updated 3:34 PM CET, Jan 14, 2017

No, no se puede escapar de un tsunami

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

casas salvadas del tsunami de Japón de 2011

Más de 200.000 personas murieron por tsunamis en la última década

Tal vez el hombre más rápido del mundo podría recorrer 6 millas en 6 minutos (10 kilómetros), mientras que una aterradora pared de agua lo persigue a través de una ciudad costera. Pero la mayoría de la gente no podría.

Sin embargo, persiste un mito que una persona podría escapar de un tsunami. Eso no es posible, dicen los expertos en seguridad de tsunamis, incluso para Usain Bolt, uno de los velocistas más rápidos del mundo. Llegar a tierras altas o una elevación próxima es la única manera de sobrevivir a las olas gigantes.

"Trato de explicarle a la gente que en realidad no importa lo rápido que la ola esté llegando, el punto es que en primer lugar realmente no debería estar allí", dijo Rocky Lopes, del Programa de Divulgación, Mitigación y Educación de Tsunamis de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

Pero debido a que no sabían las señales de advertencia, las ignoraron o simplemente no pudieron ponerse a salvo con la debida rapidez, más de 200.000 personas murieron por tsunamis en la última década. Y no se trata sólo tsunamis: La subestimación de la fuerza del mar mata a miles de personas cada año por las tormentas marinas y los huracanes.

Mantenerse lejos de la playa

tsunami causado por un terremoto submarino

Un tsunami es una serie de olas causadas por un repentino movimiento de tierra bajo el agua. La velocidad de salida es similar a dejar caer una gran roca en una piscina para niños llena de agua. En una cuenca oceánica, las olas del tsunami chapotean de ida y vuelta, reflejándose en las costas, al igual que las olas (mucho más pequeñas) en la piscina de un niño, dijo Lopes.

Debido a que muchas personas piensan erróneamente que un tsunami es una ola, algunos regresan a la playa después que se haya retirado la primera ola, dijo Lopes. El 11 de marzo de 2011, un hombre en el río Klamath, California, murió después de ser arrastrado por una segunda ola, mientras que tomaba fotografías del tsunami de Japón, dijo Lopes.

Los tsunamis se mueven a través de las profundidades del océano a la velocidad de un avión, algunos a 500 mph (800 km/h). Cerca de la costa, las lentas olas asesinas entran a 10 a 20 millas por hora (16 a 32 km/h) y ganan altura. Si la pendiente en alta mar es suave y gradual, el tsunami es probable que entre con el aspecto de una marea que se acerca rápidamente. Si la transición desde el fondo del océano a la costa es escarpada y similar a un acantilado, entonces la ola se parecerá a un espectro como de película, que embiste como una pared de agua.

Mira y escucha las señales de advertencia

De cualquier manera, de pie en la playa, a nivel del mar, significa perder la perspectiva. "Es una cuestión de ilusión óptica y la rapidez del ojo no interpreta la velocidad del agua en movimiento", dijo Lopes. "La gente no puede estimar la velocidad de la ola, por lo que se mete en problemas".

Quédate demasiado tiempo y es posible que se te acabe [el tiempo] para encontrar un lugar seguro. "Si estás en la playa, no hay una endiablada forma de poder dejarlas atrás [a las olas]", dijo Nathan Wood, un modelador de tsunamis con el Servicio Geológico de Estados Unidos en Portland, Oregon. "Técnicamente, si estás a 10 bloques de distancia y las olas están llenas de escombros [y se desaceleran con la fricción], hay una posibilidad, pero para la mayoría de la gente eso no es realista", dijo.

Así que si en la playa se inicia una agitación o el océano se ve o suena extraño, dirígete inmediatamente a la elevación más alta que veas.

"A veces, la única advertencia que puedes obtener son estas pistas ambientales", dijo Lopes. "Estos son los indicadores de que usted está en grave peligro".

El terreno elevado es lo mejor en situaciones como éstas; edificios de hormigón armado o estructuras de estacionamiento funcionan en un apuro, pero incluso subirse a los árboles ayudará si no hay disponible nada más. Algunas personas que buscaron refugio en los árboles sobrevivieron al tsunami de Chile de 1960, aunque otras fueron arrancadas de sus ramas.

¿Por qué las personas se ponen en riesgo?

Otro error fatal que hace la gente al huir de los tsunamis es que subestima hasta qué punto el agua puede viajar hacia el interior, dijo Lopes. En este vídeo gráfico del tsunami de Japón de 2011, filmado desde una colina, los residentes que huyen del tsunami están prácticamente atrapados por la poderosa ola incluso después de que ya había destruido la mitad de la ciudad.

Los tsunamis pueden viajar tan lejos como 10 millas (16 kilómetros) en el interior, dependiendo de la forma y la pendiente de la línea de costa.

Los huracanes también se introducen millas tierra adentro, poniendo a las personas en situación de riesgo. Pero incluso los veteranos en huracanes no pueden ignorar las órdenes de evacuar. Al igual que con los tsunamis, falta la comprensión de la disposición a arriesgar todo, de acuerdo a estudios realizados por la NOAA.

"Hemos consultado con los científicos sociales y expertos en comunicaciones, y la razón número uno es porque la gente no entiende las mareas de tempestad", dijo Jaime Rhome, líder del equipo de advertencias en el Centro Nacional de Huracanes en Miami.

Las órdenes de evacuación por huracán son debidas a los peligros de las mareas de tempestad, no por el viento, explicó Rhome. "La gente piensa que es el viento, pero es la marejada la que tiene el mayor potencial de costarte la vida", dijo. "La mayoría de las muertes que se producen por los huracanes son por ahogamiento, no por viento".

marea de tempestad en la costa de New York

La marejada ciclónica es la fuerza de los vientos huracanados que se impulsan en dirección del océano a la tierra, lo que eleva el nivel del mar. El agua penetra millas tierra adentro. Las olas son elevadas por el viaje en la parte superior del huracán y la marea de tempestad, golpeando todo a su paso. La gente que es atrapada en la oleada - residentes que esperan demasiado tiempo para evacuar, por ejemplo - pueden encontrársela a sus pies y ser barridos.

"Las personas no imaginan que el agua del mar puede llegar tan lejos hacia el interior", dijo Rhome. "No pueden imaginar que el océano puede elevarse tan alto o ser tan violento".