updated 12:43 AM CEST, Aug 15, 2018

Meteotsunami: Revelan la prevalencia y el peligro de un tipo de tsunami poco conocido

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Meteotsunami: Revelan la prevalencia y el peligro de un tipo de tsunami poco conocido - 5.0 out of 5 based on 1 vote

meteotsunami

Muchos eventos de olas destructivas son causados por tormentas, no por terremotos

El 4 de julio de 2003 los bañistas en el Parque Estatal Warren Dunes, en el estado estadounidense de Michigan, disfrutaban de las vacaciones del Día de la Independencia de Estados Unidos cuando un frente de tormentas eléctricas se movía rápidamente desde el lago Michigan. Se apresuraron a buscar refugio, pero el evento pasó tan rápido que no parecía que estuvieran arruinadas sus vacaciones.

"En 15 minutos se había ido", dice el ingeniero civil Alvaro Linares de la Universidad de Wisconsin, Madison.

Pero cuando los nadadores volvieron a entrar en el agua, aparecieron aparentemente de la nada corrientes de resaca, arrastrando a ocho personas al lago, donde siete se ahogaron.

Lo que encontraron estas personas, dice Linares, fue un meteotsunami, un peligro acuático del que pocas personas, incluidos científicos, conocían hasta hace poco.

Pocos científicos han investigado el fenómeno. Algunos de ellos se han reunido recientemente en la reunión anual de Ciencias Oceánicas de la Unión Geofísica Americana, celebrada en Portland, Oregon, EE. UU., para comparar notas.

Los tsunamis convencionales son causados por procesos submarinos como terremotos y deslizamientos de tierra subacuáticos. Los meteotsunamis, como su nombre indica, son causados por el clima. Pero si bien los catalizadores son diferentes, los efectos no lo son.

"Las características de las olas son muy similares", dice Eric Anderson del Laboratorio de Investigación Ambiental de los Grandes Lagos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en Ann Arbor, Michigan.

Para crear un meteotsunami, lo que se requiere es una combinación de una fuerte tormenta y de rápido movimiento y aguas relativamente poco profundas. El aumento repentino de los vientos a lo largo del frente de la tormenta, posiblemente combinado con cambios en la presión del aire, inician el proceso al levantar una ola de estilo tsunami que corre delante de ella. Pero el proceso se esfuma rápidamente si el agua es demasiado profunda, porque en aguas profundas tales olas se propagan muy rápidamente y superarán pronto la tormenta.

Lo que se necesita para producir un meteotsunami es una profundidad de agua en la que coinciden la velocidad de la tormenta y la velocidad de la ola, lo que permite que la ola se construya a medida que la tormenta se mueve en tándem. "La tormenta pone toda su energía en esa ola", dice Anderson.

Además, la ola puede aumentar aún más cuando toca aguas poco profundas o bancos de arena. "Es ahí cuando se vuelve destructiva", dice Anderson.

En 2004, por ejemplo, un frente de tormenta de 300 kilómetros de ancho se aceleró en el Mar Oriental de China a una velocidad de 31 metros por segundo, 112 kilómetros por hora, dice Katsutoshi Fukuzawa de la Universidad de Tokio.

El agua allí es poco profunda, agrega, con profundidades en su mayoría inferiores a 100 metros. Esto limita la velocidad de la ola a unos 30 metros por segundo, una coincidencia casi perfecta con la de la tormenta. Como resultado, partes de la isla de Kyushu fueron alcanzadas por un tsunami de hasta 1,6 metros.

No es que los meteotsunamis tengan que ser tan grandes para ser peligrosos. El de Warren Dunes probablemente no superaba los 30 centímetros, dice Linares, lo suficientemente pequeño como para no ser visible en el nivel normal del lago.

Pero, a diferencia del oleaje normal, los meteotsunamis producen un derrame sostenido que dura varios minutos entre la carrera y la retirada. Eso significa que incluso las olas de poca altura transportan mucha agua, creando la posibilidad de fuertes corrientes de resaca cuando se retiran. Según los modelos de Linares, estas corrientes habrían persistido durante aproximadamente una hora, lo suficiente como para arrastrar a los desprevenidos nadadores hacia el lago, mucho después de que pasara la tormenta.

