanos.

Dicen que el repentino colapso de un volcán hace unos 73.000 años creó una ola de 250 metros que envolvió a una isla a más de 30 millas de distancia.

Advierten que el colapso de volcanes podría ser mucho más catastrófico de lo que se pensaba.

El estudio aparece en la revista Science Advances y revive el debate sobre si colapsos gigantes repentinos de volcanes presentan hoy un peligro real alrededor de las islas volcánicas o costas distantes continentales.

"Nuestra opinión es que los colapsos de los flancos pueden ocurrir muy rápido y de manera catastrófica, y por lo tanto son capaces de desencadenar tsunamis gigantes", dijo el autor Ricardo Ramalho, quien realizó la investigación como un asociado postdoctoral en el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia.

mapa situación islas Cabo Verde"Probablemente no suceden muy a menudo. Pero tenemos que tener esto en cuenta cuando pensamos en el peligro potencial de este tipo de características volcánicas".

El aparente colapso ocurrió en el volcán Fogo hace unos 73.000 años, uno de los volcanes de isla más grandes y más activos del mundo. Hoy en día, se eleva a 2.829 metros (9.300 pies) sobre el nivel del mar, y entra en erupción aproximadamente cada 20 años, la más reciente el pasado otoño.

La Isla de Santiago, donde aparentemente golpeó la ola, es ahora el hogar de unas 250.000 personas.

No hay duda de que los flancos volcánicos presentan un peligro. Al menos ocho derrumbes más pequeños han ocurrido en Alaska, Japón y otros países en los últimos cientos de años, y algunos han generado tsunamis mortales.

Pero muchos científicos dudan de que grandes volcanes puedan derrumbarse con la rapidez que el nuevo estudio sugiere. Más bien se imaginan que los deslizamientos de tierra vienen en etapas graduales, generando múltiples tsunamis, más pequeños.

Un estudio francés de 2011 también analizó otro colapso de Fogo, y sugería que tuvo lugar hace entre 124.000-65.000 años; pero ese estudio dice que participó más de un deslizamiento de tierra. Los investigadores franceses estimaron que las múltiples olas resultantes habrían llegado a sólo 45 pies (unos 14 metros), pero incluso eso es suficiente como para hacer un montón de daño actualmente.

volcán Fogo, Cabo Verde, visto desde tierra

lava en el volcán Fogo, Cabo Verde

Un puñado de otros estudios anteriores han propuesto colapsos prehistóricos mucho más grandes, y sus megatsunamis resultantes, en las islas de Hawai, en el monte Etna de Italia y Reunión en el Océano Índico. Pero los críticos han dicho que estos ejemplos son muy pocos y la evidencia demasiado débil.

El nuevo estudio suma un nuevo ejemplo posible, diciendo que los aproximadamente 160 kilómetros cúbicos (40 millas cúbicas) de roca que Fogo perdió en la caída se desplomaron todos a la vez, lo que resultó en la ola de 250 metros.

En comparación, los tsunamis recientes más grande conocidos que devastaron las costas del Océano Índico en 2004 y este de Japón en 2011, llegaron a unos 100 pies (30 metros), y se generaron por movimientos de fallas - terremotos submarinos - no por colapsos volcánicos.

roca desplazada por el megatsunami en la Isla de Santiago

La Isla de Santiago se encuentra a 55 kilómetros (34 millas) de Fogo. Hace varios años, Ramalho y sus colegas estaban trabajando en Santiago cuando vieron rocas inusuales tumbadas a 600 metros en el interior y a cerca de 200 metros sobre el nivel del mar. Algunas eran tan grandes como furgonetas de reparto, y totalmente a diferentes al joven terreno volcánico en que se encuentran. Más bien, se ajustan a las rocas de tipo marinas que rodean la costa de la isla: calizas, conglomerados y basaltos submarinos. Algunas pesan hasta 770 toneladas.

La única explicación realista a que los científicos podrían llegar: Una ola gigantesca debía haberlas arrancado de la costa y las llevó arriba. Ellos derivaron el tamaño de la ola mediante el cálculo de la energía que se habría necesitado para lograr esta hazaña.

megatsunami en la Isla de Santiago, Cabo Verde

Para la fecha del evento en el laboratorio geoquímico de Lamont-Doherty, Ramalho y Gisela Winckler midieron los isótopos del elemento helio incrustado cerca de superficies de las rocas. Estos isótopos cambian dependiendo del tiempo que una roca ha estado a la intemperie, expuesta a los rayos cósmicos.

Los análisis se centraron en torno a 73.000 años - dentro de la anterior estimación francesa de un evento pequeño.

El análisis "proporciona el vínculo entre el colapso y el impacto, lo que sólo se puede hacer si usted tiene ambas fechas", dijo Winckler.

El experto en tsunamis Bill McGuire, profesor emérito de la Universidad College de Londres, que no participó en la investigación, dijo que el estudio "proporciona evidencia sólida de la formación de un megatsunami y confirma que cuando colapsa un volcán, puede hacerlo muy rápidamente".

Sobre la base de su propia obra, McGuire dice que tales megatsunamis probablemente ocurren sólo una vez cada 10.000 años. "Sin embargo", dijo, "la escala de este tipo de eventos, como da testimonio el estudio de Fogo, y su impacto potencialmente devastador, los convierte en un peligro claro y serio en las cuencas oceánicas que albergan volcanes activos".

isla de Santiago vista desde Fogo

Ramalho advierte que el estudio no debe ser tomado como una señal de alerta de que otro gran colapso es inminente aquí o en otro lugar.

"No significa que cada colapso que ocurre sea catastrófico", dijo. "Pero no es quizás tan raro como pensábamos".

En todo caso, dice James Hunt, experto en tsunamis en el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, que no participó en el estudio, la investigación pone de manifiesto que "incluso deslizamientos modestos podrían producir olas de tsunami anómalas de gran amplitud que llegarían a las costas de la isla".

La cuestión, dijo, "es si éstas se traducen en eventos peligrosos en el tierras lejanas, que es discutible".

Artículo científico: Hazard potential of volcanic flank collapses raised by new megatsunami evidence

También te puede interesar:

El tsunami de Agaete, Gran Canaria
¿Qué tan grande fue el mayor tsunami de la historia?