También es posible que los meteotsunamis se "separen" del frente de tormenta que los creó, golpeando orillas muy lejos. Los investigadores que revisan los registros en los Grandes Lagos han llegado a la conclusión de que eso es lo que sucedió cuando una ola como esa golpeó Chicago en 1954, matando a 10 personas.

"La ola salió de la nada", dice Anderson. "Era un día tranquilo y soleado".

No solo Japón y los Grandes Lagos de América han visto tales eventos. En mayo de 2017 una tormenta azotó el Canal de la Mancha, levantando una ola de un metro de altura que barrió las playas en los Países Bajos mientras los espectadores miraban con asombro, dice Ap van Dongeren, del instituto de investigación Deltares en Delft, Países Bajos.

Los toques de topografía pueden magnificar los efectos de tales tsunamis. El 13 de junio de 2013, un grupo de pescadores submarinos en Nueva Jersey quedó atónito cuando una marea de agua los arrojó a través de un rompeolas hacia el océano abierto. Unos minutos más tarde, otra oleada los arrojó de vuelta al lugar de donde venían. Y eso vino de un meteotsunami que medía menos de un metro en los mareógrafos locales, dice Gregory Dusek, un oceanógrafo de la NOAA en Camp Springs, Maryland.

Meteotsunamis han ocurrido en todos los continentes habitados, incluido uno en 2014 que golpeó el puerto de Fremantle, cerca de la ciudad australiana de Perth, haciendo que un barco se liberase de sus amarras y se estrellara contra un puente ferroviario, informó Sarath Wijeratne de la Universidad de Western Australia en un resumen de la conferencia. De hecho, concluyó Wijeratne, una mirada atrás a los registros históricos del nivel del agua indica que Australia Occidental pudo haber visto más de 15 de estos eventos cada año entre 2008 y 2016.

Otros investigadores también encuentran que estos eventos son sorprendentemente frecuentes. Al estudiar los registros de mareógrafos hasta 1996, Dusek ha llegado a la conclusión de que ocurren en el litoral oriental de los Estados Unidos a un ritmo de 23 por año, aunque la mayoría son lo suficientemente pequeños como para que nadie lo note. En Holanda, Van Dongeren dice que una revisión rápida de los registros históricos de mareógrafos reveló al menos tres de estos eventos en la última década que pasaron desapercibidos porque ocurrieron durante la marea baja. "No son tan raros", dice.

Fukuzawa dice que Japón vio 37 meteotsunamis excediendo un metro de 1961 a 2005.

Además, son posibles más grandes. En junio de 2014 Croacia fue golpeada por un tsunami de dos a tres metros que barría desde el mar Adriático, dice Clea Denamiel, del Instituto Croata de Oceanografía y Pesca.

Pero la madre de todos los meteotsunamis llegó en 1978, cuando Vela Luka, en el extremo sur de la pintoresca costa dálmata de Croacia, fue aplastada por un meteotsunami [PDF] que medía seis metros completos, con olas gigantes que subieron y retrocedieron aproximadamente cada 17 minutos, tal como podría haber ocurrido después de un gran terremoto en alta mar.

Al día de hoy, los científicos no saben lo suficiente sobre meteotsunamis para poder predecirlos, aunque se están realizando esfuerzos para crear modelos que puedan hacer eso. Pero a medida que revisan los viejos registros, se dan cuenta cada vez más de que los meteotsunamis podrían haber estado con nosotros durante mucho tiempo.

O como Linares lo expone con la típica subestimación científica, "los meteotsunamis son un peligro para la playa que se ha pasado por alto".

NOTA: En España investigadores del CSIC llevan desde hace años desarrollando un método para la predicción de estas rissagas (en catalán rissagues) o meteotsunamis, ver nuestro artículo: Las rissagas de verano en Menorca, olas oceánicas con características de tsunamis

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar